Mundo

¿Qué medidas está tomando América Latina para combatir al coronavirus?

Desde frases disparatadas, pedidos para salir de casa y amuletos para combatir el COVID-19. ¿Cómo encaran los mandatarios de la región la pandemia?

Latinoamérica corre el riesgo de repetir el escenario de colapso europeo por la propagación del coronavirus. La región pudo observar cómo España e Italia se vieron sumidas en una crisis sanitaria, por no haber sabido reaccionar a tiempo con medidas concretas que logren frenar el contagio masivo del COVID-19. Sin embargo, y con ese antecedente, algunos presidentes de América Latina como Jair Bolsonaro en Brasil o Andrés Manuel López Obrador en México se niegan a avanzar en políticas públicas que busquen terminar con la expansión del virus, por el cual ya hay más de 526 mil infectados y más de 24 mil muertos en todo el mundo.

Brasil

"El brasileño tiene que ser estudiado. Él no se contagia. Le puede ver saltar a una alcantarilla, bucear, ¿verdad? Y nunca le pasa nada. Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil y ya tienen los anticuerpos que ayudan a que no siga proliferando", afirmó Bolsonaro esta semana, en medio de un conflicto interno que tiene con los gobernadores, e incluso con funcionarios de su propio gabinete, que le exigen medidas concretas para frenar la propagación.

Desde el comienzo de la expansión del COVID-19, Bolsonaro rechazó la idea de tomar medidas que privilegien la salud de los brasileños y brasileñas sobre lo económico. Primero sostuvo que el coronavirus no era otra cosa que una "histeria colectiva", luego dijo que si se paran los comercios habrá saqueos y destrucción como pasó en Chile durante el estallido social, y ahora asegura que hay probabilidades de que los ciudadanos ya tengan anticuerpos. El premier británico, Boris Johnson, había disparado una teoría similar y hoy anunció que él mismo dio positivo en el test. Al igual que el príncipe Carlos.

Brasil es la principal economía de la región y es el país latinoamericano con más casos, ya hay más de 3.000 infectados y 114 muertos. Pese a que decenas de sus funcionarios dieron positivo y que incluso el propio presidente se encuentra en factor de riesgo, Bolsonaro se niega a frenar la economía para que la gente se quede en sus casas y así evite más contagios. Esa postura generó esta semana fuertes roces en el ámbito político.

De los 27 gobernadores de Brasil, 26 se comunicaron esta semana para rechazar la postura del Presidente y emitir su intención de realizar una cuarentena total en sus estados. Las diferencias con la posición presidencial llegaron incluso al propio gabinete. El vicepresidente, el general Hamilton Mourao, aseguró que la posición del gobierno "es una sola, el aislamiento", en clara disidencia con las palabras del mandatario.

Tras las críticas y lejos de dar marcha atrás, Bolsonaro lanzó una campaña bajo el lema "Brasil no puede parar", por el cual llamó a los brasileños a no hacer cuarentena y a abrir sus negocios. Pese a que el líder ultraderechista rechaza las medidas de distanciamiento social, se acerca, paradójicamente, cada vez más a un aislamiento político.

México

La segunda economía de la región de la mano de Manuel López Obrador, más conocido como AMLO, es otro de los que se puede ubicar en el bando de Bolsonaro. México tiene una informalidad laboral que ronda el 60%, y viene de un año de malos índices económicos. El líder del espacio político Morena, se había negado hasta el momento a avanzar en medidas más restrictivas.

Esta semana, AMLO se llevó todas las miradas, y críticas, al publicar un video donde le pedía a los mexicanos y mexicanas que salieran. "Yo les voy a decir cuándo no salgan. Pero si pueden hacerlo, y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar, popular. No hacemos nada bueno, no ayudamos si nos paralizamos sin ton ni son, de manera exagerada. Vamos a seguir haciendo la vida normal", expresó el mandatario, en total contradicción con el pedido mundial a quedarse en las casas para evitar la propagación.

En diálogo con Cenital el director de la encuestadora mexicana Parametría, Francisco Abundis, explica que en la última conferencia de prensa que brindó Amlo notó un cambio en el discurso del Presidente. "Hoy por primera vez no se burla, usó un tono serio con argumentos de que lo que dijo fue para que la sociedad no se alarmara", explica el analista, quien no descarta que el mandatario de marcha atrás en su postura, y anuncie una posible cuarentena total.

"No es solo una correción de 'me dí cuenta', hay presión de medios de comunicación y de los gobiernos locales", afirma Abundis, quien hace un especial énfasis en el rol que tuvieron las gestiones regionales para pedirle medidas más concretas al mandatario. De acuerdo a la observación del analista, AMLO dejó de lado la postura que mostró días atrás, donde aseguraba que su respaldo ante el coronavirus se basaba en amuletos, como estampitas de vírgenes o un billete de un dólar, y se presentó de otra forma ante el combate al virus.

En una teleconferencia, este sábado el presidente mexicano dio marcha atrás con su postura y pidió a los ciudadanos que se queden en sus casas. Hasta el momento, México tiene 848 infectados y 16 muertos.

Chile

El gobierno de Sebastián Piñera no estuvo exento de contradicciones acerca de cómo combatir la propagación del virus. Su ministro de Salud, Jaime Mañalich, se encargó de comunicar lo que pensaba la gestión. Cuando los estados comenzaban a suspender las clases, el titular sanitario afirmó que no era correcto, al igual que suspender los vuelos o las reuniones, sin embargo, debió hacer marcha atrás una y otra vez con su postura.

Mañalich es el mismo funcionario que días atrás tomó notoriedad al afirmar que el COVID-19 podría convertirse en "buena persona". El funcionario había asegurado además que el sistema sanitario chileno es "uno de los mejores del mundo", en el marco de un estallido social que tiene entre sus principales reclamos el cambio del acceso a la salud, el cual denuncian que es desigual y de alto costo.

Ante la presión de los alcaldes para que el gobierno nacional decrete la cuarentena total, esta semana se avanzó con esa medida en algunas comunas de Santiago y se espera que se lleve a cabo el mismo procedimiento en el resto. Chile es el tercer país con más casos, 1909 y 6 muertos.

El coronavirus también se metió de lleno en el estallido social que comenzó en el vecino país el pasado 18 de octubre. Tras meses de movilizaciones que tenían como principal pedido una reforma constitucional a la Carta Magna de la dictadura de Augusto Pinochet, se había acordado para el 26 de abril la realización de un referéndum para que los chilenos y chilenas decidan si quieren modificar la Constitución. Por la propagación de la pandemia, los legisladores estuvieron de acuerdo en posponer la votación para el próximo 25 de octubre.

¿Qué pasa en el resto de los países?

Ecuador es después de Brasil y Chile el país con más casos, aunque proporcionalmente a la población es el primero. Tiene actualmente 1823 casos y 48 muertos, y rige toque de queda que fue ampliando sus horarios a medida que avanzaban los casos.

En Venezuela y Colombia se decretó la cuarentena. En el país gobernado por Nicolás Maduro, quien se enteró esta semana que el gobierno estadounidense ofrece 15 millones de dólares a quien informe de su paradero, hay 119 infectados y dos muertos. Mientras que en el país que dirige Iván Duque ya hay 608 enfermos y 6 decesos.

Argentina, la tercera economía de la región, estuvo entre los primeros países latinoamericanos en tomar medidas como la suspensión de los vuelos, de las clases y de realizar cuarentena total. Hay en el país 745 casos y 16 muertos. En países como Bolivia o Paraguay también se decidió realizar una cuarentena obligatoria, en el caso del primero hay actualmente 81 contagiados y ningún muerto, mientras en el segundo hay 56 infectados y 3 decesos. En Uruguay no se decretó la obligación de aislamiento, y cuenta con 304 diagnosticados y un fallecido.

El coronavirus puso en una encrucijada a los mandatarios al momento de tener que elegir entre sostener la economía, pese al avance de contagiados y muertos, o priorizar la salud de los ciudadanos con un freno total de la actividad, que vaticina fuertes pérdidas económicas. Otro mandatarios como el propio Johnson debió dar marcha atrás con su postura, y ese escenario podría sucederle también a mandatarios como Bolsonaro o AMLO, ante la presión de gobiernos locales, medios de comunicación y la sociedad que reclama medidas concretas para que suceda lo mismo que está pasando en Europa, con los casos de España e Italia como emblema.

Soy periodista de política internacional. Me interesa lo que pasa en Latinoamérica, Medio Oriente y el Magreb. Hago radio en Nacional AM870 y Futurock. Soy del rojo por herencia familiar y de Colo Colo por amor, voy en bici a todos lados y me malhumoro cuando se me pincha una rueda.
@aletimartinez
MÁS DE Mundo
Suscribite a nuestros newslettersHay otra manera de informarse. Te escribimos correos para darte contexto, análisis y referencias para entender las noticias. Periodismo serio con memes.

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.