Off the record

La previsibilidad del partido del orden

Juego de pinzas de Alberto y Cristina para cerrar la negociación. El diagnóstico de Martín Guzmán y el diseño de la propuesta. ¿Qué rol jugaron Máximo Kirchner y Sergio Massa? La palabra del Presidente de la Nación. Y una aproximación sobre la vuelta del fútbol.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien. En Argentina un gobierno peronista volvió a reestructurar la deuda. El acuerdo fue celebrado por dirigentes sociales hasta ex ministros de Cambiemos. Ojalá sea un punto de partida para que nuestro país deje atrás varios de sus problemas habituales.

“¡Hacelo y me muero, Chango!”

“Ya no hay diferencias, sólo algunos pataleos de unos pocos”. El testimonio de una fuente con acceso privilegiado a la negociación durante la tarde del lunes ante #OffTheRecord fue un presagio de lo que vendría horas después. Como anticipó este medio, una de las mejoras en la oferta era el adelantamiento de las fechas de pago. Si bien esta modificación hizo más seductora la propuesta, nuestro país destinará la misma cantidad de dólares que en la instancia anterior. Horas después, cerca de la medianoche, este envío consultó con la misma fuente sobre la posibilidad de un comunicado conjunto entre Argentina y los acreedores. La respuesta fue una evasiva: “Dudo que sea hoy, en Europa son las 3 de la mañana”. A esa hora, pero local, el ministerio de Economía publicó el comunicado en el que confirmaba el acuerdo con los bonistas por la reestructuración de la deuda, “un problema 100% imputable a la gestión de Macri” según el economista y diputado PRO Luciano Laspina

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

El representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional y figura clave en el proceso de reestructuración, Sergio Chodos, asegura ante la consulta de #OffTheRecord que “el proceso fue difícil porque planteamos el camino difícil en términos del proyecto de reestructuración, pero que era el necesario para la Argentina. Para nosotros este no es el proceso sino una parte del proceso. Para nosotros el proceso es la recuperación de un saludable mercado de deuda en moneda local y tener un horizonte en donde acotemos definitivamente el frente externo. La parte importante de esto es entender que la Argentina no puede tener un sobreendeudamiento externo y crecer al mismo tiempo. Tenemos que encontrar la forma de cortar con esos procesos”.

No todos fueron elogios para el oficialismo. Si bien el ex ministro Luis Toto Caputo felicitó a Guzmán y Fernández, otros dirigentes –y sus extensiones en medios– criticaron la duración de la negociación. Para Chodos “duró menos que el promedio de las negociaciones, que es de 13 meses, pero además tuvo características bastante peculiares como haber sido realizada por afuera del marco de un programa con el Fondo Monetario aunque con la cercanía de este”.

Si bien la negociación la llevaron adelante Alberto Fernández y Guzmán, las comunicaciones entre los diferentes actores del Frente de Todos fueron permanentes. El Presidente habló con Cristina Fernández de Kirchner en varias ocasiones; ella a su vez lo hizo al menos un par de veces con el ministro de Economía. Guzmán se comunicó con Máximo Kirchner y Sergio Massa. Incluso la vicepresidenta llamó al presidente de la Cámara de Diputados cerca del mediodía. A última hora de la tarde, Cristina hizo lo propio con el jefe del bloque oficialista de la Cámara Baja. El interés de la VP había quedado de manifiesto con el tuit en el que destacó las palabras de Guzmán en TN sobre la imposibilidad argentina de mejorar la oferta. También lo dejó claro Máximo en el discurso del viernes. El mensaje que abroqueló a la coalición oficialista fue evidente: ni un dólar más.

Como el público se renueva, permítanme la licencia de citar a este envío del 20 de mayo: “Sin embargo, no es solo nuestro país el que tiene interés en la negociación. Larry Fink mantiene un anhelo de hace muchos años: ser secretario del Tesoro de los Estados Unidos. No sabemos si por ego, filantropía o negocios, pero el CEO de Blackrock persigue esa utopía a través de una fluída relación con los demócratas pro establishment. Los rumores incluso llegaron a decir que iba a cumplir su sueño en caso de que Hillary Rodham Clinton fuera elegida, pero ese plan lo frustró el consumidor de hidroxicloroquina. Lo cierto es que Fink no pierde las esperanzas y apunta a noviembre/enero. Sin embargo, hay un dato previo: cuando sos secretario del Tesoro tenés que deshacerte de una cantidad de especies financieras porque si no deberías administrarlas en conflicto. Ahora, cuando te los deshacés tenés una franquicia que consiste en que no pagás impuestos por esa operación. En el caso de Fink, bueno, hagan la cuenta ustedes”.

El horizonte inmediato es previsible. Quienes, como Alfonso Prat-Gay, aseguraban hace doce días –menos de dos semanas– que nos alejábamos de un acuerdo o Guillermo Moreno, que vinculaba la edad del ministro a su potencial fracaso en la negociación, hoy dirán que fue tarde, que fue caro, que no así, que no de esta manera. Un consuelo para estos artistas del error. 

Argentina tiene por delante, qué duda cabe, un desafío enorme. Unificar un criterio económico en un gabinete que toma las decisiones compartimentadas, enfrentar las consecuencias sociales de una pandemia sobre la cual no vemos el horizonte de salida y mientras tanto intentar reactivar una economía lesionada en inversión y consumo. Ojalá este sea el punto de partida.

Habla el Presidente de la Nación

#OffTheRecord quiso saber qué piensa Alberto Fernández sobre el tema.

¿Cómo recibió la noticia?
– Muy contento por el país. Resolvimos una deuda imposible en la mayor crisis económica que se recuerde y en el medio de una pandemia. En estos siete meses nos dijeron que no entendíamos nada y que estábamos camino al fracaso porque no aceptábamos las ofertas de los acreedores. Resulta que finalmente cerramos un acuerdo que le permite a la Argentina ahorrarse 33 mil millones de dólares de la deuda asumida en los próximos diez años. Ahora tenemos despejado el horizonte a donde queremos llegar.

¿Qué cree que aportó Martín Guzmán en este proceso?
– Guzmán fue central. Él recogió cuáles eran los objetivos que debíamos alcanzar (aceptar obligaciones que se pudieran cumplir sin hacer mayores ajustes sociales y sin condicionar la inversión para el crecimiento) y se dio una estrategia correcta. Ese es un enorme mérito suyo. Trabajamos todo este tiempo muy juntos y así lo vamos a seguir haciendo. Martín es un hombre de un enorme valor técnico y ético.

¿Qué mensaje le da a los empresarios?
– Los empresarios tienen hoy un mejor escenario para proyectar sus negocios. Argentina necesita que se comprometan a poner el país de pie. Y que entiendan que tras la pandemia debemos repensar muchas cosas. Nos dimos cuenta de la debilidad del sistema financiero mundial. Ahora debemos construir un capitalismo con más compromiso social. Que distribuya mejor las ganancias. Un capitalismo que privilegie la opinión del gerente de producción antes que el parecer del gerente financiero.

¿Cuándo vuelve el fútbol?

Finalmente se llevará a cabo la reunión entre las autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino y el Gobierno nacional. La entidad deportiva va al mitin con la propuesta del 10 y 17 de agosto para volver a los entrenamientos para los equipos que jueguen la Copa Libertadores y los que no, respectivamente. 

Estas fechas habían sido conversadas hace tiempo con el ministro de Salud, Ginés González García. Sin embargo, el presidente de la AFA, Claudio Tapia, sabe que la situación sanitaria dificulta cualquier regreso. Tan es así que en el chat en el que están todos los presidentes de la Liga Profesional, el mandamás del fútbol pidió “solidaridad con los que juegan la Libertadores”, pero en su fuero íntimo Tapia sabe que no va a ser posible el regreso en el corto plazo. Las diferencias también existen dentro del Gobierno: mientras Matías Lammens impulsa el regreso del balompié, Ginés y el Presidente entienden que hay que esperar un poco más.

Por ese motivo irá a la reunión de CONMEBOL del día jueves con la postura de postergar el regreso de la Libertadores hasta tanto los equipos argentinos puedan comenzar con las prácticas de fútbol. CONMEBOL tiene un antecedente curioso: el mismo día que anunciaron el regreso del torneo continental más importante coincidió con que algunos de sus representantes le restaron importancia al coronavirus. Fue el mismo día que falleció el titular de la Federación Boliviana de Fútbol, César Salinas, luego de haber contraído Covid-19.

Bonus track

  • Si hay que dar crédito a los rumores de que Gustavo Arribas estaría por mudar su residencia a San Pablo, los procesos judiciales en el país vecino le darán una bienvenida familiar. Revelaciones recientes sacaron a la luz un esquema de "investigaciones preventivas" sobre 579 personas a cargo de la Secretaría de Operaciones Integradas, un área de Inteligencia a cargo del ministerio de Justicia y Seguridad. Ciudadanos sobre los que no pesaba sospecha, pero sindicados como "militantes antifascistas",  opositores al gobierno, entre los que se encontraban algunos ex-funcionarios durante los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff.
  • La evitable presencia de Carlos Beraldi en la comisión asesora de justicia provocó reacciones críticas en la oposición dado que Beraldi es el abogado de Cristina Kirchner. Una equivocación, sin dudas. Si no no se explica cómo no manifestaron los mismos reparos cuando Ricardo Gil Lavedra presidió el consejo asesor de Justicia 2020 mientras era el abogado defensor de la entonces vicepresidenta Gabriela Michetti.
  • “Macri le dejó a Argentina una mochila de deuda que pesaba 100 kilos, hoy lo que hizo el gobierno es que pese 54,8 kilos y nos la tengamos que poner recién en 2025”. Buen resumen de Emmanuel Álvarez Agis.

Antes del libro, te quiero recordar que –producto de la situación global y del rubro en particular, pero también del ethos de Cenital– abrimos la posibilidad de que seas parte del proyecto a través del sistema de apoyo económico para poder seguir creciendo.

La recomendación de hoy es París era una fiesta de Ernest Hemingway.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván

Escuchá nuestros podcasts
Este es el newsletter Off the record de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo en tu correo. Es gratis.
Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.
@ischargro

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.