El creyente

Claudio Tapia apostó por un técnico nuevo, consolidó una relación con Lionel Messi y galvanizó, con el título, su poder en la AFA. Cómo es su dispositivo de poder, quiénes son sus relaciones en el oficialismo y sus principales amenazas. Impuesto a la herencia y 5G, ¿dos agendas para 2023?

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien. Esta es la última entrega del año y, después de mucho tiempo, me voy a ir de vacaciones.

“Disfrutalo, gordo”. El reconocimiento de Emiliano Martínez a Claudio Tapia después de un abrazo con Lionel Messi y tras la eliminación a Países Bajos por penales evidenció la cercanía del titular de la Asociación del Fútbol Argentino con el plantel, cuya consolidación se materializó en la convivencia de la Copa América en Brasil. Así como el Dibu no le pudo hacer upa a la hija durante ese tiempo, Tapia lo aprovechó para galvanizar una relación con el plantel en general y con Messi en particular que es, entre otras cosas, una de las claves de su fortaleza al frente de la AFA.

A Tapia los jugadores le reconocen, entre otras cosas, haber logrado hacer base en Ezeiza y no tener que instalarse en Brasil. La amenaza permanente de la IGJ sobre la asamblea que lo revalidó como titular de la entidad fue una fricción permanente entre el sanjuanino y el Frente de Todos. En aquella situación, Tapia tuvo un aliado que es, desde 2009, su terminal con el kirchnerismo: Santiago Carreras. Instruido por Máximo Kirchner, Carreras fortaleció el vínculo con el titular de la AFA a partir de apoyo político durante aquel debate por la asamblea. No es el único vehículo de conversación con el peronismo: los gobernadores de San Juan y Santiago del Estero -Sergio Uñac y Gerardo Zamora respectivamente- también tienen una relación de confianza trabajada con el titular de la AFA.

Si el vínculo con el 10, apostar por un técnico nuevo y su sociedad con el ascenso fueron factores determinantes para la consolidación de Tapia, hubo otro igual de importante que los primeros tres: la subestimación de sus rivales. “Negro, sanjuanino y barrendero, ¿qué querés?”, se pregunta con resignación por el error de cálculo ante #OffTheRecord un dirigente que quedó afuera del círculo de confianza.

“Esto es Chiqui, después Pablo y el resto somos todos japoneses”. La frase emana desde el círculo íntimo del mandamás del fútbol local. “Pablo” es Toviggino, tesorero de la AFA y titular del Consejo Federal del Fútbol que está a cargo de los clubes del conjunto de las provincias argentinas. A Toviggino su astucia lo precede. Es por eso que es difícil identificarle una terminal. Algunos sostienen que reporta al propio Tapia. Otros a Sergio Massa. Los más, al mencionado Zamora. Como sea, Toviggino es un factor clave en el dispositivo de poder de Tapia. Críptico en su cuenta de Twitter, se puede advertir que el próximo desafío para el rosarino criado políticamente en Santiago del Estero son las elecciones de marzo de 2024.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

La principal amenaza para Tapia es el tándem Macri-Angelici con quien supo ser aliado circunstancial. El Chiqui sabe que, de volver Juntos por el Cambio al gobierno, intentarán arrebatarle la AFA. Es por eso que, después de algunas fricciones, Tapia tiene una relación de conveniencia con Boca. Además de su registro de hincha comparte con Román una máxima indiscutible: Macri y el fútbol asunto separado.

El Mundial que pasa deja, además del momento más importante de nuestra historia, un foco renovado en el rol internacional de Qatar y sus esfuerzos para proyectarse internacionalmente a partir de sus enormes reservas de gas. Una investigación en Bruselas dejó en evidencia una trama extendida de sobornos qataríes que alcanzaba incluso a varias figuras relevantes del parlamento europeo. Qatar es señalado por violaciones a los derechos humanos de los trabajadores migrantes y su durísima legislación de inspiración religiosa. Es uno de los dos países del mundo que se consideran wahabistas, por la doctrina de Mohammed Ibn Abdul-Wahab, representante de la corriente más conservadora del islam en la que se inspira su legislación. Llamaron la atención en ese marco las declaraciones del presidente de la Fundación FIFA y ex presidente argentino, Mauricio Macri, que en distintas oportunidades defendió diversas cuestiones vinculadas a la situación en el país anfitrión.

Frente a las condenas internacionales por los cientos de fallecidos en la construcción de los estadios, Macri destacó la inexistencia de sindicatos como una atributo que explica la prosperidad del emirato. Sobre los derechos de las personas LGBT, que ante cualquier muestra pública de afecto pueden ser sometidos a castigos que llegan incluso hasta la pena de muerte, señaló que “viven en libertad, pero no ostentan”. En una oposición y un ecosistema mediático que están pendientes de cualquier exabrupto de cualquier persona con simpatías diferentes a las suyas -pronta a usar la los derechos humanos como herramienta de ataque contra el oficialismo- el silencio sobre las declaraciones de Macri, que no generaron siquiera un matiz público de ningún referente, dice mucho sobre el temor que Macri todavía inspira en la coalición opositora y el acuerdo político con la mayor parte del sistema de medios.

¿Y el 5G?

Un tema inminente, algo retrasado por las múltiples presiones políticas, es el despliegue de la red de 5G y la licitación de frecuencias. La cuestión de la participación de la china Huawei es objeto de manifestaciones de preocupación por parte de funcionarios y diplomáticos estadounidenses. Las posibilidades de que Huawei sea impedida de participar de la red son prácticamente nulas. Ya fue señalado en este espacio que el gobierno mira con atención lo actuado por Chile y Brasil. En ambos países las redes de 5G tendrán una participación protagónica de la empresa china. En Chile, donde el despliegue de la red es mayor y el servicio ya se ofrece comercialmente, así como en Brasil, donde la primera licitación fue asignada en noviembre con una recaudación de más de mil millones de dólares, las empresas adjudicatarias -entre las que se encuentra el Grupo Telefónica, controlante de Telefónica de Argentina- tienen en Huawei a uno de sus principales proveedores.

Como en Argentina, en Chile y en Brasil, los que eligen los proveedores del equipamiento y la infraestructura 5G son los operadores de telecomunicaciones; es decir, las empresas privadas. El modelo es el mismo de las generaciones anteriores -actualmente el 4G, antes 3G y así sucesivamente. El rol del gobierno en el modelo argentino es generar el marco regulatorio y de seguridad, pero no definir proveedores. Junto al Grupo Telefónica, opera en Argentina Telecom. Integrada al Grupo Clarín, desde la calle Piedras consideran a Huawei como el proveedor más barato y eficiente del mercado. Señalan que la apuesta no es ideológica. Un artículo reciente publicado en Reuters podría darles la razón. El 59% del equipamiento de acceso RAN -la conexión de acceso entre los equipos y las distintas partes de la red- para 5G en Alemania -un país cuyo alineamiento occidental está fuera de cualquier cuestionamiento- fue fabricado por Huawei. La dependencia alemana de la firma china es incluso mayor que en las redes de 4G donde el porcentaje es del 57%.

Por la ubicuidad de las telecomunicaciones en 5G -con usos que van desde la telemedicina a la agricultura de precisión y usos militares varios- la seguridad se ha convertido en una preocupación central, que excede las presiones. En ese sentido, modelos como el brasileño -que partió las comunicaciones estatales y privadas y fijó para la red del Estado requisitos de mayor exigencia en términos de los deberes de información sobre la composición accionaria y de gobierno de las compañías- o de la propia Alemania -donde los requisitos técnicos en materia de seguridad y privacidad son diferentes en las actividades núcleo, de procesamiento de datos y las de provisión de otros equipamientos de acceso y gestión de la red- son de interés. Por último, queda saber en el caso argentino cuál será el balance entre las necesidades de dólares que puede significarle al Estado la asignación de espectro y la realización de inversiones para desplegar la red a lo largo y a lo ancho del país.

El esfuerzo de heredar

El año electoral podría venir con sorpresas. Una versión que circula en despachos oficiales tiene que ver con la reposición del Impuesto a la Herencia para discutir en 2023. El proyecto supondría atacar tres aspectos. El déficit fiscal -que el acuerdo con el Fondo Monetario ordena reducir-, el mantenimiento de las prestaciones estatales y la progresividad del sistema tributario.

Argentina tiene una presión fiscal relativamente alta en términos latinoamericanos, aunque no en la comparación con países desarrollados. Los tipos impositivos, sin embargo, sí son elevados, con un amplio peso de impuestos distorsivos y de cobro sencillo sobre las ventas registradas, como son los ingresos brutos. Se trata de un impuesto regresivo que, ante la falta de mejores alternativas, cobran las provincias. Castiga la creación de valor y penaliza la economía formal. Un impuesto a la herencia -en verdad, a la transmisión gratuita de bienes- que beneficie a las provincias, al gravar bienes registrables sería relativamente sencillo de cobrar y de realizar. Para no duplicar un cobro, debería haber, también, un rediseño sobre bienes personales porque convivirían dos tributos que gravan stock.

Argentina no está en condiciones de ampliar la carga tributaria sobre quienes hoy pagan, pero modificar su composición y pasar de gravar producción y consumo a gravar riqueza permitiría incluso combatir más eficazmente también la evasión. Una menor carga sobre la producción y las ventas registradas reduciría algunos incentivos a la economía informal. El último argumento, distributivo, tampoco debería dejarse de lado. Los estudios más recientes a nivel mundial respecto de la riqueza y su reparto ponen sobre la mesa un problema serio que excede el de la distribución del ingreso. Como señala Thomas Piketty, el valor del capital viene superando sistemáticamente a la tasa de crecimiento de la economía. Si bien estos argumentos no son linealmente aplicables a la Argentina, el país no es en modo alguno ajeno al fenómeno. Una merma, por pequeña que sea, en el componente hereditario de la desigualdad, permitiría reducir ese efecto.

Por último, incluso las visiones liberales extremas, que cuestionan los impuestos a las ganancias o el patrimonio y la redistribución de ingresos, señalan la importancia de incentivar el trabajo y la inventiva a partir de la maximización de sus beneficios y sostienen que la igualdad debe ser de oportunidades y no de resultados. Si nos tomáramos en serio esas construcciones teóricas, resulta evidente que no hay mérito o trabajo alguno que se derive de ocupar un lugar en la línea sucesoria y, evidentemente, que heredar mucho dinero supone oportunidades vedadas a quienes nacen sin patrimonio familiar. Este impuesto captaría una manifestación de capacidad contributiva que no requiere ningún esfuerzo: heredar.

Sin embargo, no teman, millonarios suscritos a este newsletter: en la Argentina, donde la oposición ya decidió mayoritariamente que la grieta es un principio, ninguna de estas cuestiones será considerada por el Congreso, donde ya definieron que ningún impuesto será tenido en cuenta por sus méritos o deméritos sino por el sólo hecho de ser un impuesto. Y nadie puede pensar seriamente en el rediseño del sistema tributario en año electoral. 

Antes de terminar quiero aprovechar la manija mundialista para recomendarte que le des una última vuelta al especial que armamos para cubrir el camino de la selección en Catar. Ayer, Fer Duclos coronó su participación niusletera con el corazón en la mano y hoy Beto Parrottino sumó su mirada para explicar cómo hizo Lionel Scaloni para llegar al salón de la fama de los entrenadores argentinos en tan poco tiempo.

También quiero felicitar a Gianfranco Centorbi que terminó primero en el ranking sobre más de 1500 competidores. Vaya el reconocimiento también para Joaquín Pedré, que quedó segundo, y para Cecilia Succar y Federico Rapp, que igualaron en el tercer lugar. Revisen sus casillas si no lo hicieron aún, porque una sorpresa les espera.

Recordaremos este Mundial con muchísimo cariño por siempre y en Cenital estamos felices de haberlos acompañado a nuestra manera en esta aventura. No quiero aburrirlos con esto, pero necesito volver a enfatizar que pudimos invertir en esa cobertura gracias al apoyo de nuestros lectores. Y por eso quiero invitarlos una vez más a que nos den una mano para seguir produciendo nuevos contenidos. Sería el mejor regalo de Navidad.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván

Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.