Mundo Wado

Radiografía del candidato de Cristina. Apoyos políticos, sociales y sindicales. Cómo está conformado su equipo. Quiénes son y cómo piensan.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien.

Las 96 horas posteriores al acto de Cristina Fernández de Kirchner en Plaza de Mayo estuvieron atravesadas por una certeza: el grueso del dispositivo kirchnerista se cuadró detrás de la candidatura presidencial de Eduardo Enrique “Wado” de Pedro. Si bien todavía no hubo un episodio donde esa demanda se materialice, la instancia ocurrirá en los próximos días cuando una mesa de dirigentes políticos, sociales y sindicales pidan formalmente por el ministro del Interior. El ecosistema de relaciones de De Pedro es heterogéneo. “De Barrionuevo a Grabois”, suelen destacar con humor en su entorno. Lo cierto es que además del gastronómico y el referente del MTE, los apoyos autogenerados de Wado van desde gobernadores como Ricardo “el Gitano” Quintela, Raúl Jalil o Gerardo Zamora a gremialistas como Hugo Yasky -y buena parte de la CTA- o Abel Furlán pasando por intendentes como Federico Achaval o Gustavo Menéndez.

La mayoría de esos dirigentes tiene su construcción en la Provincia de Buenos Aires. Descartada momentáneamente la posibilidad de que Axel Kicillof migre de La Plata, el dato puede tener dos lecturas. La primera, que excede al ministro, podría ser que el kirchnerismo -como señalan sus adversarios- se transformó en un espacio con un discurso y un desarrollo territorial que tiene como destinatario únicamente al conurbano bonaerense. La otra, que es justamente en la Provincia donde se juega la elección por el volumen electoral y desaprovechar esa fortaleza con un candidato que necesita recorrido y nivel de conocimiento sería un error estratégico. De Pedro -quinta generación de productores agropecuarios- es, además, oriundo de Mercedes.

Fue Martín Insaurralde quien coordinó el encuentro con intendentes y oficia, por ahora solo en PBA, como jefe de campaña del ministro del Interior por expreso pedido de Cristina. Si bien el jefe de Gabinete de Kicillof tiene recorrido propio, su rol actual se explica por la relación que consolidó con Máximo Kirchner durante los últimos años. La mano derecha de Insaurralde es Federico Otermín que es hoy titular de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Otermín fue un vector operativo relevante en leyes clave que trabajó el tándem Kirchner-Insaurralde y, además, conoce a De Pedro desde hace casi una década. Está casado con la ministra de Ambiente del gobierno bonaerense, Daniela Vilar, una muy competente figura ascendente en el firmamento kirchnerista que supo ganarse la confianza de los líderes camporistas.

El desafío de De Pedro, llegado el caso, sería hacer un equilibrio entre las tres fases de la campaña: PASO, generales y ballotage. Cristina decidió consolidar su rígido con la intención de evitar el ausentismo y la fuga de votos hacia Javier Milei. Son dos de los tres desafíos que le relató Pabel Muñoz a De Pedro y CFK luego de su triunfo en Quito: una épica para movilizar al núcleo duro, una estrategia para combatir la antipolítica y un plan para el sector privado. No es una decisión fácil. La campaña necesitaría para una segunda vuelta un discurso más amplio, que siempre se complejiza a medida que se intenta y corre el riesgo de desfigurarse sin terminar de convencer a unos ni a otros. El razonamiento del kirchnerismo podría ser el mismo que lo lleva a Sergio Massa a sostener que el peronismo puede ganar con una figura moderada: si Patricia Bullrich le gana la PASO a Horacio Rodríguez Larreta, lo que quedaría en cancha serían dos candidatos disputándose el electorado más duro y de Bullrich para la izquierda habría un océano donde pescar. Surge una secuencia interesante: a De Pedro sus adversarios lo impugnan porque sus padres fueron montoneros, pero celebran a Bullrich a quien esa pertenencia no le llegó por herencia.

En Cenital nos importa que entiendas. Por eso nos propusimos contar de manera sencilla una realidad compleja. Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir. Sumate a nuestro círculo de Mejores amigos.

El debate sobre la moderación o falta de ella es agenda en el kirchnerismo hace años. Quienes creen en la voluntad como vector determinante -y casi único- para cambiar la realidad sostienen que el gobierno de Alberto Fernández demuestra que “fracasó la moderación”. El término no explica nada por sí mismo y es frívolo para discutir cuestiones de fondo, pero el razonamiento es inquietante no por cuáles podrían ser sus consecuencias sino por el camino que lleva a esa conclusión. De 2011 a 2019, lo que hizo el kirchnerismo fue vivir políticamente del stock. El único momento -que pudo tener una previa en 2017 cuando CFK le ofreció encabezar la lista de diputados a Florencio Randazzo- de reconstrucción desde ese momento fue la constitución del Frente de Todos. La gestión de ese artefacto complejo falló no por su velocidad u orientación sino por la superficialidad de algunos de sus principales dirigentes y la falta de síntesis política que, según Cristina y Massa, empezó a deteriorarse luego de las PASO de 2019. Sentenciar que los errores tuvieron que ver con los modales o la falta de “voluntad transformadora” -que puede haberla habido- es como responsabilizar a los carteles de publicidad por la derrota de tu equipo mientras sus jugadores no piden la pelota y se insultan entre ellos. Una excusa.

La digresión es relevante porque De Pedro puede tener el desafío de complementar lo que piensa con lo que su electorado espera de él. Una aproximación se encuentra en La entrevista informal con Infobae donde el ministro dio respuestas que se alejan de los mandamientos progresistas. De Pedro se sumó a la militancia política a través de su historia familiar, se desarrolló como productor agropecuario y tiene rasgos de conservador popular del interior bonaerense. Es, además, uno de los principales activos del proceso kirchnerista, uno de los líderes en ausencia de La Cámpora y hombre de confianza de gobernadores y empresarios. Reducirlo a una sola de esas opciones sería un error.

Wado tiene una instancia que resolver. Si bien tanto Massa como Máximo sostienen que las PASO generaría más problemas que oportunidades para el oficialismo, podría ser una herramienta de acumulación para el ministro que hoy tiene no solo un significativo desconocimiento sino falta de recorrido en competencia mata-mata. Daniel Scioli jura que estará en la boleta y ayer se sumó Agustín Rossi. Algunos ven la mano del Presidente detrás de la presentación que impugna la reelección de los intendentes para favorecer a sus candidatos. Rumores.

De Pedro viene trabajando hace años con un equipo que decodifica su praxis política y su pensamiento económico. Uno de sus lugartenientes es Marcos Schiavi que hoy se desempeña como titular de la Dirección Nacional Electoral. Schiavi trabajó durante muchos años con Carlos Tomada tanto en el Ministerio de Trabajo como en la Legislatura porteña. Otro hombre cercano al ministro es su secretario de Interior, José Lepere. Con desarrollo territorial en Almirante Brown, Lepere es magíster en Administración y Políticas Públicas por la Universidad de San Andrés donde Marcelo Leiras fue director de la maestría hasta agosto de 2022 y hoy es el virtual encargado de los equipos técnicos del ministro. El subsecretario de Relaciones Municipales, Pablo “Tato” Giles es el responsable de Interior de La Cámpora y un hombre de confianza de Kirchner. Matías Molle, mercedino, comanda el Instituto de Políticas Públicas de Seguridad y Justicia. Josefina Kelly, género, pareja de Juan Martín Mena.

Nicolás Cevela, Paula Español y Cecilia Fernández Bugna son los economistas que interpretan al ministro. Cevela es según Kirchner y De Pedro el mejor economista de todo su dispositivo político. Con recorrido en el sector público y privado, Cevela mira la política con ojos kirchneristas, pero tiene visiones -por ejemplo en materia de energía o de empresas públicas- que difieren del decálogo estatista. Español es la más conocida y antes de sumarse a Interior fue secretaria de Comercio. Fernández Bugna, de perfil casi netamente técnico, se especializa en inclusión financiera, digitalización y género. Fue consejera directiva de la agrupación universitaria Tontos pero No Tanto (TNT) donde convivió con buena parte de la dirigencia kirchnerista, pero también con uno de los titulares del BCRA durante la gestión Cambiemos Guido Sandleris.

En el centro de Europa están conspirando. El hecho data de 1291. Se trata de hombres de diversas estirpes, que profesan diversas religiones y que hablan en diversos idiomas. Han tomado la extraña resolución de ser razonables. Han resuelto olvidar sus diferencias y acentuar sus afinidades. Fueron soldados de la Confederación y después mercenarios, porque eran pobres y tenían el hábito de la guerra y no ignoraban que todas las empresas del hombre son igualmente vanas.

Fueron Winkelried, que se clava en el pecho las lanzas enemigas para que sus camaradas avancen. Son un cirujano, un pastor o un procurador, pero también son Paracelso y Amiel y Jung y Paul Klee. En el centro de Europa, en las tierras altas de Europa, crece una torre de razón y de firme fe. Los cantones ahora son veintidós. El de Ginebra, el último, es una de mis patrias. Mañana serán todo el planeta. Acaso lo que digo no es verdadero, ojalá sea profético.

Los Conjurados, Jorge Luis Borges.

Antes de irme quería recomendarte algunos artículos que publicamos en la última semana. Uno plantea la hipótesis de que la Inteligencia Artificial es una opción para los trabajos de cuidado. Lo escribió Santiago Armando. El otro, más introductorio sobre el tema, desanda los riesgos y los intereses de Elon Musk detrás del “stop” a la investigación de esta tecnología. Además de eso, Karina Niebla cubrió desde Leipzig, Alemania, el Foro Internacional de Transporte para Cenital. En nuestra web vas a encontrar dos notas: una, sobre los datos que le entregamos al Estado y las empresas para mejorar la experiencia de viajar en bondi; dos, la pregunta: ¿quién va a pagar por el transporte libre de emisiones? Estas notas, y las que estamos por publicar, además de nuestros newsletters y especiales habituales, las hacemos gracias al aporte de ustedes. Podés sumarte hoy a nuestra Comunidad para permitir que podamos seguir haciendo periodismo.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván.

Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.