Que la ciencia te acompañe

Quiero estar listo para el mundo

No sé qué nos deparará el 2021, pero va a seguir habiendo coronavirus y, si queremos que haya 2022, vamos a tener que seguir pensando en ambiente y género.

Holis, ¿cómo va eso? Yo no puedo creer que te escribo desde el fin del 2020 y que no sea el fin del mundo, ni el fin de nada. No sé qué nos deparará el 2021, pero va a seguir habiendo coronavirus y, si queremos que haya 2022, vamos a tener que seguir pensando en ambiente y género. Así que en esta edición, que es casi la última de este año (la próxima será un especial navideño y el 31 me tomo vacaciones), te propongo que hagamos un popurrí de los 3 ejes que nos acompañaron casi todos los lunes de esta pandemia: COVID, ambiente y mujeres en ciencia.

Si hay mundo listo para mí

En 2020, los famosos dichos “año nuevo, vida nueva” y “tené cuidado con lo que deseás”, se fusionaron. El 2021, en cambio, llega con la promesa de que cualquiera sea la cosa que nos prometa nos va a decepcionar. El 31 de diciembre no es una frontera para la pandemia, así que el último coronanews del año viene con final abierto y solución de continuidad.

  1. Mientras en el Congreso los diputados debatían la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el presidente Alberto Fernández anunciaba la suscripción de un contrato con el Fondo Soberano de la Federación Rusa que garantiza la provisión de 10 millones de vacunas que serán administradas entre enero y febrero a personas mayores de 60 años, docentes, integrantes de las fuerzas de seguridad y personas con otros factores de riesgo. 

    A los pocos días de este comunicado, un equipo técnico encabezado por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, viajó a Rusia con el objetivo de acelerar la llegada de las dosis. La presencia de personal de la ANMAT en la comitiva despertó polémica, dado que se estila que el organismo fiscalice los productos en nuestro país. Al respecto, la diputada Graciela Ocaña, quien realizó un pedido de acceso a la información, comentó al Diario de Cuyo: "Se supone que la ANMAT debe recibir toda la información aquí en Buenos Aires y no ir a buscarla. Eso es bastante irregular. Yo no recuerdo que funcionarios de la ANMAT viajen a ver la producción o a ver el material. En general, eso no se hace". 

    Como te conté en ediciones anteriores y luego ratificó Fernández en su anuncio, la ANMAT está recibiendo datos sobre las vacunas desde hace tiempo con el objetivo de hacer más rápido el proceso de aprobación, por lo que esta acción podría entenderse en el mismo sentido.

    Como siempre en este news y como todo en la vida, a pesar de que esta pareciera ser la noticia más esperada, también tiene su lado oscuro. Anna Popova, jefa del organismo máximo de defensa al consumidor en Rusia, ratificó la recomendación de la primera ministra Tatyana Golikova y afirmó que quienes reciban la vacuna Sputnik V deberían abstenerse de tomar alcohol dos semanas antes y 42 días después de la inoculación, lo que para muchos expertos reduce la efectividad del fármaco al 0%. Dejando los chistes de lado, esto se debe a que el alcohol, como el tabaco, reduce la respuesta inmune en general. Alexander Gintsburg, director del instituto que desarrolla la vacuna, sostuvo que “una copita de champaña nunca lastimó a nadie” y que lo que se debe evitar es el abuso. Esto no parece tan fácil en Rusia, uno de los países con mayor consumo de alcohol per cápita a pesar de una baja sostenida desde 2003.

    Creo que todo el revuelo suscitado al respecto puede ser una buena oportunidad para pensar en cómo banalizamos y alentamos el consumo de bebidas alcohólicas y revisar nuestros propios hábitos. Si solo pensar en un par de semanas sin beber nos produce incomodidad, tal vez tengamos que reflexionar al respecto.
  1. La semana pasada te conté que la primera campaña masiva de vacunación contra el coronavirus comenzó en Reino Unido con el fármaco desarrollado por Pfizer. Esta semana, cuando su país también comenzó con la vacunación, el epidemiólogo estadounidense Anthony Fauci dio una entrevista en la que señala algunos límites de dicha vacuna, fundamentalmente que los ensayos clínicos permiten ver que previene los cuadros sintomáticos y graves, pero que todavía aún desconocemos su efectividad sobre infecciones y transmisiones asintomáticas. ¿Qué quiere decir esto? Si bien una persona podría no cursar la enfermedad de forma reconocible, aún podría tener partículas virales viables en su cuerpo y transmitir el virus a otras personas.

    Respecto a la llegada de esta vacuna a nuestro país, esta nota de Florencia Ballarino explica en detalle el estado de las conversaciones. Si te lo tengo que resumir así nomás, está todo en veremos, la ANMAT todavía no la aprobó ni se firmó ningún contrato.
  1. Vacuna y todo, los cuidados seguirán siendo de la partida por un rato más. Esto significa tanto responsabilidad pública como privada. Respecto a lo primero, este hilo del físico especialista en pandemias Yaneer Bar Yam resume algunas diferencias entre estrategias ineficientes y eficientes para lidiar con la pandemia comparando entre países. 
  1. En un escenario de “nueva normalidad” en el que las reuniones sociales están permitidas, las Fiestas presentan un gran desafío y hay cosas que podemos hacer para que esto no genere un aumento de casos significativo.

    Al respecto, el Gobierno publicó algunas recomendaciones (y esta nota con infografías también viene muy bien):
  • Limitar las reuniones y/o festejos familiares o sociales durante los 14 días previos, más aún, si está previsto compartir las Fiestas con personas que presenten factores de riesgo, principalmente mayores de 60 años.
  • Se recomienda que las reuniones se realicen al aire libre, en patios, terrazas, veredas y siempre garantizando que se cumpla con el distanciamiento físico pertinente para minimizar el contacto entre los asistentes.
  • De no ser posible al aire libre, abrir puertas y ventanas para asegurar buena ventilación.
  • Dentro de lo posible, mantener la distancia mínima requerida entre personas, máxime con las personas con factores de riesgo o mayores de 60 años.
  • Limitar el número de personas en cada reunión.
  • Es preferible que las reuniones sean con convivientes, o grupo habitual de contacto (burbuja); en el caso de que haya algún miembro diferente a los contactos habituales, limitar el número de personas/grupos a lo mínimo posible.
  • En la distribución de las personas en la mesa, cena o brindis, se recomienda que aquellos convivientes, o contactos habituales, se ubiquen juntos y sin mezclar con otros grupos.
  • No compartir vasos, cubiertos y utensilios. No tomar de la misma botella o lata.
  • En todo momento cumplir con las medidas de distanciamiento, uso de barbijo e higiene de manos.
  • Si alguna persona tiene síntomas o diagnóstico de COVID-19, o es contacto de un caso confirmado debe permanecer en aislamiento y por lo tanto no participar de reuniones sociales ni salir de su casa, excepto para buscar atención médica.

Un gran incendio de vidrios

Encerrados ante una pandemia de origen zoonótico con profundo vínculo con nuestro modelo productivo, pensar el presente implicó pensar cómo incluir el análisis ambiental en el análisis social y el análisis social en el ambiental (spoiler alert: el ambiente incluye a la sociedad). 2020 fue el año en el que muchos se dieron cuenta de que nada puede pensarse por separado y que el cambio climático amenaza mucho más que a los osos polares. 

En estos días se publicó el Lancet Countdown on Health and Climate Change, un informe de la prestigiosa revista sobre la relación entre salud pública y cambio climático. Van algunos de sus puntos destacados:

  • En los últimos 20 años se produjo un aumento del 54% de las muertes relacionadas con calor en las personas mayores.
  • En 2018, 296.000 personas de entornos vulnerados murieron por causas relacionadas con el calor. En el mismo año, las muertes por partículas en suspensión relacionadas al carbón se redujeron en 50.000 casos a nivel mundial.
  • Comparado con el periodo 2001-2004, entre 2016 y 2019 hubo un aumento del riesgo de incendios forestales en 114 de 196 países.
  • En 2018, un mayor número de sequías excepcionales afectaron a todos los continentes poblados y la superficie terrestre afectada por un número superior de meses de sequía fue más del doble de la línea de referencia histórica.
  • De 1990 a 2019, hubo claras y significativas tendencias crecientes en el número de casos de desastres relacionados con el clima, pero no hay diferencias significativas en el número de personas afectadas por cada evento o el número de muertes por evento.
  • La idoneidad del clima para la transmisión de enfermedades aumentó a nivel mundial para todas las enfermedades rastreadas. El año 2018 fue particularmente favorable a la transmisión del dengue, con un aumento del 8-9% para Aedes aegypti comparado con la línea de demarcación de los años 50. 
  • El potencial de rendimiento del maíz, el trigo de invierno, la soja y el arroz sigue disminuyendo a nivel mundial y para la mayoría de los países. Este indicador muestra que continuar aumentando o incluso mantener la producción mundial es cada vez más difícil debido al cambio climático. En 2019, la reducción en la duración del crecimiento de los cultivos en relación con la línea de referencia fue del 5-6% para el maíz, 2-1% para el trigo de invierno, 4-8% para la soja y 1-8% para el arroz.

Cuidando lunas y rincones

Mientras seguimos escuchando miembros del Congreso muy preocupados por los niños por nacer, algunos investigadores se preocupan por los que ya nacieron. Tal es el caso de Marta Cohen, una patóloga pediatra argentina que vive en Reino Unido y que recientemente fue nombrada Oficial de la Orden del Imperio Británico por su trabajo sobre muerte súbita infantil.

En esta entrevista con SciDev, Cohen cuenta cuáles fueron los cambios en la investigación sobre el tema durante las últimas décadas: “Antes, las autopsias por MS no las hacían los patólogos pediatras sino los forenses. Se enfocaban en la muerte traumática, cuando estas son muertes naturales, y se criminalizaba la situación.

En Reino Unido, el destino fatal de tres madres acusadas del homicidio de sus hijos en 1998 llevó a los colegios reales de patólogos, de pediatría y salud infantil a crear un grupo de trabajo para examinar cómo mejorar la investigación en el tema.

Presidido por Helena Kennedy, del National Children’s Bureau (en el Reino Unido), la iniciativa dio por resultado un protocolo que establece una rutina estándar para brindar una respuesta interinstitucional a cada caso. Detalla lo que se espera de los equipos de ambulancias, personal de accidentes y emergencias, coordinadores de protección de la infancia, médicos forenses y generales, visitadores sanitarios, parteras, pediatras, patólogos, policía y trabajadores sociales.

Hacemos la autopsia empleando los mismos métodos diagnósticos que se usan en los hospitales con el bebé vivo (radiología, resonancia magnética, tomografía, análisis genético, análisis microbiológico, metabólico y toxicológico).

El estudio lleva alrededor de dos meses. Una vez concluido, nos reunimos todos y discutimos el caso. Buscamos establecer los factores de riesgo de la familia, si podría haberse evitado, si fue una causa natural. A veces encontramos como causal un tumor no diagnosticado, una malformación congénita, una infección.

Con el informe, el pediatra visita a la familia y les transmite las conclusiones. Se realiza un seguimiento de todo el grupo. Buscamos acompañarlos. Los padres siempre preguntan si sufrió, si fue su culpa. Es un golpe muy duro para ellos.

En 2016 se revisó este protocolo y extendió la edad de los dos a los 18 años. Ha crecido muchísimo la manera como se trabaja”.

Como siempre decimos en este news, mostrar a las mujeres que hacen ciencia no es lo mismo que hacer feminismo y crear condiciones para que todas las que quieran puedan hacerlo. Sobre eso también reflexiona Cohen: “Tenemos que luchar para contar con reglamentaciones inclusivas. Que no solo se incluya a las mujeres sino también a las personas con discapacidad, a las de identidades de género diferentes, a quienes tienen otras culturas. Cuando fui nombrada OBE por la Reina, 49 por ciento de los galardonados debían ser mujeres, 6 por ciento personas con discapacidad y 13 por ciento, integrantes de minorías étnicas.

Y frente a situaciones de discriminación no hay que bajar los brazos. Insistir con nuestro punto, pero sin dejar de expresar disconformidad ante la situación. Hacérselo notar al interlocutor”.

Bonus track: donde el sol es espejo del mar

¿Te acordás que en este news te conté de Terraza al Cosmos, un proyecto para fotografiar el eclipse desde la estratósfera? Bueno, Franco, uno de los miembros del equipo, me mandó una carta de lector contándome la experiencia del lunes y te la quiero compartir porque resume perfectamente uno de los grandes lemas de la ciencia: puede fallar, pero no por eso deja de valer la pena.

Hola Agostina, ¿cómo estás?

Te adjunto una de las fotos de la totalidad durante el eclipse desde Valcheta en Río Negro. La verdad que fue una locura, increíble…

Después de 4 días de chequear el pronóstico cada 6 horas, el lunes amaneció nublado y tremendamente ventoso. Parte del equipo salió hacia el oeste por la ruta 23 para el lanzamiento del Eclipsor 2, mientras otros nos quedamos en el predio de observación donde habíamos improvisado unos parapetos con unas tarimas de escenario para refugiar los telescopios del viento que soplaba con ráfagas insoportables de 70 km/h. A lo largo de la mañana el viento se convirtió en una tormenta de tierra y polvo y por momentos incluso tuvimos lluvia. Finalmente llegaron las noticias: el viento imposible terminó frustrando el lanzamiento del Eclipsor 2. Una ráfaga lo enroscó y lo terminó rasgando y en unos segundos salió volando, pero dejando sus cargas en tierra.

Mientras tanto, en el predio de observación, los telescopios y cámaras estaban tapados con bolsas para intentar paliar el polvo y los destapábamos durante los breves instantes en los que las nubes permitían observar y sacar fotos a medida que avanzaba la parcialidad. El viento no aflojaba y salieron volando algunos carteles y uno de los baños portátiles. A 5 minutos de la totalidad, el cielo ofreció una tregua y empezó a abrirse. 4 minutos y seguía despejado. 3, 2, 1, y llegó la totalidad, y pudimos ver cómo la Luna ocultaba por completo el disco del Sol durante dos increíbles minutos. 

Todo el predio era gritos, aplausos, lágrimas y ya no importó no haber podido lanzar el Eclipsor, ni el viento ensordecedor ni el polvo cubriendo computadoras, cámaras y telescopios que a último momento pudieron registrar el eclipse en su máximo esplendor.

¡Abrazo!

Y yo me despejo, antes de que empiece enero

Esta edición todavía no es nuestra despedida hasta el 2021, pero yo ya te extraño. Por favor acordate de mandarme a tus mascotas en versión navideña así me voy preparando para esa semana de ausencia. Y como un solo news me va a quedar corto de agradecimientos, termino este dándote las gracias por charlar conmigo de cosas tan complejas en un año tan difícil y permitirme hacer lo que me gusta en esta forma bizarra que no tendría lugar en ningún otro espacio que no fuera Cenital (y que si querés que siga existiendo podés bancar con tu aporte). 

De paso, y para que sepas que Que la ciencia te acompañe es un trabajo en equipo.Le agradezco también a Iván la oportunidad de hablar sobre ciencia desde una mirada crítica y feminista, especialmente en un año en el que informar desde el conocimiento formal ha sido una responsabildiad enorme. También vaya un sharau especial a Juan que me puso en vereda durante las primeras ediciones y me ayudó a encontrar la identidad del news, y a Martín que lidia con mi carácter intrínsecamente insoportable y corrige mis líneas con mucha precisión. También a Valentín y Axel que son la mano invisible del template que transforma mis words en nuestras cartas. Por último, a mis compañeros newsletteros Tomás, Ayelén, Juan Manuel, Fernando, Jimena, Ezequiel, María Esperanza y Malena, por los intercambios, por el apoyo y por la inspiración.

Te mando un beso enorme,

Agostina

p/d: las referencias de este news son de una de mis canciones favoritas del mundo. Después de escucharla, te recomiendo darle play a esta presentación y llorar y reír y disfrutar de este ser de luz. Y si la querés seguir podés comprar este libro de mi amiga Malén que lleva como título uno de los subtítulos de esta carta y en su interior contiene unos poemas preciosos.

Este es el newsletter Que la ciencia te acompañe de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy comunicadora científica. Desde hace tres años formo parte del colectivo Economía Femini(s)ta, donde edito la sección de ciencia y coordino la campaña #MenstruAcción. Vivo en el Abasto con mis dos gatos y mi tortuga. A la tardecita me siento en algún bar del barrio a tomar vermú y discutir lecturas con amigas.
@Bcientifica

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.