A principios de los '60, era tan pobre como Zambia o Chad. En la actualidad, es un país altamente desarrollado, con un ingreso per cápita similar al de Japón y Nueva Zelanda y, junto con Israel, es el que más invierte en innovación. ¿Cómo lo logró?
24 de noviembre de 2019

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.