En contexto

Elige tu propia aventura

Sin certezas, el Gobierno se prepara para un resultado electoral que delineará los próximos dos años de gestión de Alberto Fernández. Incertidumbre y optimismo moderado.

¡Hola! Llegó el sábado. Costó pero acá estamos. Un fin de semana atípico, porque mañana votamos y entonces parece que no va a ser taaaan relajado como los anteriores (?). Yo, por lo pronto, no voy a poder ver el capi de Succession hasta el lunes (con suerte) o el martes. Así que ya sabés, no espoilees.

Estas elecciones dejarán configurado el escenario con el que el gobierno de Alberto Fernández va a tener que gobernar los próximos dos años. Y, si bien algo podemos intuir sobre el resultado electoral después de las PASO de hace dos meses, el Frente de Todos analiza varios escenarios posibles de cara a la historia que empezará a escribirse el lunes. Una sola cosa está clara para todo el Gobierno: no hay certezas.

Algunos de los socios fundadores del FdT y sus estrategas de campaña se anotan en el equipo de los optimistas respecto del resultado electoral. Eso no significa que crean que es posible ganar la elección, sino que se animan a augurar un empate, que en los papeles significaría una remontada muy fuerte para el peronismo. Quienes ven este escenario como factible respaldan su análisis en el trabajo que hicieron estos dos meses los intendentes del Conurbano. “Hicieron el laburo que había que hacer. Eso te da tres o cuatro puntos”, observa un ministro del gabinete nacional. Además, esperan ampliar la diferencia en dos provincias ganadas, como Santiago del Estero y Tucumán, y revertir el resultado de Chaco (donde el FdT perdió las PASO por 8,5 puntos). La incógnita para este grupo es cuántos votos subirá JxC. “Eso no está claro”, conceden.

Sin embargo, no todas las visiones son esperanzadoras dentro del Gobierno. “Perdemos achicando la diferencia”, dice un dirigente con territorio y gestión, que camina la calle y que lamenta que no haya “clima” para intentar dar vuelta la elección. “Nosotros necesitaríamos un clima mucho más politizado, y no es lo que está pasando. En la calle sigue habiendo resistencia a hablar de política, a apoyar al Gobierno. Hay desinterés. No es tan simple como ir a buscar a los que no votaron”, señala, en referencia a lo que fue la primera reacción de la campaña frentetodista después de la derrota.

En este contexto, el Gobierno terminó de comprobar dos de los datos que le marcaron las urnas en agosto: que perdió sintonía con el voto joven y que la situación económica angustiante que atraviesan los jubilados y las jubiladas los aleja de la boleta del Frente de Todos. Los dirigentes que trabajan en barrios populares se asombran de la cantidad de chicos y chicas adolescentes pidiendo la boleta de Javier Milei para el domingo. “Es serio. Ahí hay un vagón que se nos desenganchó”, lamentan, sin animarse a una lectura rápida o unidimensional de las causas de ese fenómeno. Para los viejos, la explicación les aparece más inmediata: “Cobran $25.000 y no les alcanza”. Corta.

¿El resultado en la provincia de Buenos Aires? Una moneda en el aire. El Frente de Todos no quedó tan lejos en PBA como en otros distritos (Victoria Tolosa Paz perdió por 4 puntos frente a la interna Santilli - Manes), pero Juntos por el Cambio tiene encuestas que lo muestran duplicando esa diferencia.

La preocupación pasa, principalmente, por la pérdida del control del Senado. El Gobierno agitó su apuesta a revertir los resultados en La Pampa y Chubut, lo que le permitiría conservar una mayoría en la Cámara alta. Sin embargo, en el propio comando de la campaña oficialista no están en condiciones de asegurar que sea posible dar vuelta esas elecciones. En la Patagonia afectó al escenario político la agitación con algunas comunidades mapuche.

¿Y qué pasa el lunes? Por supuesto que dependerá del resultado, pero nadie espera ningún cambio demasiado abrupto ni en el gabinete ni en el rumbo de la gestión. Superada (como sea) la instancia electoral, el principal debate interno en el Frente de Todos volverá a centrarse en las características que debe tener el acuerdo que el Gobierno busca con el FMI.

“¿Cómo lo ves al Presidente?”, le pregunté a uno de los máximos exponentes del albertismo, esa línea interna del gobierno que no existe pero que ya convocó a una marcha el miércoles para respaldarlo a AF. “Está bien. Con buena interlocución con Cristina. Y convencido de que tiene que salir a marcar agenda”.

Pero bueno, estamos en veda, así que te dejo para que vayas a reflexionar sobre tu voto (?). Eso sí: acordate que desde las 20 rige la prohibición de venta de alcohol. Tenemos que ser previsores. 

Nos vemos dentro de dos sábados. Ya vamos a saber quiénes son los y las legisladores y legisladoras que nos van a representar desde el 10 de diciembre. Qué nervios. Y acordate que, si te copa lo que hacemos, siempre podés sumarte acá

¡Besos!

NBG

Este es el newsletter En contexto de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy columnista política en un país en el que la política no da respiro. Jugué mucho tiempo de local en el Congreso. Gracias a ese lugar hermoso, los conozco a casi todos. Trabajo también en Radio Con Vos y en IP. Gracias al feminismo descubrí hace poco que me gusta jugar al fútbol.
@nbg__
MÁS DE En contexto

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.