En contexto

¿Y si querés comer carne?

Facundo Manes se le planta a los planes de Larreta presidente y construye a futuro con una certeza: si el radicalismo no cambia radicalmente, muere.

¡Hola! ¿Cómo estás? Por fin llegó el sábado, ¿no? Se hace sentir el 67% del 2021 que ya pesa sobre nuestras espaldas y la inminencia de las PASO en medio de un clima de desinterés y desánimo del electorado que preocupa a todos los campamentos.

En un contexto así, el proceso y el resultado pueden traer sorpresas. Una de ellas ya sucedió. La candidatura de un outsider como Facundo Manes, que se hizo desear elección tras elección, finalmente llegó para revitalizar a la alicaída y sumisa UCR en la interna de Juntos por el Cambio. Indudablemente carismático, más conocido que muchos candidatos tradicionales y explotando el valor de la novedad, el neurocientífico busca que su nombre se convierta en sinónimo de una certeza: que Horacio Rodríguez Larreta se calzó el traje de presidente antes de tiempo.

“La estrategia de Larreta para 2023 era que sea ‘pollo o pasta’. ¿Y si querés comer carne? No hay. En dos años era él frente a Máximo o Kicillof o Alberto. El único loco que le podía hacer un quilombo porque pertenece a la coalición era yo”, les ha dicho el precandidato a sus asesores más cercanos, analizando el escenario y evaluando por qué al jefe del Gobierno de la Ciudad le cayó tan mal su aparición electoral como para -dicen en Ineco- hacer bajar al instante notas que aparecen sobre Manes en los portales de noticias. “Pero esto no va a parar. Hay una mala noticia para Larreta: esto es imparable. Él quería controlar que esto no pasara y pasó”, subrayan sobre lo que definen como “la crueldad de Horacio”.

Aunque, para ser justos, Larreta no fue al único al que el neurólogo le cambió los planes. Martín Lousteau también ha mostrado algunas incomodidades con su candidatura. Según el equipo de Manes, eso tiene que ver, otra vez, con los planes hacia la próxima elección presidencial. “A ‘Larreta presidente’, Lousteau le quiere ofrecer el radicalismo para garantizarse la candidatura porteña en el 23. Y quería a la provincia de Buenos Aires para este esquema, pero…”, observan. Algo de eso pareció verse en las últimas horas cuando el senador nacional por la Ciudad de Buenos Aires cargó abiertamente contra el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, uno de los defensores públicos más aguerridos de la candidatura de Manes. “Está dejando muchos heridos”, apuntan cerca del neurólogo sobre Lousteau.

Los dos pilares políticos sobre los que descansa el armado político del neurocientífico son su hermano menor Gastón, abogado y militante político desde su adolescencia, y Maximiliano Abad, diputado provincial por la UCR y presidente del bloque de Juntos por el Cambio en la Legislatura bonaerense. “Van a ser muy importantes en la década que viene”, suele repetir Manes cuando habla de ellos. Los dos, y otros tanto del entorno del médico, lo empujaron a aceptar la candidatura después de la tapa de Clarín del domingo 13 de junio. “Esto no se lo hicieron ni a Alfonsín. ¡A Alfonsín le hicieron la interna en el partido!”, le señalaron al neurocientífico cuando toda la dirigencia del partido en pleno fue a pedirle que juegue.

Manes quiere convertir a la UCR en el puntapié inicial de una coalición de centro popular. Por eso la incorporación de Emilio Monzó y Joaquín De la Torre a sus filas. Y por eso el mantra que repite ante quien lo visite: si el radicalismo no cambia radicalmente, muere. Cuando lo dice, destaca que la idea la tomó de un texto de hace algunos meses del ex primer ministro británico Tony Blair sobre el laborismo.

Así como deja en manos de su hermano y de Maxi Abad el armado político, Manes confía en y coincide con la mirada económica de Marina Dal Poggetto, Eduardo Levy Yeyati y Martín Rapetti. Son sus tres referentes. 

Y, a pesar de los centros electorales separados, el neurocientífico sabe que el día después de las PASO, sea cual fuere el resultado, estará sentado tomando un café con Diego Santilli, preparando la campaña para las generales y evaluando cómo hacer para que la novedad de su participación en política partidaria no se diluya el día en que sea uno más entre 257 diputados y diputadas nacionales de todo el país.

En una semana y un día sabremos. Mientras tanto, disfrutemos el fin de semana. Si no sabés qué mirar esta noche, te recomiendo un documental que está en Netflix y que se llama Agujeros negros: al límite del conocimiento. Además de aprender sobre esas ¿cosas? impensables para una mente como la mía, también te muestra un paso a paso alucinante de cómo los científicos llegan a descubrir cosas y algo que nunca está de más: lo pequeñísimos que somos en un universo del que no sabemos casi nada. Una locura.

Para despedirme, un último meme que ayer mandó Agos al chat grupal de Cenital y que consideré apropiadísimo:

Nos vemos en 14 días. Y acordate que si te copa lo que hacemos, siempre podés sumarte acá.

¡Besos!

NBG

Este es el newsletter En contexto de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy columnista política en un país en el que la política no da respiro. Jugué mucho tiempo de local en el Congreso. Gracias a ese lugar hermoso, los conozco a casi todos. Trabajo también en Radio Con Vos y en IP. Gracias al feminismo descubrí hace poco que me gusta jugar al fútbol.
@nbg__
MÁS DE En contexto

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.