Off the record

CABA vs. PBA, una de Avengers

Larreta entre la presión de los intendentes del conurbano y la interna en la Ciudad por el aumento de los contagios en las villas.

Hola, ¿cómo estás? Antes que nada te pido disculpas. Correspondía escribirte ayer, pero mi hijo tenía otros planes como por ejemplo llorar la jornada completa. Intentaré que no se vuelva a repetir, pero no te prometo nada.

Coronaleaks

La muerte de la referente social de La Garganta Poderosa en la Villa 31 Ramona Medina puso en evidencia algo que ocurre hace años en la Ciudad en general y en el larretismo en particular. Lo primero tiene que ver con las promesas de campaña vs. la realidad efectiva. Al comienzo de la gestión PRO, cuando Mauricio Macri prometía “erradicar las villas”, el ex presidente de Boca firmó un convenio en el que pedía que CABA se hiciera cargo de las redes internas de los barrios tanto de agua como de cloacas. Es por eso que el GCBA no puede deslindarse de las responsabilidad del agua en las villas. Si bien es cierto que la inversión en la 31 fue muy importante, hay tres cuestiones a tener en cuenta que marcan a fuego que fue la ciudad la que debería haber abordado la gestión de la crisis: el presupuesto y los 13 años ininterrumpidos que PRO lleva administrando el distrito y las múltiples advertencias de los referentes de La Poderosa y la propia Ramona. El agua no llegó, pero el coronavirus sí. La indignación no suele ser agenda de este espacio, pero hoy es la excepción, porque son tantas las Ramonas en medio de tanto miserable que sigue hablando de “tragedias” que les ocurren siempre a los mismos. 

En cuanto a la praxis política, hace años, el titular del IVC porteño, Juan Maquieyra, y la muy reciente ministra de Desarrollo Social, María Migliore, forman un tándem que creció a la par de sus relaciones con referentes sociales de la Ciudad de Buenos Aires. Entre Maquieyra y Migliore se distribuyen la gestión territorial de casi todas las villas y barrios populares de CABA excepto el barrio Padre Mugica. Esto, que debería haberse modificado con el cambio de gabinete ya que todos dependen de Desarrollo, en la práctica no ocurre porque Diego Fernández, encargado de la 31, se siente incómodo con Migliore. 

Los separa un ethos fundacional: mientras Fernández cree –tal vez por sus antecedentes como propietario de la cadena premium de sushi Dashi– que no hay que tener ningún contacto con las organizaciones sociales, Migliore ha llegado a cultivar algo cercano a la amistad con varios referentes. Sin ir más lejos, hace algunos días, fue Charly Fernández del Frente de Organizaciones en Lucha, quien trazó una diferencia entre el tratamiento del COVID-19 en la 31 y el resto de las villas de CABA en un debate radial. Este vínculo, atípico en PRO, genera recelos varios, siempre en voz baja, porque tanto Maquieyra como la ministra cuentan con el apoyo determinante del jefe de Gobierno.

Sin embargo, a Migliore le llegó un magma del lugar menos pensado: Malena Galmarini, titular de Aysa, apuntó contra la funcionaria que en medio de las denuncias por compras con presuntos sobreprecios en Desarrollo de Nación, supo defender a su par albertista. “Daniel es una persona honesta”, dijo en aquel momento. El enojo de Galmarini tiene que ver con la gestión del conflicto, pero tomó volumen por dos cuestiones muy puntuales: declaraciones de la ministra PRO sugiriendo que la responsabilidad era de Aysa y un ataque en redes sociales que sufrió Malena responsabilizándola por la muerte de Ramona. 

Larreta y los Massa tienen una amistad cultivada durante muchos años. En virtud de eso, el jefe de Gobierno le escribió a la pareja del presidente de la Cámara Baja. No fue el único: también lo hicieron Juanjo Méndez y Diego Santilli. Larreta le pidió bajar el tono de los cruces con su ministra y Galmarini le recriminó el ataque coordinado en Twitter. “Son los mismos que le pegan a Horacio por ‘colaboracionista’ cuando se sienta con Alberto”, se quejaron cerca de Larreta. “No me trasladen sus internas: resuélvanlas”, fue la respuesta de la sanisidrense naturalizada en Tigre.

Ayer se juntaron en Aysa los equipos de su titular –que no estuvo presente porque operaron al padre– con los de la Ciudad. Estuvieron presentes Juanjo Méndez, Marcelo Palacios, María Migliore, Juan Maquieyra y Diego Fernández. El compromiso fue resolver las diferencias para seguir trabajando en conjunto. El tiempo, el coronavirus y las encuestas dirán.

CABA vs. PBA, una de Avengers

Mientras tanto, el GCBA tiene un frente que se bifurca: por un lado, analizar con los especialistas el jueves si mantienen la flexibilización de la cuarentena. “Estuvimos analizando esta primera semana y estamos muy conformes con los resultados”, le dijeron a #OffTheRecord desde Parque Patricios. Por el otro, la presión de los intendentes del conurbano para volver a cerrar las actividades. Los alcaldes cuentan con un dato que los inquieta: uno de cada dos trabajadores de CABA viven en el conurbano. Y hay correlación con los infectados: el 50%, según los jefes comunales consultados por este espacio, tiene su actividad laboral en territorio porteño.

Las esquirlas del coronavirus le llegaron también a Axel Kicillof. Según un análisis del diario La Nación en base a datos del ministerio de Salud, en Ciudad –en proporción– se testea el doble que en el conurbano. Sin embargo, consultados ante este dato, en Nación le restaron relevancia: “Si bien es importante testear masivamente, los dos datos que miramos de cerca son la tasa de positivos y las camas de terapia intensiva”. En castellano: en los lugares donde se testea, la tasa de positivo sigue siendo normal. “Si, por ejemplo, en La Matera o en Caraza no testean, ¿cómo saben que no hay una tasa igual de alta que en la Villa 31?”, consultó #OffTheRecord. “Porque debería haber subido mucho la ocupación de las UTI en esas zonas y no ocurrió”, respondieron los especialistas.

La relación entre CABA y PBA no pasa por su mejor momento y las especulaciones ya son parte de la cotidianeidad de ambos espacios. En CABA creen que los intendentes y el gobernador endurecieron su discurso para poner las luces sobre Larreta y distraer la atención de lo que consideran un abordaje incompleto en territorio bonaerense y que es una estrategia diseñada por CFK para blindar a Kicillof. En Provincia, que tras ser el distrito que más casos tiene, también es el que –por escándalo– con más recursos cuenta. “Encima que cuentan con esa ventaja flexibilizan condiciones que nos pueden afectar más a nosotros porque el sistema de salud de CABA puede resistir una suba en los contagios, el de Provincia no”, se quejan. “Nosotros tenemos que cuidar a los pobres, ellos no tienen OSDE, y la única manera es que no circulen”, concluyeron.

Igualmente, desde ambos espacios le aclararon a #OffTheRecord que la prioridad es dejar de lado las diferencias y gestionar la crisis de la mejor manera posible. Kicillof en este caso tiene una “ventaja” comparativa con Larreta: no hay halcones en su espacio político que crean que 100 muertes por día es una tasa aceptable para volver a abrir la economía. El jefe de Gobierno deberá demostrar en algún momento si quiere administrar exitosamente la crisis y posicionarse para 2023, que cuenta con igual rebeldía que paciencia y no quedar, al final del día, siempre del lado de los “duros”. Por ahora debe tener una preocupación extra: el escándalo por la compra de barbijos. No porque el hecho en sí pueda implicar un dolor de cabeza judicial para algún funcionario sino por lo que sugiere en términos políticos. En rigor de la verdad, las compras en la Ciudad no han sido un canto a la transparencia durante la gestión PRO. ¿Qué cambió, entonces? Es la primera vez que las advertencias provienen de fuego amigo.

(Not) The last dance

El viernes, minutos después de ser entrevistado por Cenital, Martín Guzmán recibió tres contrapropuestas de grupos de acreedores privados. Según un muy recomendable informe de PxQ, la consultora de Emmanuel Álvarez Agis, las tres se ubican en Valor Presente Neto (VPN) por encima de la oferta original del Gobierno, pero muy por debajo de la contrapropuesta que se hizo pública el 5 de mayo. “La buena noticia es que el VPN que cierra el conflicto parece estar más cerca de lo propuesto por el Gobierno que de la oferta inicial de los acreedores. La mala noticia es que resulta poco probable cerrar un acuerdo antes del 22May20”, dice el informe. 

Independientemente de esto, el gobierno no convalida el uso de VPN porque no tiene que ver con el flujo de su capacidad de repago vis a vis los cupones de interés. ¿Cuál es la prima de riesgo, entonces? ¿12? ¿10? ¿8? ¿6? Ese juicio subjetivo determina la “sensación de quita”, por eso el gobierno resalta que en términos de quita de capital la misma es casi inexistente.

El Gobierno va a llegar al viernes con señales de una negociación encaminada que va a ser larga y tortuosa. Si bien el deadline continúa siendo el 22 de mayo con el vencimiento de los 500 millones de dólares, el ministro ya anticipó que “hay una gran probabilidad de que la fecha se extienda”. “Por un lado si la negociación se encamina es probable que el Gobierno alargue el plazo frente a la SEC sin negociar un standstill ni pagar los intereses de los Globales, ya que si hay un avance en un acuerdo que convence a ambas partes no sería esperable que los bonistas gatillen una aceleración. En este caso, si bien se caería en default técnico la relevancia sería mínima. Por otro lado, si las contrapropuestas no avanzan y la negociación se traba, el Gobierno deberá tomar una decisión frente al 22May20 ya que los plazos se alargarían más de lo esperado y caer en default en esa circunstancia podría generar que se gatillen los pedidos de aceleración en los bonos y otros títulos ejecuten las cláusulas de cross-default, generando un costo más adelante para tener que curar estos eventos”, sostiene el informe de PxQ.

Insistimos: la clave de acá al viernes será si el Gobierno puede demostrar un avance en las negociaciones. Según Agis, “el Gobierno se guardó una carta: ‘la redesignación de bonos’, la cual le permite durante o una vez terminado el canje redesignar los bonos elegibles con lo cual puede sacar series de bonos en las cuales no haya tenido buena adhesión, quedarse con las que sí aceptaron el canje y ejecutar las CAC (siempre y cuando llegue a los límites requeridos). A su vez, a través del documento presentado ante la SEC, el Gobierno dejó establecido que quienes ingresen al canje prestan su conformidad para que sus títulos puedan ser utilizados para alcanzar mayorías en futuros canjes”. En criollo: podríamos estar frente a un escenario de Ahora 12 de canjes o “canjes por partes”.

Sin embargo, no es sólo nuestro país el que tiene interés en la negociación. Larry Fink tiene un anhelo de hace muchos años: ser secretario del Tesoro de los Estados Unidos. No sabemos si por ego, filantropía o negocios, pero el CEO de Blackrock persigue esa utopía a través de una fluída relación con los demócratas pro establishment. Los rumores incluso llegaron a decir que iba a cumplir su sueño en caso de que Hillary Rodham Clinton fuera elegida, pero ese plan lo frustró el consumidor de hidroxicloroquina. Lo cierto es que Fink no pierde las esperanzas y apunta a noviembre/enero. Sin embargo, hay un dato previo: cuando sos secretario del Tesoro tenés que deshacerte de una cantidad de especies financieras porque si no deberías administrarlas en conflicto. Ahora, cuando te los deshacés tenés una franquicia que consiste en que no pagás impuestos por esa operación. En el caso de Fink, bueno, hagan la cuenta ustedes. 

Bonus track (laboral)

  • Ayer a la tarde en Radio Con Vos, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, dijo desconocer el despido de 30 operarios de una contratista de Siderca del Grupo Techint. Al ministro le hace falta un buen clipping. Además, dijo que no iba a quitarle el aval de su cartera al acuerdo por suspensiones en Mondelez que criticó Máximo Kirchner en el Congreso. 
  • No es la primera vez que Moroni tercia –o quiere– en favor de Techint. Cuando los despidos en los que Alberto Fernández llamó “miserable” a Paolo Rocca, el ministro habló con Daniel Novegil, se justificó por la intervención estatal y alegó presiones de “sectores duros del kirchnerismo”.  

Antes del libro, te quiero recordar que –producto de la situación global y del rubro en particular, pero también del ethos de Cenital– abrimos la posibilidad de que seas parte del proyecto a través del sistema de apoyo económico para poder seguir creciendo. 

La recomendación de hoy es ¡Fusilaron a Dorrego!, de Raúl Fradkin.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván

Este es el newsletter Off the record de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo en tu correo. Es gratis.
Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.
@ischargro

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.