Las salidas de Draghi y Johnson: ¿cuánto dura un primer ministro?

¿Cuánto duran en el cargo? ¿Qué pasa cuando sus gobiernos caen? ¿Cómo eligen a sus sucesores en los parlamentarismos? Mario Draghi y Boris Johnson como ejemplos contrapuestos, pero con parecidos. Un par de recuelectorales. Temporada alta de elecciones africanas con Túnez, Senegal y Kenia.

Hola, ¿cómo estás?

Ayer fue mi cumpleaños #38 y Europa me regaló banda de análisis. ¿Qué más puedo pedir? (Ah, sí, que colabores con Cenital así podemos seguir haciendo cositas) Yo había pensado a #LaGenteVota como algo global, pero sabiendo que América Latina me iba a dar muchísimo de comer. Habrás visto que hace varias entregas que me dedico a Europa. No me puedo hacer el sota. Lo que viene pasando en Italia y Reino Unido es una excusa para hablar de temas más generales. Hoy vamos a utilizar la actualidad de ellos dos para hablar de tres cosas: cuánto duran los primeros ministros, cómo eligen a sus sucesores y qué pasa con los parlamentarismos cuando se convocan elecciones anticipadas.

¿La historia de qué dos?

Draghi y Johnson

¿Cuánto duran?

Quiero comenzar con unos gráficos muy lindos a los que me dediqué un par de días para armarlos. Culpo a una compañera de trabajo, que mantendré en el anonimato, y quien, luego de que le mostré los dos primeros, me whatsappeó diciendo: “Deberías hacer lo mismo en Inglaterra”. La odié, pero un ratito. Todo comenzó cuando Mario Draghi anunció hace dos semanas su intención de renunciar como presidente del Consejo de Ministros del gobierno de Italia. Largo para tarjeta. Es el primer ministro. Lo hizo ante el presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella. El detonante fue el anuncio del Movimento 5 Stelle (M5E) de no acompañar un paquete de asistencia social a sectores de bajos recursos por considerarlo insuficiente. Super Mario pensó que le estaban corriendo el arco y los apuró. Ya te había contado que algo se estaba moviendo en el gobierno italiano. Corta la historia, después de varios tires y aflojes, la semana pasada renunció formalmente en un acto muy simbólico por sus caras. Así te lo había contado Tomi.

El otro actor de esta historia es Boris Johnson. También peloteamos un poco sobre las tensiones internas en el Partido Conservador acá y Juano te contó por qué está encantado con él acá. En los hechos, él renunció al liderazgo del partido pero sigue siendo el Primer Ministro del Reino Unido. Es común que cuando hay recambio de líder, el partido elige internamente su reemplazo mientras el gobierno sigue andando. Él va a dejar de ser el Primer Ministro cuando este proceso concluya, a comienzos de septiembre. Todo esto es bastante usual en la política británica, aunque te sorprenda. Sobre ambos temas volveré más adelante. Por ahora, quedate con los hechos.

Estos sucesos que alimentaron los análisis políticos internacionales me llevaron a pensar: ¿cuánto duran los primeros ministros en Italia y en Reino Unido? Si vos no lo pensaste, es un planazo. Yo la pasé bomba y entré a distintas bases de datos para calcular cuántos días suelen durar los líderes de los gobiernos italiano y británico, y ver si hay diferencias entre ambos. Básicamente porque sabemos que son modelos opuestos.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Los gobiernos italianos suelen ser menos estables, los británicos más. Los líderes tanos duran poco en el cargo, los brits bastante más. En esas regularidades, quería ver dónde se ubican Super Mario y El Boris. Antes de seguir leyendo, algunas notas metodológicas sencillas. Para armar la base, tomé todos los gobiernos desde 1946 en Italia, año de la fundación de la República de Italia luego de la abdicación del Rey Víctor Manuel III y de la sucesión de su hijo el “Rey de Mayo”. Para Reino Unido lo hice desde 1903, año en que se empezó a armar el bipartidismo laborista-conservador que rige hasta hoy. Tomé las fechas de todos los mandatos de Wikipedia (acá Reino Unido y acá Italia) y calculé la cantidad de días que estuvieron en el cargo para cada uno y una (hay pocas mujeres y son dos británicas). También consideré en base a esos artículos cuántos días duraron los gabinetes porque, en Europa, puede mantenerse el primer ministro en el cargo pero cambiar su equipo de gestión con la entrada y/o salida de sus partes componentes, que son ministros que representan a partidos o independientes. Es lo que se suele llamar government reshuffle. Última cosita metodológica: los gráficos que vas a encontrar se llaman boxplot, o de cajas y bigotes. Se leen de esta manera. Acá tenés más data. Tiene mucha data que podés interpretar a tu criterio, pero si es la primera vez que los ves te recomiendo que le prestes atención a dos cosas. Primero, la extensión de la “caja”, que abarca desde el 25% hasta el 75% de las observaciones, que son la cantidad de días que duraron los primeros ministros y sus gabinetes, y se mide con el eje vertical (eje y). Segundo, a la línea intermedia interior de esa caja que establece la mediana. No es el promedio, pero es una medida estadística distintas que se complementan mutuamente con ésta. Voy a utilizar ambas en el análisis. Todos tienen la misma escala para facilitar la comparación entre países.

Vamos con el primero para entrenar.

Fuente: elaboración propia en R con paquete ggplot2. Podés verlos más grande acá.

Si estás viendo lo mismo que yo, verás que los primeros ministros y los gobiernos (gabinetes ministeriales) de Italia duran menos días que los de Reino Unido. Las “cajas” italianas están por debajo de los 1.000 días (2,7 años), mientras que las británicas están por encima y tocando los 2.000 días (5,4 años) en el caso de sus líderes de gobierno. Las medianas en las primeras están cerca de 500 días (1,3 años) y en las segundas a más del doble de días (y doble de años). De modo que se corrobora lo que pensamos diariamente, que los tanos tienen gobiernos y gobernantes que alquilan por menos tiempo los sillones que los brits. Todo esto es muy lindo porque ambos sistemas políticos tienen elecciones cada cinco años según sus normas, pero en la práctica el funcionamiento es distinto. Regularidades te da la vida, no sorpresas.

Vamos bien, ¿no? Como te habrás dado cuenta hasta ahora, en esas cajas están metidos todos los partidos políticos que fueron gobierno en el período analizado. Acá viene la pregunta que tenés en tu cabeza y que yo también me hice en esos días de trabajo: ¿hay diferencias entre los actores en cuanto a su duración? ¿Algún primo nuestro se parece a algún británico? Acá te lo muestro.

Fuente: elaboración propia en R con paquete ggplot2. Podés verlos más grande acá.

Ahora que ya venís entrenado seguro lo sacaste fácil. En Reino Unido, a la derecha, los tres partidos más o menos duran lo mismo. Las medianas están en torno al mismo valor, con una leve ventaja para los del Partido Liberal. Esto puede deberse a que tuvieron menos gobiernos en la base analizada, dado que cayeron en picada cuando entró el Partido Laborista en el juego político de las islas. Éstos, por su parte, tienen una variación un poco más extensa que el Partido Conservador porque la caja se estira un tantito más. Pero, en términos generales, los tres son bastante parecidos. No así en Italia. Todos más o menos duran lo mismo: poco. Fijate que las cajas tienen una ubicación similar a las del primer gráfico y están por debajo de las de Reino Unido. Pero hay un caso que despunta y sobresale por encima de sus pares. Es FI, que es Forza Italia. Forza Italia es Silvio Berlusconi. Berlusconi es el más británico de los italianos. Su liderazgo en el gobierno duró más o menos lo mismo que los primeros ministros de Reino Unido. Es el único que destaca.

Hay otro dato que aprendí al hacer esto y es la duración que ha tenido la Democrazia Cristiana (DC) italiana en el gobierno. Esto lo resalto por la DC ha sido el partido más poderoso de la República desde 1946 hasta el Mani Pulite a comienzos de los ’90. Cuando estalló el escándalo, todos los primeros ministros del país habían sido de la DC. Todos, no es joda. Salvo Bettino Craxi (Partito Socialista Italiano -PSI- entre 1983 y 1987) y Giovanni Spadoloni (Partito Repubblicano Italiano -PRI- entre 1981 y 1982). En total tuvieron 16 PM´s y 44 gabinetes ministeriales. Este poderío, claro, no redundó en estabilidad gubernamental. Solo Alcides De Gasperi (2.595 días, figura central de la transición a la República de Italia), Aldo Moro (2.278 días en distintos mandatos) y Giulio Andreotti (2.675 en otros tantos) salen un poco de la regularidad. Ellos tres son los puntitos que están por encima del gráfico: son los casos outliers en el boxplot. El resto, poco tiempo. Como acostumbran.

¿Y dónde entran Super Mario y El Boris en estas regularidades? El primero estuvo 523 días, como la mayoría de sus antecesores. El segundo lleva 1.100 redondos al momento en que estás leyendo esta entrega. Acá sí hay un dato relevante en cuanto a pelos necios. En términos de mediana, anda dentro de la regularidad británica. Sin embargo, en cuando al promedio, está unos 452 días por debajo. Y va a quedar por debajo cuando se vaya.

De modo que Super Mario es uno más, pero Johnson parece una singularidad por debajo de lo usual. Son besties. El Boris es un distinto, tanto para el Partido Conservador como para la política británica. Esto es todo un dato, porque El Boris se parece acá un poco a Theresa May, ambos hijos rebeldes del Brexit y ambos con duración similar en el cargo. Eso, a pesar de que Johnson le dio a los tories el 9° mejor resultado electoral en la historia del partido en el año 2019, cuando convocó a elecciones para legitimar su elección como líder del Partido Conservador al sucederla a ella. Los dos se fueron por razones distintas, pero casi en el mismo momento.

¿Cómo siguen?

Me gustó concentrarme en estos dos casos para adentrarnos en el tema porque tienen cosas similares y cosas distintas. Ambos son parlamentarismos que, como te dije, votan cada cinco años según sus propias normas. Eso quiere decir que sus parlamentos, de donde emanan los gobiernos, deberían durar el mismo tiempo. Puede ocurrir, sin embargo, que se convoque a elecciones anticipadas y que se “agote” la Legislatura, según la jerga. En estos casos las instituciones no flaquean ni se quiebran, tampoco la democracia: es parte de su propia dinámica de funcionamiento. Esto es común en Italia como te habrás dado cuenta, no tanto en Reino Unido. Italia va a votar por primera vez en otoño en 103 años, según me acota un viejo conocedor de esas tierras (desde 1919 que no ocurría). Esto es seis meses antes de que se termine la Legislatura surgida de las elecciones de 2018. Casi, eh. Nuestros primos, como te dije, tienen un presidente de la República, que es el responsable de disolver la asamblea (como viste en la foto), convocar a elecciones y, cuando hay tole tole entre los partidos, tratar de que se amiguen. Los británicos, en cambio, tienen una Reina como jefa de Estado. El Primer Ministro gobierna junto a los ministros en su nombre y tiene, en los hechos, la capacidad de convocar a elecciones anticipadas cuando hay presión social, cuando necesita legitimarse o cuando Su Majestad se lo pide. Es un recurso que han usado muy bien y que los ha empoderado por encima de sus pares europeos. Los líderes de gobierno italianos suelen ser débiles, los británicos poderosos.

Más allá de estas particularidades sistémicas, la situación hoy es para serie de Netflix. Super Mario renunció, pero su gabinete se mantiene en funciones hasta las elecciones parlamentarias convocadas para el 25 de septiembre de modo que puedan resolverse las cuestiones más urgentes. Sí, preparate para esa fecha porque #LaGenteVota va a dedicarle una edición seguro. Las encuestas vienen dando escenarios complejos para vaticinar un posible resultado que surja de ese proceso electoral. Las primeras mostraron pocos cambios respecto de cómo se venían percibiendo los apoyos sociales para cada espacio político, pero las últimas indican un crecimiento del Partito Democrático (PD), el heredero del viejo PCI, otrora rival de la DC desde 1946. El M5E estaría cayendo fuerte en las encuestas. El que las hace, las estaría pagando. Los escenarios son múltiples, como muestran acá, pero te diría que prestes atención a un nombre que ya te mencioné otras veces: Giorgia Meloni, lideresa de Fratelli d’Italia (FdI), la nueva figura de la extrema derecha italiana. Aparece primera en las encuestas en el espacio conservador y solo un 8% de los votantes de derecha valoraría de forma negativa a que asuma el gobierno. Me parece más peligrosa que Matteo Salvini y La Lega. El último dato que agrega más incertidumbre para saber para dónde va a rumbear Italia es que en septiembre de 2020 se llevó a cabo un referéndum constitucional que aprobó una reforma electoral. Una más y van ya no sé cuántas. Votó el 51% del electorado y ganó el “Sí” con casi el 70%. De todo lo que cambiaron, lo más importante es que la Cámara de Diputados pasará de 630 bancas a 400 y el Senado de 315 a 200. Una reducción de alrededor de un tercio para cada recinto. Menos bancas, menos para repartir entre partidos, más para ganar para los más fuertes. Que, hoy en día, no sabemos quiénes son. Total y absoluta lotería.

Reino Unido tiene algo de incertidumbre, aunque no sé si tanta. De primera mano te digo que no hay planes de convocar a elecciones anticipadas. Todo parecería indicar que el Partido Conservador va a mantener el gobierno y que no hay muchas ganas de que se llame a votar hoy en día. La semana pasada los parlamentarios laboristas convocaron a un voto de censura contra El Boris y perdieron por goleada 349 a 238. Si los tories querían soltarle la mano e ir a las urnas, era la chance. Pero se abroquelaron, bancaron la manija del poder y rechazaron el pedido de la oposición. Eso en pleno proceso de cambio de liderazgo, con un primer ministro extremadamente golpeado entre los votantes conservadores y, lo que yo creo que es el dato central, encuestas que muestran que van a perder en las próximas elecciones. Las últimas simulaciones dan una mayoría escueta al Partido Laborista, con una ganancia de 125 bancas y una dura caída para el Partido Conservador con pérdida de unas 142 bancas. Esto devolvería a los rojos al poder después de 12 años afuera, si se votara hoy. Pavor.

Pero la joda de estos días en Reino Unido viene por la elección del nuevo líder o lideresa de los tories. Todo el reino está pendiente de ello. Es todo un evento nacional, donde hay debates, votaciones, viajes, campaña, roscas, notas, análisis, medios bombardeándote las 24 hs sobre una elección interna partidaria. Yo estaría sin dormir. Todo esto tiene importancia porque, como te habrás dado cuenta a esta altura, si el Primer Ministro no tiene que convocar a elecciones, el Partido Conservador sigue gobernando y El Boris se mantiene en el cargo hasta que asuma el o la nuevo/a titular. Recién cuando el proceso finalice, quien resulte electo o electa se convierte automáticamente en primer ministro o primera ministra. Así como lo leés: un reino atado a una interna.

La cosa es así. Cuando se activa el proceso eleccionario, primero votan los parlamentarios conservadores que tienen asiento. No se mete ningún otro partido por obvias razones. El Comité 1922 del Partido Conservador, el mismo donde se decidió la suerte de El Boris en junio pasado, es el que define las reglas del juego. Los nominados que quisieron se auto postularon y fueron aceptados hasta el 12 de julio. Cada uno y una tuvo que reunir firmas de 20 parlamentarios. Jonhson no pudo participar. Pobre proscripto. A partir de ahí, se fueron realizando distintas votaciones cerradas para votar a favor de quienes se presentaron. Todos y todas con lemas, logos de campaña y fotos muy profesionales. En la primera ronda, el 13 de julio, todos los que superaron los 30 votos se quedaron. Los que no, afuera. A partir de ahí, se fueron realizando sucesivas votaciones (14, 18, 19 y 20 de julio) hasta que quedaron solamente dos en carrera. Quienes fueron quedando últimos, afuera. Acá te lo explican con un gráfico muy lindo y muy british.

La carrera quedó reducida a dos. De un lado, Rishi Sunak, ex Chancellor of the Exchequer y ex integrante del gabinete de El Boris que detonó la mayor cantidad de renuncias al gobierno británico en un día desde 1979. Del otro, Liz Truss, actual Secretary of State for Foreign, Commonwealth and Development Affairs del gobierno británico. Para la tarjeta personal, canciller. En el camino quedaron muchos y muchas, pero la más destacada era Penny Mordaunt, actual secretaria de Estado sobre Política Comercial. Ella era la preferida por los militantes conservadores, aunque parece que no de los parlamentarios. Esto lo resalto porque el proceso eleccionario no termina acá, sino que tiene para un mes y pico más. Una vez que quedan solo dos en carrera, entran a jugar los afiliados tories. No se sabe exactamente cuántos son, pero se estima entre 160.000 y 200.000 entre los que viven en las islas, los que no, los que son británicos y los que no. Acá te dan mucha más datas de sus características generales. A vuelo de pájaro, esta elección trascendental para Reino Unido depende de aproximadamente el 0,35% del electorado británico. Democracias. Cada afiliado recibe un ballot pack (paquete electoral, sería) en su domicilio declarado y vota por correo entre Sunak o Truss. Desde que les llegó hasta el 2 de septiembre a las 5 de la tarde hora local pueden hacerlo. A partir de ahí, se cuentan los votos y el que saca más es anunciado líder del Partido Conservador, Primer Ministro de Reino Unido y encargado del gobierno en nombre de Su Majestad el 5 de septiembre. Hermoso.

¿Cómo viene la cosa? Picante. Sunak y Truss se han atacado personalmente en las últimas semanas, y se sacaron chispas en el primer debate el lunes pasado. Sunak aparece como el candidato más pragmático, menos duro y que busca un cambio en la dirección del partido, mientras que Truss es todo lo contrario. Incluso, reconoció el trabajo de El Boris en pleno debate. Por ahora se mantiene en el gabinete. Piola. Sunak es visto como un traidor por varios de los aliados internos de Johnson al detonar la crisis actual, y Truss parecería ser un lugar de mayor confort para ellos por su discurso menos crítico de la gestión. Dos candidatos, dos modelos, dos direcciones. Binarismos. La cuestión es que el resultado es algo incierto. Acá viene lo italiano de las islas. Las encuestas post debate dejaron mejor parado a Sunak por un punto para el electorado general, pero por 9 puntos a Truss entre votantes conservadores. De cualquier manera, el Partido Conservador se debate entre el pragmatismo a la Cameron o el choque a la Johnson. Quien gane tendrá que sanar una buena cantidad de heridas internas. Mirá cómo fueron las votaciones anteriores.

Fuente: Wikipedia acá, acá, acá y acá.

La historia reciente muestra que solo El Boris, Sunak y Truss tuvieron que ir a tantas rondas internas de votación entre los parlamentarios conservadores para quedarse con el sprint final. Theresa May y David Cameron solo precisaron dos, con la primera sin la necesidad de llegar a la instancia de afiliados porque Andrea Leadsom, su principal rival, se retiró antes. Los dos que quedan en pie, hoy en día, llegan a la última fase del proceso sin lograr el apoyo que lograron sus antecesores: ninguno superó el 40% de apoyo. Y eso que Cameron, May y Johnson tuvieron como eje central del debate partidario el Brexit. Hoy, eso está zanjado. Pero no la interna. Ni el liderazgo. Ni el gobierno.

Británicos.

Recuelectorales

  • Esta cuenta te va a ir contando todas las novedades sobre las elecciones parlamentarias de Italia de septiembre próximo. Ya la sumé a la lista de Twitter. Novedades: Salvini acordó con la derecha sensata, el M5E juega solo, esto detonó otra salida de otro parlamentario, Matteo Renzi compite solo, y el PD junto a Luigi Di Maio (IpF) irían con el alcalde de Milán (Beppe Sala). Dátolos.
  • La OCDE sacó una encuesta realizada a fines de 2021 y comienzos de 2022 sobre lo que motiva la confianza en las instituciones políticas a nivel mundial. La encuesta se realizó en los países que integran la organización. El hallazgo principal es que hay confianza ciudadana en las instituciones, en cómo administran la información y en los servicios que proveen. Dicen y cito: “OECD governments, in short, are governing” (“Los gobiernos de la OCDE, en resumen, están gobernando”). El que se anima a compararlos con los datos de Latinobarómetro y LAPOP me avisa, y les presentamos una propuesta para ampliar el estudio.

Elecciones pintorescas

  • En la primera entrega de este año te conté que iba a haber un referéndum constitucional en Túnez, después de algunos años algo enquilombados. Bueno, fue el lunes pasado. Acá te cuentan los principales cambios propuestos. En resumen, chau Estado laico, hola Estado confesional y presidencialismo reforzado. El proceso fue poco democrático y poco transparente. Votó el 30% del electorado y ganó el “Sí” con casi el 95%. El País dijo que la nueva carta magna era a medida del presidente Kais Saied, la BBC que le dan un control total de la política. Acá tenés todo el derrotero. Si tenés un artículo analítico piola, mandamelo que me interesa mucho. No encontré tanto.
  • Es temporada alta de elecciones africanas. Se vienen las legislativas en Senegal el sábado que viene (acá el informe de IFES) y las generales de Kenia el martes 9 de agosto (acá el propio). En la próxima entrega destinaré un poquito de espacio a ambas. Si ves algo que te copa, mandame.

Eso es todo por hoy, ameo. Si llegaste hasta acá, tres pedidos de onda. El primero, pasá por acá a bancar a Cenital. Lo que hacemos tiene una cantidad de trabajo enorme detrás de muchas personas. Y te necesitamos. El segundo, podés volverte tan fan de estos temas si te bajas el Google Electoral Calendar que armo cada segundo día del año (acá desde tu compu y acá desde tu celu). El tercero, darle potencia a esta lista de Twitter que nutre a #LaGenteVota y que también me tomé el trabajo de armar para que estés informado.

Escribime con ideas y propuestas. Quiero saber qué te parecieron las últimas entregas. Respondo al toque. Promesa de campaña.

Un abrazo electoral,

Facu

Politólogo, consultor e investigador independiente. Hoy me encuentran dando clases en UBA, UTDT y UADE. Me encantan las elecciones y me sacan menos canas verdes que Racing. Un hobby que tengo es aprenderme la historia de los partidos políticos. Creo que la política marida muy bien con un tinto.