Leves síntomas de reorganización peronista en la antesala mundialista

Los objetivos de la gira de Alberto Fernández. BID: la estrategia entre Argentina y México y los riesgos del preferido del establishment norteamericano, el brasileño Ilan Goldfajn. Movimientos subterráneos en el Frente de Todos en la previa del discurso de Cristina. PRO: cada cual atiende su juego.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien.

En Indonesia, donde volvieron a reunirse personalmente los representantes políticos más importantes del mundo -incluyendo a Joseph Biden y Xi Jinping, cuyos liderazgos aparecen fortalecidos tras haber dejado atrás las elecciones de medio término y el Congreso del Partido Comunista, respectivamente-, Alberto Fernández, acompañado por Sergio Massa, tenía previstas reuniones dirigidas a mejorar la situación financiera del país en encuentros con la titular del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, con su par chino y con el gobierno de Arabia Saudita, cuya enorme disponibilidad de liquidez la administración argentina espera aprovechar para asociarse y convertirla en una fuente adicional de financiamiento, asociado a futuras ganancias, orientado a lo productivo y a potenciar saltos exportadores.

En el caso del Fondo, el Presidente buscará una mejora y flexibilización de las condiciones del programa acordado, a partir de las modificaciones causadas por la guerra en Ucrania, donde el país mantiene una posición consistente de repudio a la invasión. Hay un dato poco conocido. Luego de la reunión del G7, Fernández habló con Vladimir Putin:

“Tenemos que terminar con esto, Europa y Estados Unidos no están aportando tropas”.

”Pero mandan armas”, respondió el mandamás ruso.

”Sí, pero no es lo mismo un soldado con tres fusiles que tres soldados con tres fusiles’’, insistió el Presidente argentino.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Luego de un prolongado silencio, Putin concluyó: ”Si quieren mandar tropas, que manden las que quieran: se van a morir en Rusia”.

El caso de China es interesante. La búsqueda de ampliar el swap intentaría además la generación de algún mecanismo para financiar el desbalance comercial, atenuando las necesidades de divisas de la economía. China es el único país con el que esto sería posible y significativo. El comercio bilateral, que superó en 2021 los 19 mil millones de dólares, significó un déficit para Argentina superior a los siete mil millones de dólares, por lejos el mayor bilateral registrado con cualquier nación del mundo. Financiar ese déficit a partir del swap o de otro tipo de esquema resultaría en un alivio significativo para las necesidades externas.

El paso por París, por el “Foro por la Paz”, en los papeles dirigido a abordar la situación de Ucrania, sirvió para trabajar en un avance en el diálogo para la normalización y democratización de la situación venezolana. Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela, encontró en su paso por la Conferencia de las Partes sobre cambio climático celebrada en Egipto, la COP 27, un ánimo global muchísimo más amable para con su figura, otrora tóxica. Acaso el ejemplo más simbólico haya sido el encuentro con el presidente Emmanuel Macron, con intercambio de atenciones y títulos, pero, tras las elecciones de medio término, y con la confirmación de que el estado de Florida será, al menos en el corto plazo, una causa perdida para los Demócratas, el breve y cordial saludo con el enviado presidencial para el clima y ex secretario de Estado, John Kerry, podría redundar en algún avance significativo sobre la improductiva política de sanciones económicas llevada adelante por los Estados Unidos.

El presidente Alberto Fernández lleva algún tiempo buscando una solución a la situación venezolana. La mesa constituida en París junto al presidente colombiano, Gustavo Petro, y el propio Macron es una materialización de esas intenciones. Colombia es, por múltiples motivos, el país más afectado por la crisis venezolana. Se trata de una primera aproximación a fortalecer el proceso negociador que, conforme las tradiciones, mantiene su sede en Oslo, pero que hoy suma vecinos y un socio europeo. El enviado de Maduro para apoyar el proceso de diálogo es Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional venezolana y un peso pesado dentro de la estructura del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La iniciativa es de enorme importancia para Argentina y la región, aunque se corre el riesgo de apurar los procesos. Ningún avance será lineal ni rápido, por lo que no sería bueno una aproximación demasiado ruidosa ni directa. La mejora de la posición relativa de Maduro -y el reconocimiento del fiasco de Juan Guaidó en casi todas las capitales occidentales- no significa que la normalización sea inmediata ni automática. Sin algún grado de institucionalización y acuerdo con la oposición no habrá alivio de las sanciones ni reconocimientos. La mejor voluntad europea para adelantarse a los Estados Unidos que expresó Macron no significa que estos gobiernos hayan abandonado todas las banderas. La posibilidad de que Argentina y Colombia -y pronto quizás Brasil- funjan de interlocutores confiables del gobierno venezolano, no debería hacer olvidar los riesgos de los cambiantes ánimos del norte, un aprendizaje doloroso que dejó el memorando firmado con Irán en medio de un proceso de reinserción y normalización de la posición internacional del país persa.

El presidente lo sabe, y ha confrontado la mirada de Argentina en conversaciones con Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de Biden. Aun sin necesidad de coincidir en la mirada, nadie en Washington podrá alegar sorpresas o deslealtades. Para el gobierno argentino, cualquier acuerdo debería institucionalizar el desconocimiento del esquema de Guaidó, que nunca gobernó y cuyo plazo autoproclamado venció hace tiempo, un levantamiento de las sanciones y una revisión general de la política de Donald Trump. Del lado venezolano, se espera un compromiso con la normalización de la situación democrática y de Derechos Humanos que comenzó por la instalación de una misión duradera de la oficina del Alto Representante de Naciones Unidas.

La escenificación de los acuerdos y los diálogos en Europa, y los consensos con mandatarios como Macron son una muestra del enfoque, indirecto y multilateral. Otra, una aproximación indirecta, es la carta que un grupo de dirigentes, incluyendo ex presidentes y ex cancilleres, dirigieron a los presidentes de la región, incluyendo a Nicolás Maduro, como Presidente de Venezuela, con la propuesta de recuperar y reconstruir la UNASUR con nuevas bases. Entre los ex-presidentes firmantes, además de personajes intuitivos como Dilma Rousseff y Rafael Correa, aparecen Eduardo Duhalde, Michelle Bachelet y Ricardo Lagos. Hay otras firmas significativas, como el ex embajador del gobierno de Mauricio Macri ante Chile (y de Néstor Kirchner en EEUU), José Octavio Bordón.

Con todas las reservas del caso, la nueva discusión sobre el rol de Venezuela en la región y su posible reconversión como actor en las percepciones internacionales, es una oportunidad de reconducir la agenda regional y devolver una voz de peso frente a un esquema de enfrentamientos entre las dos grandes potencias en las que la región, de involucrarse, tiene casi nada por ganar.

Mientras tanto, la imposibilidad de presentar una candidatura común latinoamericana en el BID, tras la destitución del estadounidense Mauricio Claver-Carone, habla de las dificultades que enfrenta la generación de una voz común. Los gobiernos teóricamente afines de Argentina, Chile y México presentaron aspirantes diversos, a los que se suma el brasileño Ilan Goldfajn, ex banquero central y actual responsable americano del FMI, impulsado por el gobierno saliente de Brasil, y una alternativa caribeña con pocas posibilidades presentada por Trinidad y Tobago. La nominación de Goldfajn constituye un punto de relativa discordia en la coalición de Lula, donde Geraldo Alckmin defiende sostener el apoyo a pesar de que se trata de una elección de Jair Bolsonaro, y Guido Mantega -economista desarrollista que recuperó cercanía al presidente electo- busca posponer la votación.

Tras los problemas recientes de Lula con los mercados, es seguro que no habrá desautorización pública de su candidatura. Goldfajn es actualmente el principal responsable de atender la situación argentina en el Fondo Monetario Internacional. El trayecto desde el Fondo al BID, impulsado por un gobierno saliente, levanta en Argentina el recuerdo de su predecesor norteamericano. Fernández se lo dijo a Sullivan. La candidata de Argentina, Cecilia Todesca Bocco, aporta solvencia técnica, una interesante experiencia de gobierno y a nivel nacional, aunque no multilateral sí en materia de Relaciones Exteriores, así como una capacidad de trabajo e inteligencia que todos le reconocen. Sería la primera mujer en acceder al cargo, una deuda que todavía mantiene la institución.

Detrás de Goldfajn -el favorito de los organismos multilaterales de los Estados Unidos-, el ex ministro de Hacienda de Chile durante los gobiernos de Lagos y Bachelet, Nicolás Eyzaguirre, aparece a priori como uno de los candidatos más competitivos, con posibilidad de sumar apoyos en el Pacífico. En el caso del mexicano Gerardo Esquivel, algunas fuentes sospechan de un acuerdo de Andrés Manuel López Obrador con los estadounidenses, que antes habrían vetado a la diplomática Alicia Bárcena, ex titular de la CEPAL. En el gobierno, de todos modos, todavía confían en que México y Argentina tengan una candidatura de consenso, y la lectura es que AMLO presentó aspirante propio porque no esperaba que Argentina lo hiciera. Las dudas se mantienen. La cuestión está abierta, y un visto bueno de Lula incrementaría las chances de Todesca Bocco, a la que perjudica, antes que ninguna otra cosa, la endeble situación financiera del país, dependiente de los organismos internacionales.

En el pago chico, el principal problema que tiene hoy la oposición es la certeza del triunfo. Es por eso que, consultados por #OffTheRecord, en dos de las tres tribus amarillas -el entorno de Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta-, aseguran que los números de las encuestas acompañan sus deseos. Si bien falta mucho y la realidad pondrá sus propios límites, una lectura a partir de aquella encuesta de 4000 casos presenciales que reveló este medio -y que terminó de procesarse a fines de la semana pasada- sirve como aproximación.

El primer aspecto que se desprende del sondeo encargado por el PRO a nivel nacional es que, sello contra sello -es decir, Frente de Todos vs. Juntos por el Cambio-, la diferencia es menor a cinco puntos. Esto, que puede parecer un escenario de celebración para el oficialismo, tiene sus opacidades: en la oposición hay dirigentes que miden mejor que su marca a nivel nacional y este es un fenómeno que hoy no aparece en el gobierno.

Sin embargo, esos números vuelven muy competitivo en la provincia de Buenos Aires a un oficialismo que arranca en los 40 puntos, levemente por encima de su rival directo. Si bien en el esquema de Macri aseguran que Patricia Bullrich supera a Larreta en cualquier escenario, una encuesta de una consultora con la que trabaja el ex Presidente mostró el miércoles de la semana pasada que el jefe de Gobierno porteño ostenta 17 puntos más de imagen positiva en territorio bonaerense que Bullrich y el propio Macri.

Así las cosas, en Washington y entre los hombres de negocios la centralidad de la discusión es qué nivel de autonomía va a tener el próximo ministro de Economía y cuál será la validación del sistema político a las reformas que el macrismo entiende que necesita la Argentina. “Massa abrió el camino para lo primero, la necesitamos a Cristina para lo segundo”, reflexiona ante #OffTheRecord un referente opositor.

Según el mismo trabajo encargado por el PRO, el que tiene incipientes motivos para celebrar es el propio Massa: si bien arrastra déficits de atributos por su track récord ambivalente, el ministro de Economía mejoró en términos de imagen por tercer mes consecutivo. Es más: en la intermensual es el dirigente que más crece a nivel nacional entre todos los espacios.

Last but not least, continúan las repercusiones públicas y subterráneas de las declaraciones de Máximo Kirchner en El Método Rebord. “Que estén Cristina, Massa, Daer, Pérsico, Wado, yo ni quiero estar, pero creo que tiene que haber un lugar para debatir las cosas”, sorprendió el ex jefe del bloque oficialista. Esto tuvo una precuela. O dos. Según reveló el periodista Nicolás Fiorentino, en el plenario que llevó adelante el Movimiento Evita el sábado la musicalidad de la organización tuvo una mutación: reconocerle el lugar a Cristina, dialogar con su espacio más que confrontar y seguir con la lógica de ir con el candidato más potente. Traducido: CFK o el que ella apoye. Esto tuvo un episodio previo hace alrededor de 45 días que fue una extensa charla entre Kirchner y Pérsico. La sutura tiene una lógica colateral: si el líder del Evita pretende que Patricia “la Colo” Cubría sea intendenta de La Matanza, es una empresa de cumplimiento imposible sin los votos de Cristina.

Bonus track:

  • En octubre de 2010, Sebastián Piñera transitaba su primer mandato como presidente de Chile. En ocasión de una visita oficial a Alemania, al firmar el libro de visitas de la presidencia, escribió: “Deutschland über alles” (“Alemania sobre todo”). La frase fue retirada del himno del país europeo tras la Segunda Guerra Mundial por su asociación con el nazismo. El mensaje generó polémicas en la prensa alemana, que fue la que reveló el incidente, pero dejó en evidencia la escasa sensibilidad de Piñera, cabeza de una de las familias más ricas de Chile y representante conspicuo de las élites de ese país. Ayer, en una entrevista con Joaquín Morales Solá y en ocasión de una opinión sobre el próximo mundial de fútbol, el ex presidente Mauricio Macri se refirió a Alemania como “raza superior”. Una sensibilidad que lo hermana con su amigo trasandino.

Este fue el último #OffTheRecord antes del inicio de la Copa del Mundo que será, también, el primer Mundial desde el nacimiento de Cenital. Para eso hemos convocado nuestra propia selección que desde mañana comenzará la cobertura diaria de Catar 2022. Fernando Duclos, autor del newsletter Nos fuimos mundial. En las redes, atajando lo que no podés perderte del torneo en vivo, Juan Igal. Y para las pelotas paradas, la magia de dos lanzadores: el experimentado capitán Zequi Scher; y el irreverente Roberto Parrottino, que debutó entre semana con el perfil del Papu Gómez. Todos se suben a la Cenitaleta y esperamos que vos también, porque para seguir invirtiendo en periodismo necesitamos de tu apoyo.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván

Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.