Una semana en paz

Horacio Rodríguez Larreta sostiene a Fernán Quirós y profundiza la tensión con Mauricio Macri. Las externalidades de la colecta de Santiago Maratea para Independiente. Objetivos y resultados del viaje de Sergio Massa a Brasil.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien.

Las carencias de la política en la representación de la ciudadanía quedaron en evidencia con otro episodio ocurrido durante esta última semana, cuando el influencer Santiago Maratea anunció que motorizaría una colecta entre los hinchas de Independiente destinada a aliviar la precaria situación financiera en la que se encuentra el club. La transparencia sobre las condiciones en las que Maratea realiza su tarea -que luego de una serie de cuestionamientos presentó como un trabajo y que le rendirá el 5% del total que se recaude en su rol de fiduciario- es similar a la que le imprime a sus otras movidas solidarias aunque haya recibido señalamientos por idas y vueltas respecto al monto mencionado, ya que no existe obligación legal de pagar al fiduciario una comisión por su trabajo como justificó inicialmente. El soporte legal a Maratea lo brinda su abogada Marcela Cano, que es también su apoderada en el fideicomiso que tiene a cargo Claudio Levy.

Si bien el porcentaje recibido -dados los montos que se buscan movilizar y el hecho de que se trata de un valor libre de gastos adicionales- supera largamente los montos habituales que pueden encontrarse en el mercado por cumplir esa función de “manejo transparente del dinero”, en el caso del influencer es poco: sólo con la presentación en sociedad de la idea, Independiente recaudó más de 600 millones de pesos, la agenda sobre el club de Avellaneda se focalizó en la colecta y no en la renuncia de Fabián Doman y la crisis institucional que atraviesa el club y hasta coincidió -en un hecho nada desdeñable para los hinchas del fútbol- en un regreso al triunfo del Rojo frente a Belgrano.

Las externalidades que pueden surgir a partir de esto merecen un poco más de atención y el camino que llevó a Independiente a esta situación están unidos por un hilo invisible. La continuidad de Néstor Grindetti al frente de la institución está supeditada, entre otras cosas, a su candidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires en el espacio de Patricia Bullrich. La titular en licencia del PRO tiene que definir quién va a ser su hombre en territorio bonaerense: el propio Grindetti, Cristian Ritondo, Joaquín de la Torre o Javier Iguacel.

La prioridad para la actual conducción del Rojo es pagar una deuda heredada de la gestión Moyano de 5.7 millones de dólares con el América de México por el pase de Cecilio Domínguez que le permitiría a Independiente levantar la inhibición para contratar refuerzos. Es decir: en la propia conducción del club ven lejana la posibilidad de llegar a los 22 millones de dólares que se puso la colecta como objetivo inicial. Si esto fuera así -es imposible saberlo con anticipación dada la cantidad de variables en juego-, la pregunta que se impone es cómo cubriría el club el gap entre la gesta de Maratea y el dinero necesitado.

En Cenital nos importa que entiendas. Por eso nos propusimos contar de manera sencilla una realidad compleja. Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir. Sumate a nuestro círculo de Mejores amigos.

¿Es la colecta un medio para un fin? La posibilidad de que aparezcan empresarios convencidos de las bondades del mercado libre o fondos provenientes de Qatar para un protogerenciamiento son desmentidos con la misma firmeza que las versiones que circularon luego de la renuncia de Doman, que aseguraban un compromiso de la actual gestión con el periodista de 30 millones de dólares que, cuando fueron reclamados, ya habían pasado a mejor vida: la de la campaña en Provincia de Buenos Aires. Esto, siempre según el entorno de Doman, habría provocado la renuncia a un cargo que originalmente estaba previsto para Enrique “Quique” Sacco, actualmente en TNT Sports y pareja de María Eugenia Vidal.

Maratea respondió a través de una serie de historias en Instagram impugnando a quienes denunciaban una “sociedad” entre él y el PRO. Los señalamientos al influencer responden a una serie de concatenaciones presuntamente -y posiblemente- casuales, pero que en la arena política se vuelven sugerentes. Maratea reconoce a Enrique Piñeyro como uno de sus mentores, se fotografió con Patricia Bullrich en la fiesta de la Revista Gente, derramó una lluvia ácida sobre Máximo Kirchner y, en su última disrupción pública, decidió, a través de Juan Marconi -amigo personal y nexo en esta movida-, colaborar con una de las gestiones más partidizadas políticamente en el fútbol argentino. Nada de esto define una adscripción política per se, tal vez sí una comodidad con un ecosistema de relaciones.

No es la única secuencia que depositó la atención en el PRO durante estos días. En la última semana tomó fuerza la versión de Vidal como candidata de síntesis en la Ciudad de Buenos Aires, un proceso que derivaría como lógico luego de su regreso como diputada porteña. En el entorno de MEV pasaron de rechazar terminantemente esta posibilidad a responder que “María Eugenia va a decidir qué va a hacer esta semana”. Esa definición no tiene que ver -o al menos no directamente- con CABA sino con su candidatura presidencial. La posibilidad o no de Vidal como síntesis no depende de Horacio Rodríguez Larreta -que podría aprobar esa salida por arriba- sino de Mauricio Macri que, según gente de su propio entorno, está “empecinado” con la candidatura de su primo Jorge. La pregunta se hace sola: si con la candidatura de Macri (p), Macri (M) corre riesgo de perder la Ciudad, ¿por qué se obceca? ¿Qué le garantiza el ex DJ? ¿O, como se dijo en varias ocasiones, en realidad “es al único de la familia que Mauricio no controla”?

Algunas de las encuestas que maneja el jefe de Gobierno lo sitúan a Fernán Quirós en paridad con el ministro de Gobierno, pero con una mucha mayor potencialidad y consolida la idea del larretismo de fortalecer al médico. “Horacio dijo que quería un candidato único del PRO, no dijo qué candidato”, resumen en el entorno del jefe de Gobierno. Esos sondeos, que también llegan al edificio Vacaciones donde Macri tiene sus oficinas, ponen nervioso al ex Presidente. La posibilidad de sostener a Quirós podría implicar tres cuestiones. Las dos primeras, más visibles: un Larreta decidido a abrir un nuevo foco de tensión con Macri -que ya no tiene demasiadas herramientas confesables para presionar a H luego de la lluvia ácida por las concurrentes en la Ciudad- o un reconocimiento del jefe de Gobierno de los números que difunden sus adversarios a nivel nacional y, por lo tanto, la necesidad de asegurarse, al menos, el bastión electoral histórico de su partido para sí. La tercera, menos evidente, pero tal vez más útil: Larreta quiere al candidato que más mida para metabolizar el argumento que entrega la Ciudad por su candidatura. Hoy, eso sólo lo garantiza Vidal.

Es sintomática, en un espacio que mide cada paso de su discurso público, la reciente manifestación de Julia Pomares, actual jefa de asesores de Larreta, sobre la situación del turismo en la Argentina. Pomares, una funcionaria de fortaleza técnica y que proviene del think tank CIPPEC -cuya actuación y mirada debía ser relativamente transversal y dialoguista con los distintos sectores-, se manifestó en muy duros términos respecto de la situación del turismo en la Argentina. Fue desmentida no sólo por actuales funcionarios del área de turismo a nivel nacional y de diferentes provincias sino también por empresarios y por el titular de la cámara que reúne al sector.

Su diatriba, que sólo encontraba datos concretos en relación al turismo receptivo por vía aérea, omitía incluso en este rubro mencionar que la interrupción de vuelos de aerolíneas internacionales a la Argentina se produjo -unánimemente- durante el pico de la pandemia y tras la durísima recesión durante los dos últimos años del macrismo. El sector turístico, por lo demás, está hoy por encima de 2019, a pesar del golpe que significó, para los viajes, el Covid. Pomares dejó pasar la oportunidad de construir -en su propio discurso sobre el sector turístico- un relato “más allá de la grieta” en línea con lo declamado por su sector y anclado en políticas con razonable valoración social.

Durante el gobierno de Macri, la incorporación de las aerolíneas low cost permitió sostener los niveles de pasajeros de transporte aéreo incluso durante la recesión e impulsó un abaratamiento de vuelos en muchos de los principales destinos del país. Lejos de desaparecer con el gobierno actual, las low cost ampliaron su participación en el mercado de cabotaje -incluso con las regulaciones vigentes en materia de precios-, una muestra de la razonabilidad y viabilidad de dicha política. De la gestión vigente podrían destacarse los efectos del programa Pre Viaje, que sostuvo la actividad en tiempos de pandemia y hoy está contribuyendo a generar economías regionales que funcionen todo el año, cuando antes eran estacionales. Los resultados en materia de sostenibilidad y escala para montones de destinos en todo el territorio, deberían contribuir a federalizar tanto el desarrollo como la actividad económica. La elección de la confrontación incluso allí donde la construcción sobre cimientos comunes es posible y respaldada incluso en las encuestas habla sobre cuestiones más estructurales que las de política pública elegidas.

Pasaron también relativamente desapercibido en cuanto al sector turístico los resultados de Aerolíneas Argentinas. La compañía cerró el 2022 con el menor déficit desde su estatización, manifestó su intención de no utilizar fondos públicos durante el corriente año y financiar su intención en el mercado. De lograrlo, habrá dado un paso en mostrar su viabilidad de largo plazo como empresa pública, lo que la pondría en mejores condiciones para recibir embates privatizadores. A pesar de las críticas que recibió este newsletter en su entrega sobre el diseño institucional de la línea de bandera -y que sostiene sin grises-, es serio reconocer que parte de la mejora del resultado operativo haya derivado de nuevos acuerdos en materia de negociación colectiva -que redundaron en la eficiencia del régimen de descansos en vuelos internacionales y del personal técnico-, poniendo foco en la productividad de la compañía y su alineación a los estándares internacionales existentes.

Mientras tanto, Alberto Fernández y Sergio Massa arrancan la semana en Brasil, en un viaje que continúa la gestión que el Presidente encaró en videoconferencia con Lula da Silva la semana pasada y que se dirige a lograr que Brasil cumpla con los compromisos manifestados durante la visita del mandatario a Buenos Aires a comienzos de año. Massa trabajó junto a su par Fernando Haddad un esquema de financiamiento de exportaciones brasileñas a nuestro país que fue anunciado en la declaración conjunta, pero que, a la fecha, no fue puesta en marcha por la parte brasileña. El acuerdo, que permitiría aliviar las urgencias en materia de divisas a partir del financiamiento a plazo de los pagos de importaciones, encuentra limitaciones en las instituciones del país vecino condicionadas por límites normativos, constitucionales y políticos. Entre las opciones analizadas -y que deberían encontrar algún resultado concreto en la visita de las autoridades- se analizan diversas alternativas. Desde el financiamiento directo de las empresas brasileñas a partir del banco de desarrollo BNDES, hasta un acuerdo de swap de monedas similar al vigente con China o la ampliación del período de liquidaciones para el sistema de pagos en monedas locales.

Los límites que la Constitución impone a la actuación del Banco Central de Brasil en la gestión de sus reservas y en materia de financiamiento del tesoro -en una institución que, para peor, dirige a partir de la ley que dio independencia, Roberto Campos Neto, enemistado con Lula y percibido como cercano a Jair Bolsonaro-, así como las sensibilidades políticas que afectan a los funcionarios del Banco de Desarrollo, políticos y de carrera, tras las múltiples prisiones y la criminalización que Lava Jato significó para las políticas públicas de apoyo a la internacionalización del sector privado, mantienen el interrogante sobre el verdadero alcance de lo que Fernández y Massa vayan a anunciar.

En cuanto a los montos, la declaración del secretario ejecutivo de Haddad, Gabriel Galipolo, que ubicó en seis mil millones de dólares la porción del mercado argentino que Brasil perdió en relación a China por no aplicar políticas de financiamiento de sus exportaciones debería dar una pista respecto de la magnitud de los anuncios en discusión. De obtener resultados, Massa cerraría en Brasil, la serie de acuerdos “multipolares” que ha buscado también en Washington y Beijing para enfrentar la seria situación de divisas que el país enfrenta y que la sequía agravó dramáticamente.

Este jueves 4 de mayo organizamos en la Feria del Libro una actividad llamada arbitrariamente “La gente no lee” y otros mitos: medios digitales y juventud, donde estaremos conversando con Florencia Alcaraz (LatFem), Julia Mengolini (Futurock), Pablo M. Fernández (Chequeado), Agustina Leunda (El Método Rebord) y Eial Moldavsky. Será a las 20:30 hs. en la Sala Storni. Se pueden anotar acá.

Y la semana que viene voy a coordinar la mesa Literatura y política, de Borges a Fouché con Miguel Ángel Pichetto y Jorge Argüello. Es el miércoles 10 de mayo a las 19:00 hs. en la sala Victoria Ocampo. Estate atento a las redes de Cenital ( @cenitalcom en Twitter, Instagram, Facebook, LinkedIn, y Telegram) para las coordenadas y entradas gratis. Quienes formen parte de la Comunidad de Cenital tienen doble chance. Recordá que podés sumarte acá.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván.

Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.