Bangladesh y Argentina: un solo corazón

¿Por qué nos aman tanto? Además, hoy juegan: Serbia-Camerún (7 hs), Corea del Sur-Ghana (10 hs), Brasil-Suiza (13 hs) y Uruguay-Portugal (16 hs).

Buenas, ¿cómo estás?

En esta nueva entrega de Nos Fuimos Mundial te voy a contar por qué los habitantes de Bangladesh e India son tan fanáticos de la Selección Argentina. Es una historia hermosa y fascinante. Pero, antes, de todas formas, repasaremos la continuidad del torneo: ayer hubo partidos muy interesantes, varias sorpresas, y hoy se cerrará la segunda fecha de la fase de grupos. Desde mañana, cambian los horarios de los juegos: dos se disputarán en simultáneo a las 12 y los otros dos, a las 16.

LAS CLAVES DEL DÍA

Una vida más para Alemania

Después de la muy sorpresiva derrota ante Japón en el debut, Alemania había quedado contra las cuerdas y con chances de despedirse del Mundial ya en la segunda fecha. Pero la fortuna ayudó mucho a los germanos, que ahora ven el futuro con otros ojos.

Por empezar, sucedió lo que nadie esperaba; otro de los grandes batacazos del Mundial. Japón llegaba en el mejor momento futbolístico de su historia. Costa Rica, por su parte, en el peor: había perdido 7–0 con España. Los nipones debían vencer a los centroamericanos, algo que se avizoraba como un trámite, para poner un pie y medio en octavos de final. Sin embargo, visiblemente nerviosos, jugaron un partido pésimo y cayeron 1–0, un resultado completamente sorpresivo que les devolvió la vida a los alemanes.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

El gol costarricense lo anotó Keysher Fuller en el minuto 81, la única vez en todo el juego que su equipo pisó el área rival. Los fanáticos japoneses, que se habían ido del estadio exultantes en el debut, se volvieron esta vez cabizbajos y decepcionados.

Luego de este partido, en la continuidad del Grupo E, Alemania y España empataron 1–1. Arrancaron ganando los dirigidos por Luis Enrique con un gol de Álvaro Morata, pero lo empató Niclas Füllkrug a poco del final. Fue un juego muy disputado entre dos muy buenos equipos, serios candidatos a quedarse con el título, y se jugó con un ritmo propio de los cuartos de final. Si los japoneses hubiesen ganado, el empate habría prácticamente condenado a los germanos a hacer las valijas. Sin embargo, gracias a los costarricenses, la puerta les quedó más que abierta.

La última fecha del grupo enfrentará a Alemania (1 punto, última del grupo) contra Costa Rica (3 puntos). Si los europeos ganan -y son claros favoritos- llegarán a 4 unidades. A la misma hora, para evitar suspicacias y arreglos, España (4 puntos) se verá las caras con Japón (3). Dependiendo de los resultados de cada partido, se abrirán diferentes escenarios, pero lo importante es que si los dos favoritos se imponen en sus partidos, clasificarán. Al mismo tiempo, Japón y Costa Rica también dependen de sí mismos: si triunfan, avanzan (ambos podrían, incluso, clasificar con un empate pero dependerían del resultado del otro partido).

Estoy tentado a decir que, por cómo quedó el grupo, lo más probable es que España clasifique primero y Alemania segundo, pero lo cierto es que esta zona fue propicia en sorpresas y resultados que nadie esperaba. Habrá que esperar hasta el jueves a ver qué pasa.

Marruecos y Croacia mostraron las garras

Enorme triunfo de Marruecos, que venció 2–0 a Bélgica y dio un paso importantísimo rumbo a los octavos de final, instancia a la que llegó solamente en 1986. Desde el primer minuto de juego se vio a un conjunto africano decidido y enérgico y, aunque la victoria llegó en el último tramo, fue muy justa. Por su parte, los belgas, que consiguieron el tercer puesto en la última Copa, no parecen ser ni la sombra de lo que fueron y, con la inesperada caída, complicaron muchísimo su permanencia en el torneo. Además, hubo algunos cruces entre jugadores que muestran el nivel de tensión que está viviendo el plantel: Kevin De Bruyne la empezó y la siguió Jan Vertonghen. ¿Terminará acá?

Una circunstancia insólita, sucedida unos minutos antes de comenzar el partido, le dio al triunfo marroquí un carácter aún más especial. El arquero Yassine Bounou iba a ser titular en el conjunto africano, salió a la cancha, cantó el himno nacional, pero, cuando el equipo se sacó la foto grupal, ya no estaba con el resto de sus compañeros. Se vio entonces al técnico Walid Regragui hablar con el arquero suplente, abrazarlo y mandarlo de urgencia a jugar. Nadie entendía lo que había sucedido, hasta que al final del partido el médico de Marruecos lo aclaró. Unos segundos antes del inicio, Bounou se sintió mareado y, por eso, el entrenador decidió reemplazarlo. Munir El Kajoui tuvo una jornada heroica: sin precalentamiento previo tuvo que ponerse los guantes por una emergencia, atajó muy bien, no le hicieron goles y festejó la victoria.

Luego del partido, en Bruselas, capital belga, se registraron disturbios con hinchas marroquíes, que incendiaron mobiliario urbano. La policía intervino para terminar con los destrozos. Se estima que hay casi medio millón de marroquíes viviendo en Bélgica.

En el otro encuentro del Grupo F, Croacia arrancó perdiendo 1–0 con Canadá pero se recuperó rápidamente y, al final, consiguió una goleada 4–1 que lo deja con buenas chances de pasar de ronda. Los goles croatas los hicieron Andrej Kramaric (2), Marko Livaja y Lovro Majer. Canadá se convirtió en la segunda selección eliminada del Mundial, además de Catar, pero al menos se dio el gusto de anotar su primer gol en la historia de los Mundiales. Lo hizo su gran figura, Alphonso Davies, que nació en el año 2000 en un campo de refugiados de Ghana, de padre y madre liberianos que huían de la guerra civil en aquel país.

En este partido, sucedió otro hecho curioso. El canadiense Atiba Hutchinson se lastimó la nariz y para detenerle el flujo sanguíneo los médicos no encontraron mejor forma que colocarle un tampón en una de sus fosas nasales. Su imagen, por supuesto, dio la vuelta al mundo.

La última fecha de este grupo definirá a los dos clasificados. Marruecos necesita un empate ante Canadá para llegar a octavos. Croacia y Bélgica, por su parte, chocarán entre ellos: el que gane seguirá en la Copa y, en caso de igualdad, pasarán los croatas. Lo sabremos también el jueves.

Los partidos de hoy

7 hs: Serbia vs. Camerún

Serbia viene de una derrota 2–0 contra Brasil, un resultado esperado. Camerún, por su parte, cayó 1–0 ante Suiza. El que pierda, casi con seguridad se despide. Favoritismo serbio.

10 hs: Corea del Sur — Ghana

Los surcoreanos empataron sin goles ante Uruguay en el debut, y una victoria ante Ghana los dejaría muy bien parados de cara a la clasificación. Los ghaneses, en tanto, perdieron 3–2 con Portugal, pero dejaron una imagen aceptable. El triunfo es imperativo para ambos, aunque más para los africanos. Pronóstico muy parejo.

13 hs: Brasil — Suiza

¿Volverá Brasil a mostrarse como la máquina arrolladora que fue ante Serbia o sacarán el pie del acelerador? Sin Neymar, lesionado, se espera que su reemplazante sea Fred, volante del Manchester United. Los suizos vienen de ganarle a Camerún y sueñan, por qué no, con un empate, como lo consiguieron en el último Mundial. Los de Tite, de todas formas, son los claros favoritos.

16 hs: Uruguay — Portugal

Una verdadera final. Tras el empate ante Corea del Sur, Uruguay no se puede permitir más dudas si quiere seguir en carrera. Portugal ganó en el debut, pero no convenció y una derrota lo complicaría. Se espera un juego de altísima tensión entre dos equipos muy competitivos y candidatos a llegar lejos.

LA SCALONETA

Un día muy tranquilo, después del alivio del sábado. Sin mayores novedades en lo futbolístico, lo más destacable fue todo lo que se generó alrededor de la figura de Enzo Fernández. El festejo de su familia fue muy lindo, pero me conmoví con la carta que le escribió a Lionel Messi tras su renuncia a la Selección, en 2016: “Si te quedás, que sea para divertirte”, le tiró. Crack.

Por otra parte, si bien no es una noticia deportiva entra en esta sección: el grupo Ciro y los Persas dio un recital para unas 5.000 personas, en su gran mayoría argentinos, en un escenario montado en Doha. El show se vivió con mucha intensidad y alegría.

PC FÚTBOL

Hablando de familias, este video del crack marroquí Achraf Hakimi dándole la camiseta y un fuerte abrazo a su mamá después del triunfo ante Bélgica es muy lindo también.

Del mismo partido, esta imagen: los jugadores marroquíes, musulmanes, festejan la victoria arrodillándose y agradeciéndole a Dios.

Otra: la salida de los equipos al campo de juego, en Costa Rica-Japón. “El edén de los jugadores”, dice Juan Igal: ¡Qué poderosa es la fotografía!

Y algo más, con mucha polémica. El entrenador iraní Carlos Queiroz publicó una larga carta en Twitter (está en inglés, pero hay traducción automática). En la misiva, descarga su bronca contra el ex jugador alemán Jurgen Klinsmann, por unos comentarios que hizo en una transmisión de la BBC, y le pide la renuncia a la FIFA, donde integra una comisión técnica. Dijo Klinsmann, hablando de Irán: “Esa es su cultura y esa es su forma de funcionar y por eso Queiroz encaja muy bien en la selección iraní. Están constantemente en tu oído y en tu cara. Así es su cultura, te hacen perder el enfoque y la concentración, lo que es realmente importante para ti”.

Y QUÉ MÁS

Las increíbles imágenes del festejo en Bangladesh de la victoria argentina dieron la vuelta al mundo. A nosotros nos cuesta creerlo, realmente es difícil encontrarle una explicación: ¿por qué sucede, de dónde sale tanto fanatismo y pasión por un país situado a más de 17.000 kilómetros de distancia? ¿Cómo puede ser? Estuve desde febrero hasta agosto viajando por la India, en el mismo subcontinente, y les voy a contar los porqués de esta locura extraordinaria.

Hace un tiempo, la historiadora Valeria Carbone me dijo algo que me pareció muy atinado: “Es hora de que los goles de Maradona frente a los ingleses en 1986 empiecen a ser considerados como un hito histórico en los procesos de descolonización”. No tengo ninguna duda de que tiene muchísima razón. Sabemos que esa actuación maravillosa del 10, la mejor de todos los tiempos, no fue sólo un hecho deportivo: fue un gigantesco acontecimiento político, social y cultural. Ese día, el 22 de junio de 1986, marca uno de los nacimientos de Argentina en el mundo. Hasta ese momento, el país no era muy conocido en el planeta (por ejemplo, en Asia). Pero a partir de aquellas genialidades de Maradona, nuestro nombre pasó a ser parte del acervo cultural mundial. Las tierras del hombrecito que derrotó a los grandes amos coloniales; la nación del hombre que les mostró a los inventores del football cómo se juega a la pelota; el siempre marginado que un día, irreverente y rebelde, vence al poder. Así como para nosotros fueron las Islas Malvinas, millones de personas en todo el planeta le otorgaron un significado local a la derrota británica y el posterior ascenso al olimpo de aquel maravilloso muchacho de rulos.

Históricamente humillados por los amos británicos en los dos siglos que duró la colonia, los habitantes del Indostán vieron en esa victoria argentina la redención de los oprimidos y el grito de los silenciados. Y no necesitaron más para enamorarse de nuestro país. En 1947, India y Pakistán habían obtenido su independencia. Y en 1971, la parte oriental de Pakistán, que estaba separada del resto de la nación por territorio indio, se escindió tras una guerra y se fundó así un nuevo país: Bangladesh.

En la gran mayoría del subcontinente, en el que viven 1 de cada 4 personas del planeta, son muy fanáticos del cricket (las malas lenguas dicen: el legado de Inglaterra para que no les ganen al fútbol). Pero hay dos regiones en particular en las que aman la número cinco. Son el estado indio de Kerala (visitado por Maradona en 2012) y Bengala, que, a su vez, está dividida en dos países. La parte india de Bengala -de religión hinduista- es un estado cuya capital es Calcuta, con su estatua del Diego. La otra parte, la oriental y musulmana, es justamente Bangladesh. Entre Kerala, Bengala Occidental y Bangladesh suman casi…¡300 millones de personas!

El tema es que la pasión por el fútbol de esta gente no logra canalizarse en ningún jugador local. Inexplicablemente por la enorme cantidad de personas que son, no pueden formar una buena selección. Pregunté a muchos indios cuál era la razón de esa falencia y las respuestas siempre fueron ambiguas: casi siempre me explicaban que se debía a la corrupción de los dirigentes y a que la mayoría de los recursos económicos iban para el cricket. Aún así, los argumentos no me resultaron del todo convincentes.

Sin equipos ni jugadores locales de consideración, el amor de keralitas y bengalíes se desvió hacia América del Sur. El marketing, por supuesto, hizo lo suyo. Y esa devoción maradoniana, a dos océanos de distancia, se transformó con el tiempo en messismo. Brasil y Neymar también tienen lo suyo, y son famosas las batallas campales, bastante violentas, entre indios-brasileños e indios-argentinos. Viven el fútbol de manera exacerbada y sanguínea. Se vuelven realmente locos. Es gente para la cual no existe hacer las cosas a medio hacer. Si hay música, se baila. En los cines, se festeja cuando los buenos vencen. Y en el fútbol, se alienta con cuerpo, alma y corazón.

La pasión maradoniana y luego por Messi se combinó también con el odio acumulado a los británicos y, por supuesto, con la identificación con un continente que también saben sufrido. América, como el Indostán, también padeció la voracidad colonial. América, como el Indostán, sabe lo que es la pobreza y la opresión. Aunque no lo sepamos, americanos, indios, pakistaníes y bangladeshís nos parecemos bastante, más allá de costumbres, cultura y religión. Y por último, nuestro estilo de juego (tanto el brasileño como el argentino) es mucho más cercano al modo que ellos tienen también de vivir. Frente al orden y la organización europea, más allá de que las generalizaciones son siempre injustas, la improvisación y creatividad.

Bangladesh es la provincia más oriental y poblada de Argentina, leí ayer en Twitter. Me parece que es hora de devolver tanto cariño, tal vez con un amistoso en sus tierras o un mensaje de los jugadores. Sea como sea, agradecemos el amor que nos llega desde las antípodas del mundo. Muchísimas gracias, India. Muchísimas gracias, Bangladesh. Los queremos un montón.

A QUIÉN SEGUIR

En octavos de final del Mundial pasado, el crack uruguayo Edinson Cavani eliminó a Portugal con dos golazos. Hoy, el partido se vuelve a repetir. ¿Lo pondrá de titular Diego Alonso o se la volverá a jugar por Luis Suárez?

Espero te haya gustado esta nueva entrega. Seguimos haciendo fuerza por Argentina.

Fer

Conocido en las redes por su alter ego, Periodistán, viajó por países muy poco visitados, como Iraq, Afganistán, Burundi y Somalía. Fanático del fútbol, cree fervientemente que, en muchos casos, a través de una pelota se puede explicar el mundo y todas sus complejidades.