Tiempos recios

Un domingo cargado de elecciones en la región. Incógnita por el resultado en Perú, donde la diferencia entre los candidatos es ínfima y resta contar votos. Y un buen resultado para la fuerza de López Obrador en México, aunque peor al obtenido en 2018.

Buen día, ¿cómo estás? 

Termino de escribir esta entrega el lunes a las 9 de la mañana y aún no podemos hablar sobre el próximo presidente o presidenta de Perú porque todavía no lo sabemos. Hasta el momento, con el 93% de las actas escrutadas Keiko Fujimori consigue una mínima ventaja sobre Pedro Castillo, pero todavía faltan contar votos del interior. 

En México, López Obrador pierde diputados en el Congreso aunque su partido resultó ser el más votado. La alianza opositora del PAN, PRI y PRD crecen como bloque y consiguen las bancas suficientes como para frenar las propuestas más estructurales de cambio que puedan surgir desde el gobierno.

Vamos con los primeros apuntes de esta doble jornada electoral en América Latina. 

Empezamos. 

Leve ventaja para Fujimori 

Hasta el cierre de esta entrega, la candidata conservadora de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, supera a la opción de izquierda de Perú Libre, con Pedro Castillo, por menos de un punto: 50.3% de los votos válidos para Fujimori, 49.6% para Castillo, poco más de 100.000 votos de diferencia.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Los dos candidatos llamaron a esperar los resultados en calma, ninguno se adjudicó apresuradamente el triunfo y, hasta ahora, todo viene bastante tranquilo. Este punto es importante si tomamos como antecedente las presidenciales de 2016. 

En esas elecciones, Keiko Fujimori peleó hasta último momento los resultados frente a Pedro Pablo Kuczynski y llegó a decir que le habían robado las elecciones. No sería una sorpresa que pase algo similar en esta en la que lo que tienen para perder los sectores conservadores y liberales es mucho más que en la elección anterior. 

Todos esperan en silencio porque resta contar los votos que llegarán de la zona rural que podría beneficiar a Pedro Castillo. Por eso es que, hasta el momento, los candidatos se vienen comportando de manera cautelosa y prefieren esperar. 

Hasta ahora, no hay más que eso, toca esperar. 

López Obrador retrocede en Diputados 

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena), del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), fue el partido que consiguió el mejor resultado en las elecciones legislativas de este domingo pero no alcanza la mayoría absoluta que tenía en Diputados.

Hasta el cierre de esta entrega no contábamos con los resultados finales sino con las proyecciones oficiales que nos deja el conteo rápido. Haré algunos apuntes de esta elección en base a las estimaciones oficiales hechas por el Instituto Nacional Electoral (INE) de México. El resultado puede variar levemente con los números oficiales totales.

Morena gana pero pierde bancas. Hasta el momento, Morena tenía una mayoría absoluta propia, contaba con 256 de los 500 diputados en el Congreso. Después de la elección del domingo, Morena pasará a tener entre 190 y 203 diputados, una caída del 20% de sus bancas, según las estimaciones del INE. El resultado no es malo pero es más bajo que lo conseguido en las elecciones de 2018.

Mayoría pero con aliados. Si sumamos los partidos aliados al oficialismo, me refiero al partido Verde Ecologista (PVEM) y al partido del Trabajo (PT), AMLO podría sumar entre 265 y 292 bancas y mantener la mayoría de la mitad más uno de los miembros aunque con un 10% menos que la representación actual. Esto significa que dependerá mucho más de sus aliados en el Congreso que en estos últimos años. 

Límites al oficialismo. Sin embargo, todos ellos juntos, tampoco alcanzarían la mayoría especial de los dos tercios, es decir de 334 diputados. El bloque oficialista sumaría, como máximo, 292 según el conteo rápido. Este escenario le permitiría avanzar con algunas leyes pero no, por ejemplo, con modificaciones constitucionales.

La oposición recupera espacios. Entre los partidos tradicionales, el conservador Partido Acción Nacional (PAN) fue el segundo más votado después de Morena y estaría cerca de alcanzar 117 diputados. Eso significa 40 bancas más de lo que tiene hasta ahora. Mientras que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), bastante más lejos que el PAN, sumaría entre 63 y 75 lugares. Mucho más lejos que estos dos queda el partido de la Revolución Democrática (PRD), que no superaría los 21 diputados. 

Para estas últimas elecciones, el PRI, PAN y PRD inauguraron una alianza opositora fuera de serie. En conjunto, el bloque opositor tendría entre 181 y 203 legisladores, un número suficiente como para frenar muchas de las iniciativas impulsadas por el gobierno. En conjunto suman un aumento de más del 40% de bancas en el Congreso.

Buena participación. De acuerdo con los datos del INE, la participación estuvo cerca del 52% y eso es un número alto comparado con elecciones anteriores al 2018. 

Gobernadores. Además de los 500 diputados del Congreso, en esta elección se definían 15 de los 32 gobernadores y más de 20.000 cargos locales. No tenemos lugar aquí para analizar cada caso ya que responden a lógicas locales. Lo que sí podemos destacar es una tendencia nacional: el incremento de mujeres gobernadoras. Esto es así porque a pesar de que en 2014 ya regía el requisito de paridad de género en las listas fue recién en 2019 cuando comenzó a exigirse en todos los cargos y no solo en el Legislativo. 

Hasta acá lo que podemos analizar de las elecciones del domingo con los datos que tenemos. En la semana, con los resultados finales, podremos profundizar el análisis. 

Nos vemos la próxima,

Ayelén

PD: Si querés, podés colaborar con Cenital para que sigamos haciendo periodismo.

Soy periodista especializada en política internacional. Estudié Ciencia Política (UBA) y tengo un máster en Periodismo (UTDT). Viví un tiempo en Caracas, Madrid y Londres. Co-conduzco la Edición Internacional del noticiero de TV Pública y soy columnista en la semana en la Edición Central. Produzco y conduzco el podcast de análisis político de la revista Nueva Sociedad y escribo en distintos medios como Le Monde Diplomatique. Tengo tres obsesiones políticas: Bolivia, Brasil y Venezuela.