Las encuestas insinúan un quiebre: ¿los jóvenes y los pobres le restan apoyo a Milei?

Los sondeos muestran cambios incipientes en la composición de la base de respaldo del Gobierno, que sigue alta pero se va pareciendo a lo que fue el electorado del macrismo. Alarma en Casa Rosada y oportunidades para la oposición.

A seis meses de gestión del Gobierno libertario, las encuestas empiezan a mostrar indicios de que algo está pasando en la composición de la base de apoyo que votó y que sostuvo hasta aquí al presidente Javier Milei. Estabilizada desde el inicio en un 50+1, que varía hacia arriba o hacia abajo siempre dentro del error muestral, la proporción de la población que respalda al mandatario está atravesando cambios cualitativos incipientes que, de convertirse en una tendencia firme, podrían marcar señales de alarma para el Gobierno y oportunidades para la oposición de cara a las elecciones legislativas del año próximo.

El primer dato llamativo tiene que ver con los jóvenes. El gran actor político de la era Milei aparece, en los últimos análisis, con protagonismo diluido dentro de la franja de la población que apoya al mandatario, prácticamente indiferenciado del resto de los grupos etarios. Según el último estudio publicado de Opina Argentina, desarrollado durante la primera semana de junio, entre los jóvenes de 16 a 29 años la imagen positiva del Gobierno es del 54% y la negativa del 46%. Una brecha que, aunque sigue mostrando preferencia entre los adolescentes y adultos jóvenes, no es tan distinta de lo que sucede con los mayores de 50 años, entre quienes la aprobación es del 52% y la desaprobación es del 47%.

El director de Opina Argentina, Facundo Nejamkis, observó con sorpresa ese resultado. “Hasta el mes pasado nos venía dando una distribución más clásica del apoyo a Milei. Más jóvenes, más varones. A partir de este mes cambió, pero no sé si es un cambio definitivo.

Solo si estos números se mantuvieran constantes durante algunos meses podríamos decir que La Libertad Avanza asume una distribución de respaldo más tradicional, más parecida a lo que fue el apoyo a Juntos por el Cambio”, explica respecto de la novedad.

En Cenital nos importa que entiendas. Por eso nos propusimos contar de manera sencilla una realidad compleja. Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir. Sumate a nuestro círculo de Mejores amigos.

Opina Argentina. 3 al 5 de junio. 1.720 casos online.

La Encuesta de Satisfacción Política y Opinión Pública de la Universidad de San Andrés también muestra esa dilución del peso de los votantes jóvenes en el apoyo a los libertarios. El estudio presenta los niveles de respaldo por corte generacional. El dato más impactante del último relevamiento surge del análisis de la Generación Z, es decir, personas nacidas entre 1998 y 2012. Este grupo escapa a cualquier prejuicio sobre el votante libertario. Según la Espop, los jóvenes de hasta 26 años muestran un 38% de aprobación y un 57% de desaprobación. Mientras que los millennials (que son nacidos entre 1981 y 1996/97, es decir, personas de entre 27 y 43 años) muestran un 48% de aprobación y un 50% de desaprobación. ¿Los jóvenes se están alejando de Milei?

Diego Reynoso, director de la encuesta de San Andrés, cree que no. Según su análisis, los números reflejan una apropiación libertaria del electorado de Juntos por el Cambio. “Desde que Milei absorbió al votante de Patricia Bullrich ya no tuvo más esa diferencia etaria, ese apoyo eminentemente joven. No es que lo haya perdido, sino que al sumar al votante de Bullrich la composición del apoyo se adecuó a los estándares de la distribución del voto de derecha. Antes, cuando estaba dividida la oferta de derecha, Milei capturaba en el segmento más joven. Ahora solo estamos viendo el reflejo de que se agregan esos votantes”, definió.

También Juan Germano, en Isonomía, registró cambios al interior de la base de apoyos del presidente. Aunque, en este caso, son cambios que tienen que ver con el nivel socioeconómico de los votantes. “El Gobierno sigue midiendo bien entre los jóvenes, con respaldo del 59%, pero entre quienes solo completaron el nivel educativo inicial (indicador que correlaciona con nivel socioeconómico bajo) tiene 29% de aprobación y 52% de imagen negativa. Además, aparece un poco negativizado en el Gran Buenos Aires”. Esta novedad, que de confirmarse en próximas mediciones sería muy relevante, podría reabrir la escucha de ese sector a las propuestas de un peronismo que todavía se está preguntando por qué lo rechazó en las últimas elecciones.

En relación con esto, y como alarma para la oposición, aparecen también algunas menciones significativas en los focus group. En los últimos de Opina Argentina, una frase repetida: “No sé si lo van a dejar”. En los de Trespuntozero, de Shila Vilker, la advertencia por los “palos en la rueda” y la novedad de que hay sectores, entre los votantes del oficialismo, que ya no tienen resto para aguantar el ajuste. Que esto empiece a aparecer entre su propia base de apoyo es un dato insoslayable. Para la totalidad del electorado, la posibilidad de aguantar también se va disolviendo. Según el último relevamiento de la consultora Moiguer, ya llega al 46% la porción del electorado que dice no tener más resto para esperar una recuperación que por ahora solo apareció en la narrativa oficial, sin correlato en los números reales de la economía.

Otras lecturas:

Es periodista, licenciada en Comunicación Social. Conduce el noticiero central del canal IP. Es docente titular de la cátedra Televisión en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ. Es autora de El Otro Yo, la biografía de Nicolás Caputo (Planeta, 2017).