Off the record

Son tiempos difíciles para los soñadores

El crecimiento del delito llega en el peor momento de la interna Berni-Frederic. El virus, en alza. Habla Canicoba Corral.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien. Antes que nada, perdón por la demora. El bruxismo me jugó mal y tuve que escapar raudamente al dentista. Así que pongámonos en marcha rápidamente.

Inseguridad e internas: un combo ideal, pero al revés

La Provincia de Buenos Aires fue agenda durante esta semana por todos los aspectos que destacan con método sus críticos más permanentes: incremento de la inseguridad, disputas políticas en medio de la gestión y un intendente peronista envuelto en una polémica opaca. Vayamos de a uno.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

#OffTheRecord está en contra de todo lo malo y a favor de todo lo bueno. Hecha esta salvedad, el episodio de Mario Ishii merece hacerle un zoom muy detallado. En el video que se viralizó hace algunos días, Ishii rigorea a un grupo de caballeros que, por lo que se desprende del registro audiovisual, no estaban cumpliendo las tareas asignadas de una manera satisfactoria para el jefe comunal. “Cuando se mandan una cagada que me venden falopa yo los tengo que cubrir”, dice el Japonés en el fragmento más difundido. El video sigue, pero se conoce menos: “Entonces, muchachos, ojo al parche que los tengo a todos anotados para rajar. Esperen que no tengo tiempo a todos de atenderlos, porque todavía tengo un montón de gente enferma”. 

El episodio, que es sin duda condenable, evidencia con mucha claridad un fenómeno extendido: casi todos los intendentes conocen a los transas de su zona y los gestionan políticamente. La realidad es incluso peor: de no hacerlo, el problema podría ser mayor que la propia “connivencia”. José C. Paz tiene una dificultad extra: el 70% de su economía es informal. La logorrea de Ishii, además de hacer que dé las explicaciones correspondientes, debería servir para abordar el tema con mucha más seriedad que la capitalización política de la coyuntura.

Ishii diría luego que se refería a ansiolíticos. La justicia le abrió una causa por averiguación de delito. Quien haya registrado el momento debe estar preocupado: Ishii es un hombre decidido. Algunos cuentan que el propio Jaime Stiuso huyó en su momento de la Argentina, entre otras cosas, por temor a viejas cuitas con el hombre del poncho. Los mismos sugieren que la filtración puede haber sido una gentileza del ex espía. Rumores. 

No es el único problema que enfrenta la Provincia. Si bien los números oficiales de delitos contra la propiedad –denuncias ante comisarías y juzgados– y también los no oficiales –relevamiento territorial de los intendentes– están en niveles prepandemia, la tendencia va en alza y promete agravarse producto del deterioro de las condiciones económicas. La interna Berni-Frederic no podría llegar en peor momento. Los motivos que esgrimen unos y otros exceden la anécdota de la discusión: el envío de fuerzas federales al territorio más caliente. Las cifras son tan distantes entre ambas jurisdicciones que no tiene sentido reproducirlas. “Si poníamos a un hippie en 10 días la teníamos a Bullrich patrullando el conurbano”, explican desde el entorno del Gobernador. Berni, además, se lleva la marca. 

Por ahora, la estrategia le sirve a la idea de contención provincial e incomoda a la Casa Rosada. El análisis político puede ir más allá. Sin habérselo propuesto, la tensión entre las máximas autoridades de Seguridad en el oficialismo podría ser win-win: una discusión entre los dos perfiles más extremos que puede resistir la coalición sin la posibilidad de que la oposición capitalice los hechos de inseguridad. Berni es hoy para el Frente de Todos, antes que cualquier otra cosa, un elemento funcional de cara a la opinión pública. El equilibrio, claro, es finito, como la salud del Señor Burns.

Un factor incómodo se le agrega a este debate: Berni cree que algunos integrantes del gobierno están más preocupados por trabajar periodistas que por resolver los problemas. “Nunca nadie me pidió la renuncia. Hay dos o tres funcionarios irresponsables que se dedicaron a hacer operaciones y que me parece que les salieron muy mal”, le dijo anoche a C5N el ministro bonaerense. Un dato desalentador para el oficialismo: uno de esos funcionarios es una persona de confianza del Presidente. 

Coronavirus

Ayer dos de los sanatorios privados más importantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires rechazaron pacientes por primera vez producto de una ocupación del 100% en sus camas de terapia intensiva. “Hay mucha UTI ocupadas porque tienen el piso con muy pocas camas, entonces llevan mucho moderado a terapia. La tasa de ‘respirados’ en intensiva es 50 o 55%, extremadamente baja”, explicó ante la consulta de #OffTheRecord un importante funcionario porteño. 

La ocupación en las UTI Covid del sector privado en CABA es del 78.2% y 62% en el público. Según los registros oficiales –de los cuales descreen algunos especialistas– el 30% de la población en la capital utiliza el sistema público de salud y el resto se atiende en el sector privado. “Como esta pandemia le pegó primero a los más pobres, durante todo el primer período tuvimos 70% atención pública y 30% privados, hace un mes 60 público - 40 privado, hace dos semanas 50-50 y estos últimos días viene 45 público y 55 privado, por eso se están tensando: porque el virus está migrando a los barrios más acomodados”. Este no es un dato menor: para los medios de la Capital no vale lo mismo un joven de Lugano que un adulto mayor de Belgrano o Nuñez. Para el electorado de Horacio Rodríguez Larreta tampoco. Si los contagios empiezan a multiplicarse en esos barrios tal vez reaparezca la idea de volver a hacer más rígido el aislamiento.

En el diálogo que mantuvieron ayer por la tarde Larreta con Axel Kicillof acordaron seguir conversando de cara al fin de semana cuando vence el plazo legal de esta etapa del ASPO. Las posiciones son las de siempre: a Kicillof le preocupa la aceleración de los contagios y, si bien por ahora los números no son para alarmarse, la idea de retroceder de fase anida en su cabeza con mucha convicción. Larreta, según pudo saber #OffTheRecord, entiende que de los datos de CABA no se desprende una necesidad cerracionista. Según los últimos números, en la Capital se registra 1 caso cada 56 habitantes o 1789 cada 100 mil, mientras que en PBA se advierte 1 caso cada 178 habitantes o 560 cada 100 mil. Si uno reduce esos números a la parte del AMBA que le corresponde a PBA, podemos hablar de 1 caso cada 145 habitantes o 686 cada 100 mil.

La vida es una tómbola

No fue una buena semana para los ex funcionarios de Mauricio Macri. A pesar de los contagios de coronavirus de Juan Pablo Augé y Cecilia Incardona, la fiscalía pidió los procesamientos de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. En paralelo, la bicameral de Inteligencia avanza con los testimonios. Acá hay una certeza: hubo espionaje político en la Argentina sobre una ex Presidenta y actual vicepresidenta. Quienes se preocupan por las garantías y la salud de la República poco han dicho sobre esto. Los medios lo tratan como un tema aislado en la sección de judiciales. A Margarita Stolbizer no le suscitó demasiado interés y los firmantes de la carta de infectadura entenderán que es un tema sin importancia. No va a ser este espacio el que les diga cómo jerarquizar la información. Aparece una novedad interesante: el siempre mencionado Fernando Pocino analiza presentarse en la causa de Lomas por la declaración de Jorge Saez en la bicameral. Saez contó que Alan Ruiz había mandado a seguir al “Monje Negro”, como llamaban al ex espía. Pocino cree que lo caminaron entre las PASO y las generales. 

Por otro lado, el escándalo de la causa de los peajes requiere una investigación seria sobre una maniobra que le hizo perder millones de dólares al Estado y ganar otros tantos a, entre otras, las empresas de la familia Macri. Los procesamientos de Javier Iguacel, Guillermo Dietrich, Bernardo Saravia Frías y Nicolás Dujovne –confirmado por el juez en la conversación que pueden leer a continuación– se decidieron con una velocidad atípica para los tribunales de Comodoro Py. Sobre esto le preguntamos a Rodolfo Arístides Canicoba Corral.

Fue un procesamiento llamativamente veloz.

–Es un disparate. Si demoramos, demoramos y si hacemos rápido porque  hacemos rápido. No hay un tratamiento express sino una norma del juzgado que es juntar toda la prueba y cuando está prácticamente concluido el sumario citar al imputado para que diga su descargo, que es la indagatoria. La otra circunstancia es que me parecía como mínimo una falta de ética dejarle al que me fuera a sustituir corriendo los tiempos para resolver los términos procesales en una causa complicada por su inserción mediática. Y, además, quería ejercer mi magisterio hasta el último minuto de mandato como juez.

Las defensas plantearon que no pudieron acceder a la prueba ni saber de qué se los acusaba.

–Lo plantearon por escrito y luego armaron operaciones de prensa. Es una estrategia y está muy bien, pero la Cámara ya dijo que no era causal de recusación y, además, no es cierto. Es una queja infundada y es lo que dice la ley.

¿Qué cosa?

–Que las partes podrán, después de la indagatoria, examinar las actuaciones. El 106 dice que el defensor propuesto podrá examinar las actuaciones antes de aceptar el cargo. Y el otro es el ordenatorio del momento en que las partes pueden tomar conocimiento y a partir de ahí tienen todo el tiempo del mundo para poder ejercitar los elementos para la defensa.

Después del procesamiento. Si le hubiera ocurrido a un funcionario del gobierno anterior se podría haber hablado de una maniobra de persecución. 

–Acá el juzgado de instrucción tiene por la ley una serie de facultades de coerción: secreto de sumario, detenciones. De ninguna hizo uso el juzgado. Por lo tanto descarto totalmente eso, ha habido un escrupuloso cuidado de las garantías de la defensa.

#Miedo

La semana pasada, las Fuerzas Armadas Brasileñas presentaron al Congreso el Libro Blanco para la Defensa como lo hacen cada cuatro años. Allí se expresa buena parte de la doctrina militar del vecino país. ¿Por qué es importante? Porque a la tradicional preocupación por la soberanía en el Amazonas y en el Atlántico Sur se agregó una mención a América Latina como teatro de posibles futuros conflictos.

Más allá de la situación venezolana, los flujos migratorios desde aquel país y los mercados irregulares alimentados desde vecinos como Colombia, la preocupación se aleja de la caracterización de América del Sur como "zona de paz", para pensarla como un actor posible en el teatro bélico global. 

La mención a la presencia de "potencias extrarregionales", un código nada velado para hablar de Rusia y –sobre todo– de China, opera como amenaza de constituirse en disparador de la renovada hipótesis de conflicto. La frontera norte con Venezuela aparece como el foco de preocupación más obvio, pero queda flotando una pregunta inquietante: ¿Qué significado atribuyen los militares brasileños a la relación entre China y Argentina? ¿Ponen esas relaciones en peligro una paz y amistad tan sólida y provechosa como trabajosa y difícil de construir? 

Habría que señalar otro objetivo, tácito, donde las preferencias de los uniformados difieren de los alineamientos de Jair Bolsonaro. Una presencia militar fuerte y creciente de China o Rusia en la región casi garantiza una presencia directa al menos simétrica de los Estados Unidos al sur del Canal de Panamá. Mantener a Rusia y China lo más lejos posible es también un modo de mantener lejos a los Estados Unidos.

Para Argentina, queda marcado el deber impostergable de mejorar sus capacidades defensivas frente un mundo cada vez más violento e impredecible. Ese debate, con una postura casi unánime entre académicos, tuvo hasta ahora como correlato el rechazo de los dirigentes a dotar esa reconstrucción de los recursos indispensables. Con conflictos potenciales en el vecindario, ¿será esta vez la vencida?

Bonus track

  • La Directora Gerente del FMI, Krystalina Gueorguieva, separó del organismo al titular del SPR, Martin Mühleisen, el ultrarígido alemán que dirigía el departamento de “pureza técnica” de los programas del Fondo. Si bien no es lineal, podría ser una buena noticia para nuestro país de cara a la negociación que se viene.
  • Euromoney consigna que un funcionario argentino dice que no está seguro de que el país pueda pagar lo que ya se ofreció. Nada, una pavada (?).
  • Aún con enojos públicos y privados, la gestión de Alberto Fernández no perdió un solo voto K desde que asumió y mantiene un 40% de aprobación entre los votantes de Cambiemos y 54% del radicalismo según se desprende de un estudio de la consultora Ágora.

Antes del libro, te quiero recordar que –producto de la situación global y del rubro en particular, pero también del ethos de Cenital– abrimos la posibilidad de que seas parte del proyecto a través del sistema de apoyo económico para poder seguir creciendo.

La recomendación de hoy es repetida, pero la efeméride lo vale: Eva y las mujeres: historia de una irreverencia de Julia Rosemberg.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván

Escuchá nuestros podcasts
Este es el newsletter Off the record de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo en tu correo. Es gratis.
Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.
@ischargro

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.