Burofax

Alex Jones, el gran conspirador

Siembra teorías, niega realidades y acusa a familiares de fingir la muerte de sus hijos. Quién es este comunicador que fue expulsado de las redes sociales.

Hola, ¿cómo estás? 

La semana pasada estuve en la presentación de un paper sobre conspiraciones, Covid y populismo. En la investigación contaban un dato que me sorprendió muchísimo: más del 50% de los europeos dice creer en alguna teoría conspirativa. Yo pensaba que las conspiraciones eran cosa de minorías, pero parece que no, que es algo más bien extendido. 

De aquí voy directo al tema de hoy que no es tanto una conspiración como un conspirador: Alex Jones. Su trayectoria siempre me hizo pensar que no hay justicia en este mundo. Y sin embargo, los hechos más recientes indican que quizás sí haya algo así. En lo que sigue te cuento quién es, su mentira más grande y su presente. 

Por supuesto que lo más interesante no es estrictamente Jones, sino todos sus seguidores. Dos preguntas claves. La primera: ¿por qué la gente cree mentiras? Para empezar, creo que es un pasatiempo (estar aburrido es uno de los estados más peligrosos en la que los seres humanos podemos caer), pero además parece ser una defensa ante un mundo que no solo es complejo, sino que además es bastante cruel. Una especie de religión que ofrece respuestas más simples y consuelo. 

La segunda: ¿qué tienen que ver las conspiraciones con internet? Leyendo la biografía de Jones es fácil darse cuenta cómo la red lo hizo masivo. Eso me hizo pensar en esas personas, un tanto tocadas, que dan discursos en las esquinas. ¿Ubican? Vas caminando y hay alguien, a veces con un libro religioso, a veces ni siquiera, gritándole cosas al mundo. No creo que haya mucha diferencia entre Jones y esos locos, pero Jones tiene uno de los megáfonos más poderosos que conozco. 

Alex Jones

Alex Jones nació en 1974 en Dallas, en el estado de Texas, hijo de un dentista y una ama de casa. Creció en un suburbio hasta que se mudó a Austin (la perla azul de Texas, dicen). Ya de adolescente había leído un libro de conspiraciones que según él, tuvo un profundo impacto. Hizo menos de un año de universidad y empezó con un programa de radio. Fue muy popular desde el principio y tuvo problemas desde el mismo momento. En 1999 lo echaron. Según los productores el motivo fue porque el contenido tan específico de su programa hacía difícil conseguir publicidad. Jones dice otra cosa. Que, durante su mandato presidencial, Bill Clinton lo censuraba. Entonces empezó su propio programa desde su casa: The Alex Jones Show. Otra vez, fue tremendamente popular y para 2010 tenía alrededor de 2 millones de oyentes por semana. 

En 1999 fundó también Infowars, un sitio de “noticias” donde te podés informar sobre lo que está pasando con títulos como, por ejemplo, este: “Hackeando el diseño humano: el Dr. Zelenko expone al sumo sacerdote del culto transhumanista en una poderosa entrevista”.

La primera vez que Jones tuvo problemas por sus, digamos, creencias fue post 11 de septiembre de 2001. Jones dijo que el ataque había sido creado por la administración de George Bush. En ese entonces, varias estaciones de radio que pasaban The Alex Jones Show dejaron de hacerlo. Después vinieron otros clásicos: que en 1969 los estadounidenses no pisaron la Luna, que el bombardeo en Oklahoma en 1995 también fue llevado a cabo por el gobierno, que el calentamiento global es un invento, que los desastres naturales son en realidad ataques climáticos orquestados por el gobierno, entre varios otros. Uno que quizás conozcas es el “pizzagate”, la teoría que reza que Hillary Clinton maneja una red de pedofilia desde una pizzería. Por si faltaba algo, también dijo que Hillary es literalmente un demonio. 

Leo las cosas que cree y dice, y todo parece una pavada, pero ojo, sus conspiraciones son fuertemente ideológicas. Destaco dos: que hay un genocidio blanco en proceso y que hay un movimiento para “homosexualizar” a la población. Lo primero lo pone directo en el grupo de supremacistas blancos y lo conecta a los teóricos del Gran Reemplazo, o sea, los que creen que hay un movimiento para reemplazar a los blancos por las ahora minorías. Lo segundo se refiere a las veces que dijo que había una “bomba gay” cuyo efecto era hacerte homosexual -primero dijo que era a las personas, después dijo que era a los sapos-.   

Puede parecer gracioso, pero no lo es. 

Sandy Hook 

Su teoría conspirativa más impactante, en mi opinión, es la que dice que la masacre de Sandy Hook nunca sucedió. En diciembre de 2012 un hombre de 20 años entró a la escuela y mató a 26 personas, entre ellas 20 niños de 6 y 7 años. Las 6 restantes eran adultos y formaban parte del staff del colegio. El asesino había matado a su madre antes de salir y se suicidó antes de que lo arrestaran. 

Estados Unidos tiene muy pocas regulaciones respecto a la tenencia de armas y una historia prolífica de matanzas en colegios y Jones es un fuerte defensor del derecho a cargar armas sin ningún tipo de restricción. 

Poco tiempo después de que sucediera la matanza, Jones comenzó a decir que jamás había sucedido. Dijo que todo había sido un teatro para proponer leyes más restrictivas respecto a las armas -en ese caso, un teatro fallido porque esas leyes en Estados Unidos han sido imposibles de cambiar hasta ahora- y que los niños muertos eran actores.  

Paréntesis. El caso Sandy Hook derivó en el primer juicio ganado contra una empresa armamentística por su uso en una matanza. Es un caso histórico, sienta precedente y abre una esperanza. Podés leer más acá

Vuelvo. Alex Jones dice estas cosas, sus seguidores las creen y comienzan a acosar a los padres de los niños muertos. Entonces los padres no solo tienen que llorar a sus hijos, sino que además tienen que ver todos los días cómo se esparce la mentira en el mundo virtual y lidiar con sus consecuencias en el mundo real -por ejemplo, mudarse para evitar que les toquen la puerta unos que creen que son unos mentirosos y que tienen intención de matarlos-. 

Acá podés leer la historia de un padre, Jeremy Richman, que se suicidó en 2019 y acá la de Lenny Pozner, que dedicó su vida desde el asesinato de su hijo a lidiar con los acosadores y con internet. Como ese meme de “no me puedo ir a dormir, hay algo mal en internet”, pero real y doloroso. 

De hecho, leyendo un poco más en Infowars y pasando de las “noticias” a los comentarios veo esto: 

El comentario de RedJaguar dice: 

"Sandy Hook se mostró en un mapa en la película EL CABALLERO DE LA NOCHE ASCIENDE solo unas semanas antes de que sucediera. Y en la misma película tenía el nombre AURORA en letras rojas brillantes en uno de los edificios y AURORA COLORADO es donde sucedieron los tiroteo en el cine la misma noche que se estrenó la película!!! ¿Ustedes, los detractores, creen que es una coincidencia? ¡Eres tonto si crees que no fue una BANDERA FALSA de los LUCIFERIANS!"

Willie_Nelson le responde:

"Estate atento a las pistas en la última película de Batman. Garantizado que habrá alguna. Revelación del método, como se le llama."

El nivel de delirio es alto. 

Las grandes plataformas

En 2018 las grandes plataformas sacaron a Alex Jones. Facebook, Apple, YouTube y Spotify removieron a Jones de sus servicios por promover contenido que violaba sus reglas. Fue después de que amenazara veladamente de muerte a Robert Mueller, el fiscal que investigaba la relación entre Trump y Rusia para intervenir en las elecciones de 2016. 

Cuando sucedió escuchamos las reflexiones usuales: ¿pueden las plataformas regular contenido?, ¿acaso esta censura hará a Alex Jones más fuerte?, etc. Sobre lo segundo, un estudio del NYT realizado poco después decía que no, que no lo había hecho más fuerte. De hecho, la audiencia de Jones había caído. En otras palabras, haber sido sacado de esas plataformas lo hacía más parecido a los locos que gritan en las esquinas.

Sobre lo primero: las plataformas ya regulaban contenido. Es decir, la mentira que siguió a la matanza de Sandy Hook floreció sin límites en Facebook y YouTube gracias a las decisiones de esas plataformas. En esta nota podés leer más sobre esto, pero te dejo esta reflexión de Lenny Pozner, el padre que mencioné más arriba: “Facebook y Twitter son monstruos. Bestias fuera de control manejadas como si fueran almacenes de barrio”.

¿Es o se hace?

Llego a la última parte de esta edición a responder la pregunta: Alex Jones, ¿es o se hace? Dos factores nos hacen pensar en lo segundo. El primero es lo que dice Jones cuando las cosas se ponen realmente serias. Él se divorció de su primera esposa, con quien tiene hijos. En los juicios por tenencia, la ex mujer dijo que su ex era un hombre peligroso que creía en teorías conspirativas y que no quería que sus hijos estuvieran cerca. El abogado de Jones dijo que su cliente era un “performance artist”. Pero además está enfrentado a algunos de los padres de la masacre de Sandy Hook en la Justicia. Los padres lo acusan por difamación. En ese juicio, en el que Jones nunca dio la cara, se ha retractado y ha dicho que por supuesto que la matanza sí sucedió. 

Lo segundo tiene que ver con la plata. Infowars recibe 10 millones de visitas por mes y recauda 20 millones de dólares al año. Gran parte de las ganancias vienen de su tienda. 

Acá un vistazo: 

Al parecer para enfrentar a este mundo, hace falta creer en conspiraciones y tomar vitaminas. 

Cosas que pasan

Gracias por llegar hasta acá. 

Un abrazo,

Jimena

PD: Si tenés ganas, podés colaborar con nuestro periodismo acá

Este es el newsletter Burofax de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy economista (UBA) y Doctora en Ciencia Política (Cornell University). Me interesan las diferentes formas de organización de las economías, la articulación entre lo público y lo privado y la relación entre el capital y el trabajo, entre otros temas. Nací en Perú, crecí en Buenos Aires, estudié en Estados Unidos, y vivo en Londres. La pandemia me llevó a descubrir el amor por las plantas y ahora estoy rodeada de ellas.
@jvaldeztappata
MÁS DE Burofax

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.