Prepárense para perder

Tolerancia 0

La falta de herramientas del fútbol contra la violencia de género. Pichot va por el poder en el Rugby Mundial.

Hola, ¿cómo estamos?

Este correo está especialmente pensado para vos que, en la primaria, te mofabas de los de anteojitos que preferían practicar el jaque mate pastor a patear penales en el recreo. Mientras estás haciendo abdominales delante de un celular y te amputarías el meñique a cambio de un Victoriano Arenas-Lamadrid en la televisión, te cuento que el 5 de mayo comienza la Copa de las Naciones, algo así como la Copa Davis del ajedrez, que será virtual, con 180 mil dólares de premio, una audiencia de más de un millón de personas y, claro, la presencia del eterno Garry Kasparov. 

Tolerancia 0

El 28 de noviembre de 2019, Jonatan Cristaldo, futbolista de Racing, recibió una denuncia por violencia de género. Ese día, al ser consultados sobre si seguiría jugando, dos miembros del club respondieron igual: “Yo no soy la Justicia”. Justicia, en mayúscula, remite al Poder Judicial y, en minúscula, es un valor. Pero la marea de las redes sociales le copó los celulares a los dirigentes. En una resolución de la que participó una sola mujer, con la mayor parte de los encargados de la toma de decisiones convencidos de no hacer nada –incluídos representantes de organizaciones del fútbol–, el presidente Víctor Blanco decidió suspenderlo cinco días.

Racing, a través de un comunicado, se comprometió a: “Elaborar un protocolo de actuación en casos de violencia de género, realizar jornadas de sensibilización con sus futbolistas (planteles masculino y femenino), y con chicos y chicas que participan en las diversas actividades del club”. Hasta la fecha, nunca ocurrió eso.

El último martes, Sebastián Villa, wing de Boca, fue denunciado penalmente y acusado socialmente por sus últimas dos novias por violencia de género. Agrupaciones de adentro y de afuera del club presionaron en las redes bajo el lema “Tolerancia 0” para que lo expulsaran. La institución sacó un comunicado y asumió: “Profundizar sobre el episodio y tomar las medidas que correspondan”.

En el fútbol, uno de los fenómenos sociales más masivos de Argentina y del mundo, se abre un debate obligatorio: ¿Qué deben hacer los clubes frente a la violencia patriarcal?

Yo soy varón y creo que no soy quien debe dar esa respuesta. Por eso, le escribí a Nuria Escobar, vocal de la Comisión Directiva de San Lorenzo, parte de la flamante Subsecretaría de Género del club, para saber qué pensaba: “No debemos olvidar que los clubes no son meramente instituciones deportivas: por el club transitan deportistas, empleadxs e hinchas y cumple una función social de inclusión y recreación que sobrepasa al fútbol. Hay una corresponsabilidad de los clubes como parte de la sociedad en este tema. En este sentido, es necesario que haya, de parte de la dirigencia de los clubes, una fuerte convicción en contra de la violencia de género y eso debe verse reflejado en las acciones que lleva a cabo: ya sean formación y capacitación para todxs lxs que integran el día a día del club, acompañamiento a quienes sufren violencia y acciones que sancionen a aquellos que reproducen esa violencia”.

Aclaración de vestuario: Las respuestas del fútbol no deben sólo buscarse en el fútbol, así que acá van tres recomendaciones para pensar:

  1. Las madres de Melina Romero, de Araceli Fulles y de Lucía Pérez en un conversatorio de La Vaca sobre los femicidios de sus hijas piensan de qué hablamos cuando hablamos de femicidios, a qué llamamos “justicia” y qué tienen en común los casos.
  2. Para pensar cómo arranca la violencia: “Femicidios: de la raíz a la emergencia
  3. Indispensable informe de Florencia Halfon Laksman en Cenital: Quedarte en casa con tu agresor: los femicidios en cuarentena

¿Qué herramientas tienen hoy los clubes?

  • Solamente cuatro equipos de Primera cuentan formalmente con áreas de género: San Lorenzo, Vélez, Rosario Central y Estudiantes de La Plata.
  • En noviembre del año pasado, Newell’s aprobó en Comisión directiva un protocolo de Actuaciones ante Situaciones de Violencia y Discriminación por Razones de Género y/o Diversidad Sexual. 
  • A partir de la incorporación de Ricardo Centurión, quien había tenido una denuncia por violencia de género, Vélez aplicó un agregado contractual especial en caso de que recibiera otra acusación. Lo mismo para todo el plantel.
  • Frente a un caso de violencia de género, Rosario Central puso una multa económica y donó ese dinero a la Fundación Micaela.
  • El 9 de marzo, la AFA presentó su Departamento de Equidad y Género y anunció que se encontraba trabajando en la formulación de un Protocolo contra las Violencias: “El fin es que los clubes tengan las herramientas necesarias para poder erradicar la violencia”. 
  • El jueves pasado, la Comisión Directiva de Huracán aprobó el Protocolo Institucional de Acción para la prevención e Intervención ante Situaciones de Violencia y/o Discriminación por cuestiones de Género y/u Orientación Sexual.

¿Qué herramientas tiene el mundo del deporte?

La cocina de la decisión de la AFA

La derrota electoral de Daniel Angelici en Boca, la alianza con Marcelo Tinelli y las aguas calmas con Rodolfo D’Onofrio le dieron a Chiqui Tapia la hegemonía política para poder tomar una de las decisiones más fuertes de su gestión en la AFA. El enemigo declarado es Andrés Fassi, presidente de Talleres, quien está a favor de las sociedades anónimas, y pierde poder al estar en Córdoba.

Se aprobó, vía reunión virtual, tras un maratónico despliegue por WhatsApp, un paquete de medidas, que van desde la finalización de la temporada, pasando por la suspensión de descensos hasta la clasificación a las Copas. Futbolistas Agremiados, el sindicato, se mostró en contra de estas decisiones. Su secretario general, Sergio Marchi, acusó a los dirigentes de “tener problemas cognitivos para escuchar las cosas”. Hay temor en cómo repercute en los salarios y en los contratos de jugadores: 2050 acuerdos culminan en junio (25% en Primera, 47% de la B Nacional, 67% de la B Metropolitana, 80% de la C y 78% del Argentino). El colectivo Futbolistas Unidxs pide un salario universal y un piso de 34.000 pesos para los de Primera. Pero la vuelta al fútbol cada día parece más lejana.

El marco sigue siendo el mismo: no tomar determinaciones hasta que la FIFA y el Gobierno argentino lo autoricen. Michel D'Hooghe, presidente del Comité Médico de la FIFA, sugirió que el fútbol no debe volver antes del 1 de septiembre y el ministro de Salud, Ginés González García, declaró: “No estamos ni cerca de que vuelva el fútbol”.

Con una sustancial diferencia respecto de Europa: la televisación, por ahora, no aprieta y promete seguir pagándole a los clubes.

Aunque este último aspecto es el que dividirá las aguas en el fútbol argentino: los grandes no quieren regresar sin público –para Independiente, el ticketing es el 60% de sus ingresos– y a los chicos la televisación les alcanza –para River, la TV es el 6% de la facturación anual frente al 15% de otros–. Este escenario lo explica brillantemente Alejandro Casar González en La Nación.

A su vez, la AFA confirmó que seguirá bajando la plata para pagar los contratos profesionales de fútbol femenino, lo cual no significa que los clubes, luego, abonen el total de los acuerdos, ni que los ingresos les permitan sobrevivir económicamente a las jugadas.

Los traidores: rebelión en la UEFA

“Los belgas y aquellos que estén considerando hacer lo mismo ahora se arriesgan a no participar en las competiciones europeas el próximo año”. Aleksander Ceferín, presidente de la UEFA, sabe que la Champions League es su principal arma de amenaza. Hace un mes, tras concluir una reunión con Jaume Roures, director de Mediapro –dueña de los derechos televisivos de la Liga, de La Ligue 1, de la Champions–, la entidad europea hizo una reunión virtual con todas sus federaciones afiliadas solicitándoles que terminaran sus temporadas. Salió mal.

Ésta semana la división se hizo evidente: por un lado, quedaron Alemania, Italia, Inglaterra y España, con la intención de regresar; por otro, Bélgica, Países Bajos y Francia.

Alemania diseñó un protocolo muy preciso, aunque complejo para implementar en otros países que no tengan su infraestructura. En Italia, la Federación y los clubes habían acordado retornar para salvar 700 millones de euros, pero el Estado puso un freno. La Premier League diseñó su Projetc Restart y promete regresar el 12 de junio. Aun así, está fría la vuelta.

El chiste, en París, es que el más contento con todo esto es Neymar: hace la cuarentena en su mansión de Río de Janeiro, donde escapa cada vez que tiene un mínimo desgarro.

Argentinos al poder

Agustín Pichot, medio scrum de Los Pumas en cuatro mundiales, pateó el tablero cuando, en medio del Mundial de Tokio del año pasado, anunció que iría por la presidencia de la World Rugby. Ya era el vicepresidente de la entidad, pero apostó por sacarle la silla a Bill Beaumont, un británico 23 años mayor que él. 

Beaumont ganó en 1980 el Grand Slam para la Selección de Inglaterra. Fue capitán de los British Lions, un equipo de rugby tour conformado por británicos. Representa los valores tradicionales y, sobre todo, una mirada del negocio –y, por lo tanto, del poder– centrada en Europa.

Pichot busca desafiarlo. Abrir el rugby al mundo, cambiar la participación democrática interna y organizar mayor cantidad de torneos a nivel internacional. Algo que, salgan como salgan los comicios, deberá montarse de todas maneras debido a la crisis económica que dejará el coronavirus.

La elección es de lo más particular: comenzó el 26 de marzo y, tras idas y vueltas, dará su resultado final hoy por la mañana. No todos los países tienen el mismo peso: los del Seis Naciones (Inglaterra, Francia, Italia, Gales, Irlanda y Escocia) y los cuatro del Rugby Championship (Argentina, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia) suman 3 votos cada uno mientras que Uruguay o Estados Unidos tienen uno solo.

No hay muchos compatriotas que hayan dirigido entidades deportivas a nivel mundial: uno es Horacio Muratore, actual presidente de la Federación Internacional de Básquetbol (FIBA); otro fue Sarkis Kaloghlian, mandatario a fines de los 80 de la Federación Internacional de Judo (IJF); y otro es Horacio Areco, presidente de la Federación Internacional de Polo (FIP). Vale siempre aclararlo: Julio Grondona nunca fue, formalmente, el uno de la FIFA. 

El escenario lo pinta muy bien Jorge Búsico.

Pizza post cancha

  • Esta semana falleció Michael Robinson. Primero, delantero del Liverpool campeón de la Copa de Europa en 1984. Luego, comentarista y magnífico periodista. Sus Informes Robinson son una invitación obligatoria a todo aquel que le gusten las historias. El del Trinche Carlovich, para mí, es emocionante y se lo recomiendo a toda persona que quiero. 
  • Ramón Rodríguez Verdejo, más conocido como Monchi, es el director deportivo top del mundo. Entre 2017 y 2019, se fue a la Roma, cuyos dueños son los propietarios de los Celtics de Boston, a quienes les copió infraestructura de scouting. Regresó al club andaluz, que ahora sacó una serie explicando su trabajo. 
  • Somos de la Generación Messi y yo soy partidario de mirar todo lo que sale de él. Netflix acaba de lanzar MatchDay: inside FC Barcelona. ¿Lo mejor? El 10 y Suárez preparando un asado a la leña.
  • Ayer fue 1 de mayo, Día del Trabajador. César Carignano, ex delantero de Colón, entre otros diez equipos, ahora es un escritor de primer nivel. En este texto, titulado “Es más libre el dinero que los futbolistas”, reflexiona sobre la condición de laburante del jugador. 

Esto fue todo. Ya llegará el día en que podamos hablar de tácticas. Mientras tanto, les hago la última recomendación: cuando ya no sepan que hacer, hagan jueguitos.

Abrazos, 

Zequi

Este es el newsletter Prepárense para perder de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy periodista desde 2009, aunque pasé mi vida en redacciones con mi padre. Cubrí un Mundial, tres Copa América y vi partidos en cuatro continentes diferentes. Soy de la Generación de los Messis, porque tengo 29 y no vi a Maradona. Desde niño, pienso que a las mujeres les tendría que gustar el fútbol: por suerte, es la era del fútbol femenino y en diez años, no tengo dudas, tendremos estadios llenos.
@zequischer

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.