En contexto

¿Ganó CFK?

Alberto redefinió el gabinete después de la derrota y de una semana cruzada por las presiones y el enojo de la vicepresidenta. Pero el nuevo equilibrio en el elenco ministerial marca eso: un equilibrio. ¿Por qué, a contramano de las lecturas en caliente, no ganó lineal y absolutamente CFK? Aquí, las razones.

Llegó el fin de semana, pero a qué precio, ¿verdad? 

Por si sos una persona feliz y anoche te dormiste temprano, te cuento que apenas pasadas las 22 el presidente Alberto Fernández confirmó, a través de un comunicado de prensa, los cambios en su gabinete. Así queda:

Los cambios

  • Jefatura de Gabinete: Juan Manzur (reemplaza a Santiago Cafiero) (*)
  • Cancillería: Santiago Cafiero (reemplaza a Felipe Solá) (*)
  • Seguridad: Aníbal Fernández (reemplaza a Sabina Frederic)
  • Agricultura: Julián Domínguez (reemplaza a Luis Basterra)
  • Educación: Jaime Perzyck (reemplaza a Nicolás Trotta)
  • Ciencia: Daniel Filmus (reemplaza a Roberto Salvarezza)
  • Vocero presidencial: Juan Ross (reemplaza a Juan Pablo Biondi)

Los que siguen

  • Interior: Wado De Pedro
  • Economía: Martín Guzmán
  • Desarrollo Productivo: Matías Kulfas
  • Desarrollo Social: Juan Zabaleta
  • Obras Públicas: Gabriel Katopodis
  • Salud: Carla Vizzotti
  • Hábitat: Jorge Ferraresi
  • Defensa: Jorge Taiana
  • Justicia: Martín Soria
  • Trabajo: Claudio Moroni
  • Mujeres: Elizabeth Gómez Alcorta
  • Ambiente: Juan Cabandié
  • Transporte: Alexis Guerrera
  • Turismo: Matias Lammens
  • Cultura: Tristán Bauer

* Asterisco para Cafiero que cambia de silla. ¿Lo anotarías como que cambia o como que sigue?

Todos y todas los que no están acá listados y por los que te estás preguntando también siguen: Vilma Ibarra, Cecilia Todesca, Miguel Pesce, Carlos Zannini, Malena Galmarini, Mercedes Marcó del Pont, Cecilia Nicolini, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc, etc. Me lo aseguraron dos ministros que negociaron los cambios hasta el acuerdo final. “¿Acá se termina?”, les pregunté. “Sí”, coincidieron con algunas horas de diferencia.

Ahora sí, con la información clara, vamos a los bifes: a contramano de la primera lectura que hicieron en caliente muchos dirigentes, militantes, observadores y analistas tanto oficialistas como opositores, que al toque dijeron “ganó CFK”, yo no veo una victoria ni tan lineal, ni tan obvia, ni tan absoluta de la vicepresidenta. Por el contrario, creo que Alberto Fernández (cediendo un poco y tragándose algunas puteadas) logró lo que parecía imposible: cambiar el gabinete sin alterar el equilibrio adentro del Frente de Todos. Es decir, escuchar el mensaje de las urnas. Pero el de las dos urnas: el de las de 2019, que pedían moderación, y el de las de 2021, que avisaron que la cosa no está funcionando.

Es, por supuesto, un equilibrio imperfecto, porque Cristina es la socia mayoritaria del Frente, y como tal retiene sus resortes en el equipo ministerial.

Pero:

  • Aunque la discusión de fondo era (¿es?) por el rumbo económico del gobierno, el Presidente retiene a todo su gabinete económico. Guzmán (ratificado incluso públicamente por CFK), Kulfas, Todesca, Moroni, Pesce y Marcó del Pont, con el Presupuesto 2022 ya presentado, continúan en sus lugares. No necesito más líneas para enfatizar lo clave de este dato: el gabinete económico sigue siendo de Alberto.
  • De los seis nombres nuevos que tendrá este gabinete, los tres de mayor peso no pueden ser considerados linealmente más cristinistas o más albertistas. Hablo de Aníbal Fernández, de Julián Domínguez y de Juan Manzur. Son jugadores con peso propio. En el caso del gobernador de Tucumán, es cierto, quedará la incógnita sobre por qué CFK lo incluye explícitamente como posibilidad para la JGM en su carta del jueves aún reconociendo que tuvo con él públicas y notorias diferencias. ¿Quiso hacer pasar una decisión de Alberto como un deseo suyo? ¿Quiso quemarlo? Sea como fuere, Manzur fue uno de los principales armadores de la campaña Alberto 2019. Y por eso fue también uno de los primeros en subir al escenario tras la victoria en las PASO. De ninguna manera puede contabilizarse como un poroto de la vicepresidenta.
  • En el interín, el Presidente pudo mostrar músculo. Con la discusión con su vice ya explícita y desatada, lo apoyaron los gobernadores, algunos intendentes, los movimientos sociales, la CGT, el Frente Sindical y los empresarios.
  • Y aunque -es cierto- cambió al gabinete por presión del kirchnerismo, Alberto salió ganando con las modificaciones. Tendrá desde ahora un gabinete con muchísimo más peso político para encarar la segunda parte de su mandato.

Por supuesto que existen los contrapesos: el Presidente entregó a un hombre de su máxima confianza, como Juan Pablo Biondi, y se tuvo que tragar las ganas de aceptarles la renuncia a los que la pusieron a su disposición sin avisarle. Entre ellos, Wado De Pedro. No fue fácil. “Hubiese querido llevarse puesto a alguno más de los que renunciaron, por pelotudos y por hijos de puta. Pero había que cerrar”, graficó uno, carente de eufemismos, al tanto de las conversaciones. 

Si el punteo anterior enumera los puntos que se anotó Albero en este rediseño ministerial, el haber sostenido a Wado a pesar de la jugada que encabezó es claramente el punto más fuerte que se anotó Cristina para sí, además del hecho de haber forzado cambios que se demoraban y de haberse cobrado con show la cabeza de Biondi, el único que tuvo que renunciar con cartita, despedida y salida solitaria de la Rosada.

La negociación, por supuesto, no fue sencilla. Implicó varias reuniones. De un lado, Wado de Pedro y Máximo Kirchner, del otro, Gabriel Katopodis y Santiago Cafiero. Alberto y Cristina nunca hablaron entre ellos. Solo a través de sus intermediarios. Massa participó de algunas conversaciones conciliadoras.

Para la anécdota queda la situación de Felipe Solá, que se enteró de que no era más canciller argentino en El Salvador, durante la escala del vuelo que lo llevaba a México, donde hoy comienza la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Felipe iba (¿va?) a reemplazar a Alberto. Técnicamente, su reemplazante jura (con el resto de los nuevos ministros) el lunes a las 16, así que… Igual capaz algo sabía, porque ya había avisado en Cancillería que no tenía previsto seguir viaje hacia la Asamblea General de la ONU en Nueva York la semana que viene. Emoji de carita pensativa.

Una intriga va a ser la convivencia de Manzur y Gómez Alcorta en el gabinete. Ella, como presidenta del Movimiento de Profesionales para los Pueblos, lo denunció penalmente en marzo de 2019 por obstaculizar el acceso al aborto legal a una nena de 11 años que había sido violada. Lo del gobernador tucumano, de todas maneras, es llamativo. Referentes de organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres observan que cuando fue ministro de Salud de la Nación, durante los gobiernos de Cristina, no retrocedió en la agenda de derechos sexuales. De hecho, su directora de vacunas era nada menos que Vizzotti. 

Carla, junto a Vilma Ibarra, Cecilia Nicolini y Elizabeth Gómez Alcorta quedan en pie como las mujeres más visibles de un gabinete que ya venía súper rengo en cuanto a paridad y que ahora queda súper Raúl. Ni un nombre de mujer revolearon en el análisis de los cambios. En fin.

Los que sí ya se llevan (deliberadamente no agrego “bien”, porque apenas “se llevan”) son Aníbal Fernández y Julián Domínguez. Después de la interna carnicera que los cruzó por la gobernación bonaerense en 2015, hace poco aprovecharon un almuerzo que organizó Ricardo Pignanelli en SMATA y recompusieron a su manera. Julián se acercó a hablarle y Aníbal le respondió: “No me expliques nada, vine para que quede claro que puedo pasar la página. Pero no expliques”.

Fin para este capítulo de la novela. Mañana (hoy) será otro día. Mientras tanto, si te morís de ganas por seguir atrapado con intrigas, enojos y traiciones mirate las dos temporadas de Succession que el 17 de octubre (jajajajjajajajajjajajaja) se estrena la tercera.

Nos vemos en 14 días. Acordate que si te copa lo que hacemos, siempre podés sumarte acá. Y aprovechá el día. Salí al sol.

¡Besos!

NBG

Este es el newsletter En contexto de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy columnista política en un país en el que la política no da respiro. Jugué mucho tiempo de local en el Congreso. Gracias a ese lugar hermoso, los conozco a casi todos. Trabajo también en Radio Con Vos y en IP. Gracias al feminismo descubrí hace poco que me gusta jugar al fútbol.
@nbg__
MÁS DE En contexto

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.