Bolivia y Chile dejan una enseñanza: las resistencias más significativas son aquellas que, desde las calles, plantean horizontes electorales plausibles. Ambas victorias pueden reimpulsar el espacio de centroizquierda a nivel regional.
1 de noviembre de 2020

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.