Que la ciencia te acompañe

Ella tiene maldad

Noticias sobre crisis climática, datos de vacunación e intentos de restricción del derecho al aborto interpretadas desde una versión maligna de la autora.

Holis, ¿cómo estás? Yo, más o menos. Volví al Abasto, eso es lindo. Calabria y Romeo juegan mientras te escribo, preparé un frasquito de berenjenas en escabeche para mandarle a un amigo que está aislado por COVID, ayer fui a mi dietética favorita y me dijeron que me extrañaron, estoy rodeada de todos mis libros. Pero volví sin mi tortuga Chistita, que se murió el jueves. Siento mucho su ausencia, más en esta época del año, más a la mañana, cuando se apuraba para asegurarse de trabar la puerta de la heladera mientras me hacía el desayuno para que le diera de comer o me apoyaba la cabeza en el pie mientras leía en el patio para que le hiciera mimos. Fueron 32 años de acompañarnos, cuidarnos, ser amuleto de la otra. Va a estar siempre en mi corazón y en mi piel (la tengo tatuada), pero no es lo mismo no tenerla en casa.

Así que hoy te propongo una carta chistosa, o que al menos a mí me cause gracia hacer y me distraiga (muy buena la comunicadora escribiendo para sí misma, che, muy profesional). Si no estuviste viviendo en una madriguera, habrás visto los memes de “Evil be like”, pero por las dudas te los explico brevemente. Consisten en una foto en negativo de alguien con la leyenda “Evil x be like” y algo contrario a lo que suele decir o pensar, como una versión paralela maligna (evil significa malvado). El primero que circuló con este formato fue uno con la foto de Martin Luther King que decía “Evil MLK be like ‘I had a nightmare’”. En español “Martin Luther King malvado está tipo ‘tuve una pesadilla’”. En este caso, la contraposición es a su famoso discurso que arrancaba con “tuve un sueño”. Otro ejemplo: “Evil Marx be like ‘El pobre es pobre porque quiere’” y así sucesivamente.

La idea de hoy, entonces, es la siguiente: te cuento las noticias pero las interpreto como mi versión evil, es decir, de forma contraria a cómo las interpreto de verdad, que sería algo así como si Iván hiciera el newsletter de ciencia. La idea me la dio Tomi, autor de nuestro newsletter matutino, porque, si creés que sos el único al que le tuvieron que explicar esta tendencia memera, dejame decirte que estás muy equivocado. El equipo de Cenital pasó la semana discutiéndola en el grupo de chat a partir de que un par de personas, menores que yo por cierto, solicitaron saber “qué son esos memes con las fotos en negativo que comparten los jóvenes”. Pero bueno, yo sé que además de alma jovial el público de este newsletter es memólogo, así que acá va, este es el evil newsletter de La Barbie.

Par de señores ya le tienen la vida resuelta

La noticia: un caso entre el estado de Mississippi, que prohibió los abortos a partir de la semana 15 de gestación y la Jackson Women’s Health Organization, la única clínica que hace abortos en la región, llegó a la Corte Suprema luego de que otros tribunales de menor rango hubieran argumentado exitosamente que la prohibición incumple el fallo Roe vs. Wade, que garantizó el derecho al aborto hasta la semana 22 durante 50 años basado en el criterio de viabilidad fetal (que el feto pueda sobrevivir fuera del útero). 

Al llevar el caso al máximo tribunal, se busca sentar un precedente para que cada estado pueda establecer sus propias reglas respecto a la legalidad del aborto. Doce jurisdicciones poseen políticas diseñadas para prohibir el aborto inmediatamente si es que esto sucede y, basados en políticas existentes y pendientes de aprobación, los investigadores estiman que entre ocho y diez más podrían aplicar medidas similares.

Ante este panorama, numerosas organizaciones de científicos han firmado cartas,  solicitadas e informes dirigidos a la Corte Superma, pidiendo que tengan en cuenta los datos y publicaciones recabados durante estos 50 años de legalidad que examinan los efectos del aborto en la salud y contradicen los argumentos de quienes quieren prohibirlo. Va un resumen de algunas de las evidencias presentadas:

  • Un estudio conocido como Turnaway Study, realizó un seguimiento de unas 1.000 mujeres en Estados Unidos durante cinco años después de haber solicitado un aborto. Las mujeres eran, al principio, similares en términos de bienestar físico, mental y económico, pero con el tiempo cambiaron. La conclusión general fue que, por lo general, el hecho de abortar no perjudica la salud mental o física de las mujeres, pero la imposibilidad de abortar tiene consecuencias económicas y sanitarias negativas.
  • Un estudio de 2019 de casi 900 personas reveló que las mujeres que buscaron pero no pudieron abortar reportaron tasas más altas de dolores de cabeza crónicos y dolor en las articulaciones cinco años después, en comparación con las que abortaron.
  • La tasa de mortalidad por colonoscopías es casi 4 veces más alta durante colonoscopías y 14 veces más alta en partos que en procedimientos de aborto legal.
  • Los embarazos no deseados se asocian a peores resultados en materia de salud por varias razones, entre ellas que las personas que planifican sus embarazos tienden a cambiar su comportamiento -beber menos alcohol, por ejemplo- y a recibir atención médica prenatal mucho antes que las que se ven sorprendidas por su embarazo y no lo desean.
  • Al abordar la cuestión de si los anticonceptivos evitan la necesidad de abortar, los informes señalan que el aborto sigue siendo habitual: casi una de cada cuatro mujeres en Estados Unidos abortará antes de los 45 años. Los informes también hablan de que los anticonceptivos son falibles, y que los jóvenes y los pobres tienen menos acceso a ellos. Esa es una de las razones por las que, en Estados Unidos, en 2011, las mujeres que viven por debajo de la línea de pobreza tenían una tasa de embarazos no deseados cinco veces mayor que la de las mujeres con ingresos altos.
  • Un estudio publicado el año pasado evaluó periódicamente a unas 560 mujeres de edad y situación financiera comparables después de que se les practicara un aborto o no se les pudiera practicar el que buscaban. Al cabo de cinco años, el grupo al que se le denegó el aborto había experimentado un aumento del 78% en la deuda contraída y un aumento del 81% en los acontecimientos financieros registrados públicamente, como quiebras y desahucios. Mientras tanto, la deuda  de las mujeres que habían abortado se mantenía estable, y sus eventos financieros habían disminuido modestamente.

Evil Agostina be like: de cara a las elecciones legislativas, tenemos la oportunidad de tomar como ejemplo la lucha estadounidense y revertir el estatus de legalidad del aborto en nuestro país. Excepto en la izquierda, todas las listas tienen representantes que no se dejan engañar por esto que llaman evidencia y son lo suficientemente inteligentes para darse cuenta de que, por algo, entre estos argumentos nunca está la vida que se le niega a un inocente para proteger el egoísmo de alguien que no quiere endeudarse y arriesgar su salud física y mental como si eso pesara más que obedecer a la naturaleza y completar el destino de una mujer: la maternidad.

Cuando se votó la ley del aborto, estos representantes críticos de lo que la ciencia presenta como relevante lograron introducir dos artículos fundamentales: la objeción de conciencia y la penalización de los abortos luego de la semana 12. Si aumentamos su participación, nada nos hace pensar que la ley no pueda derogarse.

Perrea como si no hay un mañana

La noticia: un informe elaborado por los grupos Changing Markets Foundation y Feedback titulado “Cómo la falta de acciones sobre el metano producido por el ganado socava los objetivos climáticos”. El metano, como el dióxido de carbono, es un gas de efecto invernadero, o sea que retiene el calor emitido por la tierra en la atmósfera, causando, valga la redundancia, un efecto invernadero. Si bien se descompone más rápido que el dióxido (12 años vs. 120), absorbe bastante más calor, por lo que pequeñas cantidades causan un gran efecto. Según el resumen ejecutivo del informe: “Los climatólogos han confirmado que será decisivo centrarse en las emisiones de metano (CH4), al mismo tiempo que en medidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) para determinar si el calentamiento del planeta se puede mantener por debajo de 1,5 °C (conforme al Acuerdo de París de 2015) y si se puede evitar alcanzar puntos de inflexión climática”. 

Uno de los puntos salientes del informe es el análisis y puntuación de las políticas y acciones climáticas llevadas a cabo por las diez empresas cárnicas y las diez empresas lácteas más grandes del mundo, con énfasis en el metano. Esto es central porque el sector ganadero es por lejos el mayor contribuyente de emisiones de este gas, que se genera en los procesos metabólicos de los animales. En este gráfico se resume la puntuación recibida por cada empresa en porcentaje respecto a sus compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y metano medido según 11 indicadores:

Del gráfico se deprende que:

  • Todas las empresas obtuvieron una puntuación baja, la más alta fue para Nestlé (34,6%) y la más baja para Groupe Brigard (0%), el mayor procesador europeo de carne vacuna.
  • Ninguna de las 20 empresas informa sobre las emisiones de metano por separado, y ninguna de ellas tiene objetivos ni planes de actuación concretos para reducirlas específicamente.
  • Solo siete de las 20 empresas tienen objetivos basados en ciencia para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (o sea, en consonancia con lo que los reportes más recientes consideran necesarios para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París).
  • Solo Nestlé, Danone y Dairy Farmers of America tienen en cuenta las emisiones de alcance 3, que son aquellas surgidas de las cadenas de suministro, como por ejemplo granjas que no son de su propiedad pero que les venden productos.
  • 18 de las 20 empresas realizaron al menos alguna inversión en carne de origen vegetal o cultivada en laboratorio, pero solo Danone incluye en sus informes qué porcentaje de sus ventas corresponde a estas alternativas.
  • Más de la mitad de las empresas evaluadas invierten bastante guita en investigación sobre reducción del metano, pero ninguna informó cuánta.

Evil Agostina be like: dado que la carne y los lácteos son productos esenciales para la nutrición humana, que la población mundial va a aumentar significativamente en las próximas décadas y que las grandes corporaciones son el sostén del desarrollo, el desafío no está tanto en encontrar productos alternativos que garanticen la estabilidad en las ganancias empresarias o en reducir las emisiones con los procesos productivos actuales, sino en cómo bajar las emisiones aumentando la producción de estos bienes.

Por otro lado, lo que sí creo que es un acierto es que sean las propias empresas quienes decidan cuánto asignar a la investigación y fijen sus propios objetivos de reducción de emisiones. Después de todo, sus recursos son finitos y generados únicamente a partir de sus propias inversiones, por lo que sus prácticas productivas son de competencia privada. Además, las adecuaciones ambientales requerirían necesariamente recortar los salarios de sus trabajadores, despedirlos o, aun peor, disminuir sus aportes a las exportaciones y seguramente los mismos sectores que hoy las exigen se quejarían.

Eso es lo que te corre por las venas

La noticia: el Departamento de Salud del Condado de Salt Lake City en Estados Unidos publicó datos de vacunación en función del signo zodiacal de las personas. En el siguiente gráfico (hoy es el día de los gráficos) se puede ver, por un lado, el signo y, por otro, el porcentaje de personas con esquema completo sobre el total estimado de habitantes del condado de ese mismo signo.

Evil Agostina be like: creo que este tipo de cruce de datos puede ser muy útil para fomentar la vacunación, por ejemplo, fortaleciendo los recordatorios y la entrega de turnos a las personas de signos menos propensos a vacunarse.

Por otro lado, también puede ser útil para pensar qué rasgos de la personalidad determinan la adherencia a las vacunas. En el gráfico se ve que los de Leo son los más vacunados, lo cual tiene sentido dado que tienden a ser egocéntricos y por lo tanto tienen más miedo de morir. Además, el escepticismo virginiano podría haber sido mal interpretado. En vez de hacernos más propensos a aceptar la evidencia científica, los datos indicarían que ese escepticismo nos haría dudar también de la ciencia y, por lo tanto, generarnos reticencia a la vacunación.

Esa tipa es una descarada

Llego al final de esta carta con un par de risas acumuladas en estos tiempos de inestabilidad, movilización interna y desconcierto. Te agradezco mucho todos estos meses que nos tomamos para conocernos y que me permiten hacer las cosas a mi manera en la comodidad cómplice que hemos construido. Espero que te haya divertido a vos también leerme. Las cosas que me pasan podrán ser serias, pero yo no, porque, como dice Nietzsche, “¿De dónde podría sacar la ciencia su fe incondicionada, la convicción en la que descansa de que la verdad es más importante que cualquier otra cosa, que cualquier otra convicción?”.

Te mando un beso enorme,

Agostina

p/d: arrancó el verano y, aunque odio el calor, las refes son de este tema, pues, only millenials and boomers will understand, bailar pegados es bailar

Este es el newsletter Que la ciencia te acompañe de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy comunicadora científica. Desde hace tres años formo parte del colectivo Economía Femini(s)ta, donde edito la sección de ciencia y coordino la campaña #MenstruAcción. Vivo en el Abasto con mis dos gatos y mi tortuga. A la tardecita me siento en algún bar del barrio a tomar vermú y discutir lecturas con amigas.
@Bcientifica

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.