La gente vota

Crisis en el PP español: ¿por qué las elecciones de Castilla y León fueron claves?

Una pax britannica ibérica, que tiene hoy y a plena luz del día su intrigante telenovela. Portugal, en cambio, es todo sonrisas para el Partido Socialista y para António Costa. Dos noticias y un recurso.

Hola, ¿cómo estás?

Yo ya estoy de regreso en la ciudad de la furia. No cortamos esta hermosa relación que construimos, porque en mi merecido descanso recibiste esta entrega sobre la valoración de la democracia en Argentina en clave comparada regional. Como ya arrancó la nueva normalidad con colegio, trabajo y rutina, retomamos nuestra programación regular. Hoy el tema central se parte como jamón ibérico: la española Castilla y León, y Portugal y arman un combo interesante. 

Yo te dije que el año electoral venía movidito.

El tiro por la culata para el PP castellano (y para Casado)

España venía tranquila en términos políticos hasta esta semana, cuando explotó una parte del todo: la del Partido Popular (PP). La telenovela tiene condimentos de todo tipo, así que voy a ir por partes. El domingo 13 de febrero pasado hubo elecciones para la Junta de Castilla y León, una de las 17 comunidades autonómicas (CCAA) que componen el sistema político ibérico (a ellas se suma 2 ciudades autónomas como son Ceuta y Melilla). 

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Paréntesis teórico ON. España tiene cuatro niveles de gobierno. El primero es el nacional, que se forma en el Congreso de Diputados (una de las cámaras de las Cortes Generales junto al Senado) cuando un partido o coalición logra la mayoría de bancas (175 diputados sobre 349 bancas). Estos representantes son electos en las 50 provincias que integran el país. El segundo es el autonómico, las 17 entidades territoriales (más las 2 ciudades indicadas más arriba) que agrupan a las provincias. Cada una de las CCAA tienen un conjunto de prerrogativas legislativas y administrativas propias, además de su propio gobierno, que es electo de manera diferenciada al nacional por sus propias cortes. Este nivel fue establecido a partir del reconocimiento que se hizo en la Constitución de 1978. El tercero es el provincial, conformado por cada uno de los 50 distritos. El gobierno y administración de cada uno de ellos es la Diputación Provincial, que se elige de manera indirecta por los concejales electos a nivel municipal. Solo se dedican a asistir y cooperar con los 8.131 municipios que tiene España, que son el cuarto nivel de gobierno. Los órganos de gobierno en éste último son los Ayuntamientos. Linda ingeniería, ¿no? Paréntesis teórico OFF.

De acuerdo a la normativa española, las CCAA eligen autoridades el cuarto domingo de mayo, cada cuatro años, todas juntas, salvo las que deciden desprenderse y diferenciarse. Históricamente esas han sido País Vasco (desde 1980), Cataluña (1980), Galicia (1981), Andalucía (1982) y la Comunidad Valenciana (la más reciente 2019). Castilla y León se suma a este grupo desde este año, gracias a la decisión tomada por el presidente de la Junta Alfonso Fernández Mañueco, que es del PP. 

Los argumentos fueron varios. El oficial: que quería evitar una moción de censura en su contra, impulsada por el oficialista nacional pero principal opositor autonómico Partido Socialista Obrero Español (PSOE) junto a Ciudadanos (C’s), quienes formaban parte del gobierno de Mañueco desde las últimas elecciones de 2019. Según el titular del gobierno, se olía una coordinación horizontal con otras acciones similares en distintas comunidades y municipios. Pateó el tablero, echó a C’s de su gobierno y adelantó las elecciones. El no oficial: Mañueco quería aprovechar la caída en las encuestas del PSOE de fin del año pasado, recuperar la mayoría propia que siempre tuvo el PP en Castilla y León, y fortalecer el liderazgo nacional de Pablo Casado, presidente del PP.

Todo le salió horrible. Si bien creció en bancas sumando un total de 31 (había sacado 29 en 2019) quedó muy lejos de las 41 necesarias para ser ungido presidente monopartidario. No solo eso, sino que además vio crecer por su derecha a Vox, que pasó de tener 1 banca a tener 13 y convertirse en la llave para destrabar la formación de gobierno. En paralelo, C’s pasó de 12 a 1 sola banca, siendo electo solamente su líder regional y candidato a la presidencia, Francisco Igea. Acá te dejo mi primera idea sin fundamento empírico: ¿qué tanto del voto que antes era de C’s ahora está pasando a Vox? Si no es el mismo votante desencantado con el PP, que se ubica en la derecha del espectro pero ahora elige los gritos por encima de los buenos modales, está bastante cerca. Algo está pasando y es que Vox sube mientras C’s cae. Por eso coincido fuertemente con este diagnóstico donde la convocatoria de elecciones (anticipadas) puede mostrar que el PSOE no está fuerte, pero sin dudas no garantizan que el PP sí lo esté.

A eso se suma que el PP regional logró el registro más bajo de votos en su historia, con el 31,43%. Acá te dejo para que veas la evolución de los dos principales partidos en Castilla y León.

Fuente: elaboración propia en base a Wikipedia.

Como verás, la región ha sido siempre un fuerte bastión del PP, similar a la CCAA de Madrid sobre la que ya peloteamos hace un tiempo. El PP entró en el gobierno en 1987 y nunca más lo volvió a soltar, llegando incluso a ganar cómodo y gobernar en soledad entre 1991 y 2015 inclusive. El PSOE solo ganó la comunidad en la primera elección celebrada en 1983. Estuvo cerca de repetir hace 3 años, pero el PP se le adelantó, pactó con C’s, y Mañueco se quedó sentado en el sillón. 

La elección de 1987, de hecho, tiene un simbolismo particular para la historia de rivalidad entre socialistas y populares. Fueron las segundas elecciones autonómicas celebradas en democracia y las primeras que ganó el PP (en ese momento se llamaba Alianza Popular). Ambos partidos terminaron empatados en bancas, con una diferencia a favor de AP de 5.019 votos. Nada. Para desempatar y ungir presidente de la Junta, AP negoció con el centrista Centro Democrático y Social (CDS, viejo partido de Adolfo Suárez, el hombre de la transición) para que votaran la confianza a su candidato. ¿A que no sabes quién era? José María Aznar. En 2019 pasó calcado: el PP acordó con el centrista C’s para que Mañueco sea electo. La historia ocurre, primero como tragedia  y después como farsa. Literal.

La elección, además de lo indicado, dejó otras perlas que quiero resaltar. En total se presentaron 27 listas, de las cuales solo 7 tuvieron candidaturas en las 9 provincias que conforman la CCAA. De estas, 5 ganaron bancas (PP, PSOE, Unidas-Podemos, C’s y Vox) y 2 se quedaron afuera (Partido Castellano-Tierra Comunera y el Partido Animalista). Las 20 restantes fueron todas agrupaciones regionales o provinciales que se presentaron en pocos distritos. Quiero resaltar 4 que me intrigaron. La primera: España Vaciada, una fuerza regionalista que trata (sin mucho éxito) de defender las localidades rurales y despobladas del interior de España. Se presentó por primera vez en estas elecciones autonómicas e intentó replicar los resultados electorales logrados por Teruel Existe. La segunda: Soria Ya!, quienes buscan defender el olvido de la provincia de Soria y defender sus intereses. Arrasaron en el distrito con el 42,72% de los votos y 3 sobre 5 procuradores que enviaba la provincia a la Corte de Castilla y León. La tercera: Por Ávila, desprendimiento del PP regional, también con un fuerte corte regionalista y provincialista. Lograron el 16,76% de los votos en Ávila y 1 procurador. La cuarta: Unión del Pueblo Leonés, quienes quieren armar una CCAA entre León, Zamora y Salamanca, provincias que ya tuvieron su comunidad hasta 1983 cuando se promulgó el estatuto de la Autonomía de Castilla y León. Sacaron el 4,3% de los votos a nivel autonómico y 3 procuradores. ¿Por qué estos cuatro partidos? Porque está pasando en varias regiones de España que se forman fuerzas políticas regionalistas en defensa de intereses puramente locales. Se han vuelto, en algunos lugares, la llave para formar gobierno regional y municipal, y a veces inclinan las balanzas a nivel nacional. Atenti.

¿Qué más podés seguir sobre este tema? Tres cosas, la última de las cuales la retomaré en 2 semanas porque es una telenovela hermosa. En primer lugar, que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, le dijo al PP que si rompe sus acuerdos con Vox en otros distritos, entonces se abstendrá en la votación para la Presidencia de la Junta de Castilla y León, sirviéndole en bandeja un nuevo mandato a Mañueco. El juego multinivel que nos gusta. 

En segundo lugar, y para que veas que no solo pasa en el Tercer Mundo, en el pueblo de Meneses del Campo, donde nació el abuelo del titular del PP nacional Casado y donde actualmente gobierna su primo, Alberto Blanco, aparecieron 94 boletas electorales cuando había solamente 93 sobres en la urna. Estoy sorpresa. 

En tercer lugar, después de las elecciones de Castilla y León estalló una olla a presión en el PP a nivel nacional. Casado chocó con Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la CCAA de Madrid, y con todo su propio partido. Hay acusaciones de asignaciones de contratos de barbijos a dedo a un hermano de Ayuso, contrataciones de detectives privados para sacar trapitos al sol y una lucha subrepticia por el control del PP, que tiene pronto su congreso nacional para renovar autoridades. Según trascendió, Teodoro García Egea (secretario General y aliado interno de Casado) renunció al cargo y todo parece indicar que el titular del partido seguirá sus pasos. Convocó a una reunión de la mesa directiva para el martes próximo y habrá congreso extraordinario para elegir nuevas autoridades. Suena Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Junta de Galicia y hombre fuerte entre los barones populares. Acá y acá dicen que en realidad todo esto está tratando de tapar un iceberg enorme. Acá amplían el argumento y dicen que el mal resultado electoral de Castilla y León fue la sangre que tenían que oler los tiburones del partido para comerse a Casado. Me convence (un poco). Mientras tanto, Pedro Sánchez se ríe malicioso y Vox se frota las manos en las encuestas. It’s a spanish developing story.

Más claro, echale memes:

Un fado para António Costa

Otro que adelantó las elecciones fue el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, del centro-derecha Partido Social Demócrata (PSD), pero en esta al gobierno le salió bien. El país más chico de la península ibérica tiene un sistema semipresidencial, donde el presidente es electo por un lado y el gobierno se forma de la mayoría que surge de la Asamblea de la República. 

Quien venía gobernando era António Costa, líder del Partido Socialista (PS). Tenía la primera minoría, pero encabezaba el Ejecutivo en virtud del apoyo que le daban el Bloco de Esquerda (BE) y el Partido Comunista (PCP) a leyes puntuales. Ambos tuvieron la brillante idea de rechazar el presupuesto 2022 presentado por Costa en octubre de 2021, lo cual derivó en la convocatoria anticipada que estaba prevista para el año que viene.

Por eso el 30 de enero pasado más de 10 millones de portugueses (entre residentes y diáspora) concurrieron a las urnas. De ellos, el 41,5% se volcó al PS y le dio a Costa la querida mayoría propia de 119 bancas sobre las 230 que tiene la Legislatura. Esto es, una ganancia de 11 bancas. Decime si eso no es confianza. El PSD salió segundo con el 27,83% y 78 bancas, resultando en la pérdida de 1 escaño. Quintos y sextos respectivamente salieron los que voltearon al gobierno en octubre: el PCP sacó 6 bancas (6 menos que 2019), mientras que el BE ganó 5 (14 menos). Una calamidad. Acá dicen, justamente, que los votos (y consecuentemente las bancas) de PCP y de BE fueron al PS. La sorpresa vino por dos nuevas formaciones. Chega! salió tercero con el 7,28% de los votos y 12 bancas (11 más), metiéndose como fuerza nacional con peso. Es liderada por André Ventura, verborrágico ex dirigente del PSD que compró el pack de la extrema derecha. Así se derribó la excepción portuguesa sobre estas experiencias europeas porque, hasta el momento, solo había colado 1 parlamentario (el propio Ventura) en su debut electoral de 2019. La otra es Iniciativa Liberal de João Cotrim de Figueiredo, un partido bien centrista de corte puramente liberal, que sacó el 4,88% de los votos y 8 bancas (7 más). Ambos, gritones y liberales, tuvieron su segunda elección nacional. Algo se estaría descongelando.

Fuente: elaboración propia en base a Wikipedia.

De esta manera, y tal como ves en el gráfico, Costa sostiene la senda alcista del PS portugués desde que agarró la batuta del partido en 2014 como Secretario General y el gobierno en 2015 como Primer Ministro. Desde el retorno a la democracia en 1975 con la convocatoria a la Asamblea Constituyente después de la Revolución de los Claveles que el socialismo no sacaba un porcentaje tan alto de bancas. El PSD, que se llamaba Partido Popular Democrático/PSD en su fundación en 1974 y cambó a su actual nombre en 1977, no sacaba porcentajes tan bajos desde el período 1979/1980 cuando competía bajo la Alianza Democrática junto al Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP) y el Partido Popular Monárquico (PPM). Ambos partidos ayudaron al histórico y carismático líder del PSD, Francisco Sá Carneiro, a ganar y gobernar. De ahí que la línea “Otros” ronde el 40% de las bancas en esos años. Después, como ves, todo se normalizó en torno a una bipolaridad PS vs. PSD. 

Con estas elecciones, el PS gana y forma gobierno por 7° vez desde 1976 en adelante, mientras que el PSD se queda en 8. Solo una vez en la historia gobernaron juntos, después de las elecciones de 1983. Esta historia es algo trágica. Las elecciones de 1980 dieron una mayoría sólida a Sá Carneiro en octubre de ese año, pero el renovado Primer Ministro falleció en un accidente aéreo 2 meses después. El nuevo líder del PSD, Francisco Pinto Balsemão, no logró disciplinar a la tropa y el presidente de turno, Ramalho Eanes, tuvo que convocar a elecciones 3 años después. El resultado de esas elecciones llevaron a la formación del Bloco Central entre ambos partidos mayoritarios. Fue la única vez que los dos titanes de la política portuguesa gobernaron juntos.

Último dato de color que te dejo. Lo contó Felipe Galli en Twitter. Resulta que Portugal tiene 4 representantes parlamentarios para la diáspora. Esto hace que 226 bancas sean para territorio lusitano, 2 para Europa y 2 para fuera de Europa (Brasil, China, EE.UU. y Angola). Éstos últimos 2 salieron como piña. El problema fueron los 2 de Europa. ¿Cuál fue? Un mínimo detalle de administración electoral: faltaron las copias del documento de identidad que tiene que ir en cada sobre con el voto de cada portugués habitante de otro país europeo cuando solicita votar por correo. Es una práctica que se suele obviar cuando tienen que contarlos, pero en esta oportunidad el PSD metió la cola, se quejó, interpuso un recurso y todo vuelve a foja cero por decisión de la Justicia que, igualmente, rechazó la queja de los socialdemócratas. Se votará presencialmente el 12 y 13 de marzo, mientras que los votos por correo se recibirán hasta el 23 de ese mes. El resultado no va a cambiar la mayoría de Costa y del PS, pero es un buen ejemplo de qué pasa cuando se embarra la cancha en una elección peleada. No es monopolio latinoamericano.

Notielectoral

  • Iba a haber elecciones generales (presidenciales y legislativas) en Mali el próximo domingo de carnaval, pero digamos que el golpe de Estado complicó todo. En mayo del año pasado, el Vicepresidente Assimi Goïta capturó al Presidente Bah N'daw y al Primer Ministro Moctar Ouane, además de otros ministros. Goïta ya había liderado el golpe de Estado de agosto de 2020. Las elecciones estaban pautadas y convocadas por él mismo, pero se ve que pasaron cosas golpistas. Es el tercer levantamiento en 10 años. Un despelote sin solución aparente.
  • Arrancó con todo la campaña por las presidenciales de Corea del Sur. Se vota el 9 de marzo. Acá hacen un buen diagnóstico del escenario, que incluye corrupción y posible coordinación coalicional de la oposición.
  • Tomi te contó que ya aprobaron los primeros artículos de la constitución chilena. Acá podés ir viendo como va quedando la nueva carta magna. Lo armó el sitio tresquintos.cl. Sobre este primer paso escribió Pamela Figueroa en Agenda Pública.

Recuelectorales

  • Más arriba te hablé del juego multinivel de las coaliciones que tanto nos gusta. Te dejo para que busques, descargues, compres y encargues los trabajos que viene realizando desde más de una década el Observatorio de Gobiernos de Coalición en España (OGC), radicado en la Universitar de Barcelona. Hay una serie de libros coordinados por Josep Reniú, actual senador nacional designado por el Parlamento de Cataluña en representación de ERC y, además, renombrado académico especialista en el tema. Varios de ellos, justamente, hacen foco en estas conexiones entre niveles de gobierno y en cómo las decisiones en uno impactan en el otro.

Recordá que, por ser parte de este prestigioso club electoral, podés estar al día con el Google Electoral Calendar (acá desde tu compu y acá desde tu celu) actualizado a 2022 y/o con una lista de Twitter que nutre a La Gente Vota.

Un abrazo electoral, cuidate y nos leemos en dos semanas,

Facu

PD: como bien sabés, Cenital se sostiene con el aporte de su maravillosa comunidad. Podés pasar por acá para sumarte y que sigamos siendo una hermosa familia disfuncional.

Escuchá nuestros podcasts
Este es el newsletter La gente vota de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Politólogo, consultor e investigador independiente. Hoy me encuentran dando clases en UBA, UTDT y UADE. Me encantan las elecciones y me sacan menos canas verdes que Racing. Un hobby que tengo es aprenderme la historia de los partidos políticos. Creo que la política marida muy bien con un tinto.
@facucruz
MÁS DE La gente vota

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.