Una fragmentación insoportable

La atomización de la oferta electoral y el rechazo a la política setean el comportamiento de los votantes y presentan un escenario de inestabilidad para el próximo gobierno. Danza de nombres en el oficialismo y oposición.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien.

Si es habitual, en escenarios donde el desdoblamiento es regla, que las elecciones provinciales no sirvan como predictor de lo nacional, ese proceso se agudizó este año por algunos motivos evidentes y otros que, a veces, pasan por debajo del radar. La provincialización de los dispositivos políticos locales -donde kirchneristas, radicales, massistas o peronistas amarillos se mezclan sin los pruritos que declaman las audiencias a nivel general- es causa y consecuencia de la falta de liderazgos a nivel nacional que no genera incentivos para intentar combatir esa dispersión. 

Los resultados de Javier Milei generaron todo tipo de suspicacias y burlas sobre la performance del libertario. Sin embargo, a pesar de las lecturas inmediatas, los magros números subnacionales del León no anticipan, necesariamente, una falta de apoyo en las PASO de agosto, así como el triunfo contundente de los oficialismos a nivel nacional no anticipa un triunfo del Frente de Todos en octubre o noviembre. Los drivers de un posible deterioro en la figura del líder de La Libertad Avanza empiezan a percibirse, incipientemente, en lo que le transmitieron sus unidades territoriales a un jefe policial y a un importante intendente del conurbano la semana pasada. “En la calle empieza a aparecer la frase ‘es un loco’ como algo malo que hasta ahora no había pasado”, le resume el comisario a #OffTheRecord.

Según los números de la consultora Aresco, tanto Eduardo “Wado” de Pedro como Sergio Massa se impondrían en una PASO ante Daniel Scioli incluso sin el apoyo explícito de la vicepresidenta, mientras que Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta aparecen con una paridad a nivel nacional que no permite clausurar ningún resultado. En los números que manejan tanto en el esquema bullrichista como en los neutrales -que cada vez son menos- la titular en licencia del PRO se impone con una ventaja descontable, pero con Larreta arriba en provincia de Buenos Aires gracias a un mejor rendimiento en el conurbano, que le permite complementar los números del interior bonaerense. Tal vez así se explica que el titular de la UCR Maximiliano Abad se haya plegado a la candidatura de Bullrich: la mayoría de los intendentes que responden a él tienen territorio en la quinta y la sexta sección electoral. Subidos a esa foto, que en el búnker de Bullrich narran como tendencia, sus colaboradores cercanos hablan de “una apertura del libro de pases” y destacan la incorporación de los intendentes Héctor Gay y Manuel Passaglia. Hay un dato que pasó desapercibido: en Tres de Febrero renunció un funcionario de Diego Valenzuela para competir por la lista de Bullrich.  

Larreta, por su parte, tuvo un domingo electoral en el que dos de sus aliados se impusieron en sus provincias mientras que Alfredo Cornejo, vicepresidente fallido de Bullrich, ganó su PASO por menos de lo esperado. En ese juego de ajedrez político-gestual se juega buena parte de la relación de los dos candidatos con los dirigentes, pero con cada vez más distancia de un electorado que le da la espalda al interés por el proceso electoral en general. Es en este escenario de desconfianza y fragmentación que va a tener que gobernar el próximo presidente. Ahí es donde aparecen las propuestas de Bullrich. Eliminar los planes sociales, levantar el cepo, devaluar y ordenar la protesta social a través de la mano dura suena sexy para quienes comparten hemisferio ideológico, pero en términos prácticos esas propuestas se vuelven un esquema de Ponzi.

En Cenital nos importa que entiendas. Por eso nos propusimos contar de manera sencilla una realidad compleja. Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir. Sumate a nuestro círculo de Mejores amigos.

En esa dinámica se recortan las discusiones sobre candidaturas. Luego del anuncio de Cristian Ritondo como cabeza de lista en diputados nacionales por la PBA -que estará secundado por una mujer radical del círculo de Abad-, Diego Santilli piensa para ese lugar en Miguel Ángel Pichetto -que también podría encabezar senadores nacionales- mientras que se evalúa a Gustavo Posse como vicegobernador luego de prácticamente descartar a Martín Tetaz por su adopción porteña. El llamado Grupo Malbec, por su parte, -Cornejo, Ernesto Sanz, Carolina Losada et al- piensa en impulsar a Luis Naidenoff como compañero de fórmula de Bullrich, que tiene una jugada en pausa en la Ciudad de Buenos Aires: si bien todos descuentan que no será candidato, de no mediar ningún imprevisto, Ricardo López Murphy confirmará su precandidatura a jefe de Gobierno porteño dentro de la PASO de JxC a pesar del pataleo de los Macri. “Patricia lo tiene que bajar”, rezongan en el entorno del ex Presidente. “¿Por qué lo tengo que bajar si Jorge no me apoyó en público?”, responde en privado la ex ministra. Surgen preguntas: la candidatura de López Murphy, ¿es real o se postula para que Bullrich pueda negociar el apoyo del primo Jorge a cambio de bajarlo? Y en ese caso, ¿con qué lo convencerían al Bulldog? ¿O mantiene su candidatura y festeja Martín Lousteau?

El peronismo, mientras tanto, muestra una serie de movimientos que anticipan posicionamientos de cara al cierre de listas. Previo a la reunión del CFI, tres líderes provinciales en diálogo con #OffTheRecord destacaron las bondades de las PASO. Eran los tiempos en los que Victoria Tolosa Paz dijo, con razón, que no había uniformidad entre los mandatarios provinciales. Unas horas más tarde la hubo. Magia. La exigencia de los gobernadores peronistas parece no haber cautivado al albertismo: Scioli, en medio de la negociación de Massa con el Fondo, dijo que tenía candidato a ministro de Economía. Ruido al ruido. “Que me acompañe a Washington”, lo rigoreó Massa a Alberto Fernández. Como anticipó esta entrega hace meses, quien viene trabajando con el ex gobernador es el ex ministro Martín Guzmán.

Entre esos escarceos, De Pedro viajó a Tucumán para festejar con Osvaldo Jaldo, pero más con Juan Manzur, que junto con Claudia Ledesma Abdala se perfilan como compañeros de fórmula del ministro del Interior. Si bien la indefinición sobre la candidatura de Axel Kicillof generó suspicacias sobre el rol que le tocaría a Máximo Kirchner, desde el entorno del diputado negaron que vaya a competir por un cargo ejecutivo: Kirchner podría encabezar la lista de senadores o diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires.

Para complementar las desavenencias políticas el Gobierno necesita de todos los instrumentos para evitar que la economía, del año de la peor sequía de la que se tenga registro, quede definitivamente sin dólares. Con ese objetivo, el ministro de Economía viajará a Washington la próxima semana, buscando asegurarse la aprobación del tramo del acuerdo del país con el Fondo Monetario Internacional y, acaso más importante, garantizarse un adelanto de desembolsos que permita enfrentar las presiones cambiarias vinculadas a la mencionada sequía y la habitual incertidumbre electoral. 

Si bien muchas versiones pusieron en duda la viabilización de las pretensiones oficialistas, en Economía confían en que -al regresar de Washington- el ministro podrá exhibir resultados que permitan evitar las peores hipótesis y preservar la relativa estabilidad alcanzada en las últimas semanas. Bien leída, una nota crítica publicada por el editor de América Latina del Financial Times, Michael Stott, ahonda en las razones para el optimismo ministerial. Entre los consultados destaca la voz de Alejandro Werner, quien como director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional fue uno de los máximos responsables del otorgamiento del préstamo anti estatutario que recibió la administración de Mauricio Macri, y es hoy un duro crítico del acuerdo vigente al que imputa insuficientes ajustes del gasto público. Escondido tras un tono crítico y condescendiente, sin embargo, Werner admite que no es del interés del Fondo un colapso de la economía argentina y que, sin financiamiento del organismo, Argentina entraría en una situación de impago que es de interés de ambas partes evitar.

Para una Argentina en la que la perspectiva electoral se suma a las dificultades que devienen de la situación estructural del país no debería ser sorpresivo que aquello se replique, también, en el extranjero, donde se encuentran algunos de los centros de decisión que afectarán el resultado de cualquier programa de salida de la crisis. Las negras, como siempre, también juegan. Donald J. Trump, volcado a la repostulación republicana en busca de una revancha ante Joseph Robinette Biden Jr. en 2024 habló la última semana sobre el país de América del Sur que más espacio absorbió de su agenda. Dijo que -luego de intentar un golpe de Estado- Nicolás Maduro estaba tambaleándose y pronto a caerse. Declaró expresamente que, si eso hubiera sucedido, Estados Unidos hoy tendría el petróleo que compra a Venezuela, en vez de estar «enriqueciendo al dictador».

El análisis, como tal, es insostenible. El golpe que se impulsó desde Washington apalancado en sectores del propio gobierno venezolano fracasó rotundamente y Maduro estaba, al momento de la asunción de Biden, afirmado en el poder. La apertura de canales para recuperar la producción petrolera venezolana -para Europa, no para EE.UU., que es un exportador neto- tras la invasión de Ucrania es una medida obvia. Mucho más que el análisis, sin embargo, importa la aproximación a los recursos y la gobernabilidad que deja al descubierto. Gane quien gane las elecciones en octubre, hoy es impensable que Estados Unidos impulse un golpe en Argentina, pero una aproximación transaccional sobre los recursos naturales como la que dejó entrever Trump podría traducirse en intentos burdos de meter en la conversación con el Fondo Monetario Internacional cuestiones como el litio, Vaca Muerta y la inversión china en general de maneras intolerables no sólo para la soberanía nacional sino para los equilibrios que cualquier administración, por más a la derecha que se encuentre, deberá mantener para garantizar la mínima viabilidad económica.

Bonus track:

  • El observatorio Pulsar. UBA publicó el primer informe de Creencias Sociales, que busca capturar y entender los valores, cosmovisiones y percepciones de los argentinos. Recomiendo. 

Antes de terminar, quiero recomendarte el último newsletter de #MundoPropio en el que Juan Elman hace un repaso de la crisis del gobierno español que llevó a Pedro Sánchez a adelantar las elecciones y del lío que persiste entre los distintos partidos que buscan formar coaliciones para gobernar (¿les suena?). #MundoPropio es, junto a #TramaUrbana y #OffTheRecord, parte de la primera camada de newsletters de Cenital que el miércoles pasado cumplió cuatro años. Hoy ya son doce los newsletters que ofrecemos y que se suman a los artículos que publicamos en la web y los dossiers que nos permiten profundizar en los temas de agenda. Todo esto es posible gracias al apoyo de nuestro círculo de Mejores amigos, así que si todavía no sos parte te invito a que te sumes. En este video les cuento un poco de lo que hicimos y lo que viene.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván.

Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.