Irán eligió nuevo presidente

Ebrahim Raisi es el nuevo presidente electo de Irán. Etiopía va a las urnas en medio de un conflicto armado en la región de Tigray. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentará este miércoles una nueva evaluación sobre la situación de Nicaragua.

Buen día, ¿cómo estás?

Ebrahim Raisi fue electo presidente de Irán. Ganó las elecciones del viernes pasado con el 62% de los votos aunque participaron menos de la mitad de los iraníes habilitados para votar. Hablé con Catalina Gómez Ángel, periodista colombiana que lleva más de diez años viviendo en Teherán, sobre el impacto que tendrá el nuevo gobierno en la política regional.

Etiopía va a las urnas en medio de tensiones étnicas y un conflicto armado en la región de Tigray. Elecciones postergadas por la pandemia en las cuales el primer ministro Abiy Ahmed espera renovar su mandato. Pero no todo el país está habilitado para votar, a causa de algunos problemas de seguridad y logísticos, habrá regiones que tendrán que hacerlo más adelante. 

La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola Noguera, hará una presentación este miércoles sobre la situación de Nicaragua. Hablé con Héctor Mairena, miembro de la mesa nacional de Unamos, partido político opositor que nació a mediados de los noventa como una escisión del sandinismo, que ya suma seis líderes políticos detenidos. 

Empezamos.

Irán eligió nuevo presidente

Ebrahim Raisi es el nuevo presidente electo de Irán. Raisi ganó las elecciones del viernes pasado con el 62% de los casi 30 millones de votos emitidos. Una elección con una participación del 48,8%, la más baja registrada en el país para una elección presidencial. El exjefe de la Guardia Revolucionaria, Mohsen Rezai, quedó segundo. No superó el 12%.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

La imagen que ves arriba la tomó Catalina Gómez Ángel en la plaza del Imán Hussein, en Teherán, el sábado pasado, un día de muchísimo calor. Catalina nació en Colombia pero hace doce años que vive en Teherán, cubre las noticias de Irán para distintos medios internacionales y me cuenta que ver fuegos artificiales es bastante excepcional: “Interpreto, por mis viajes en la región, que lo tomaron en el último tiempo de las formas de festejar del Líbano, donde todo lo celebran con pirotecnia”. 

Fueron celebraciones de los sectores más conservadores, por eso en la imagen vemos a una mujer con el tradicional chador negro que, según explica Catalina, no se limita a temas religiosos sino también políticos.

Catalina cuenta que fueron las elecciones más atípicas que ella vivió en el país por la ausencia del clima electoral y la casi nula euforia social. Fueron unas elecciones marcadas por una apatía política. Todo “está bravo con el gobierno por la situación económica, la corrupción, la desconexión con sus ciudadanos. A eso se le suma la decisión del Consejo de Guardianes de eliminar a muchos de los candidatos que querían participar de este proceso electoral, entre ellos los reformistas y moderados. Estas elecciones fueron vistas como unas elecciones de un solo hombre, que estuvieron hechas para que Ebrahim Raisi fuera electo”, asegura.

Ebrahim Raisi, conservador radical y autoridad máxima del Poder Judicial, entró desde muy joven a la carrera judicial –un sistema de justicia muy cuestionado, según explica Catalina, por perseguir a opositores a la revolución– y está vinculado familiarmente con una de las máximas autoridades religiosas del país, Ahmad Alamolhoda, imán representante provincial del líder supremo en Mashad, segunda ciudad del país. Muchos ven en Raisi un probable sucesor al ayatolá Ali Jamenei. 

Para Catalina “será un sistema con una visión única de país muy cercana a las ideas radicales vinculadas a las órdenes del líder supremo”. “Ya el Consejo de la Revolución y el Parlamento estaban vinculados a estas ideas y ahora viene Raisi”, comenta.  

Catalina no cree que las relaciones exteriores de Irán con el mundo vayan a cambiar demasiado, “la política exterior de Irán no está dada por el Presidente si no por el Consejo Superior de Seguridad Nacional del cual Raisi forma parte. Puede ser que cambie el tono del discurso, dependiendo de quién sea el ministro de Relaciones Exteriores, pero los pilares de la política exterior iraní no creo que vayan a cambiar”. 

La pregunta es qué pasará con los países que se habían acercado a Irán este último tiempo. Qué pasará con Emiratos Árabes o el vínculo con Arabia Saudita. Foreign Policy publicó esta nota donde analiza el tema.

Elecciones en Etiopía

Etiopía tiene hoy elecciones generales. Son las primeras desde la llegada de Abiy Ahmed Ali al poder en 2018 después de la renuncia de Hailemariam Desalegn. En estos tres años, Abiy desplegó una agenda de reformas democráticas y ganó el Premio Nobel de la Paz por sus intentos de poner fin a la guerra de 20 años con Eritrea. Sin embargo, en el último año, la tensión política con la región de Tigray lo llevó a declarar la guerra civil a causa de la violencia interétnica que no para en el país.

En estas elecciones los etíopes definirán a los 547 diputados de la Cámara Baja del Parlamento. Ellos serán los responsables de elegir al próximo primer ministro para los siguientes cinco años. Pero no en todas las partes del país votarán hoy. Más de 60 bancas se definirán recién en septiembre o incluso más adelante. 

Así lo definió la Junta Nacional Electoral cuando anunció la postergación de las elecciones en varios estados del país por irregularidades y problemas de seguridad. Las votación se pospuso en las regiones de Harari, Somalí y Tigray, golpeada desde principios de noviembre pasado por la ofensiva armada que el gobierno lanzó contra el Frente Popular de Liberación Tigray (TPLF), partido que gobierna esa región. 

Elecciones complicadas. Las elecciones deberían haber tenido lugar el 5 de octubre pasado pero la declaración del Estado de Emergencia por la pandemia moficaron la fecha. Pero este no fue el único motivo. La decisión de postergar las elecciones también responde al principal conflicto interno que atraviesa el país en la región de Tigray. 

El 4 de noviembre el primer ministro Abiy anunció el inicio de una ofensiva militar en Tigray después de que, según argumentan desde el gobierno, grupos armados del TPLF atacaron unas unidades del ejército etíope. Desde entonces, en la región de Tigray y las zonas fronterizas, vienen teniendo lugar una serie de enfrentamientos armados que el gobierno no logra controlar. 

Si bien el 28 de noviembre Abiy anunció el fin del conflicto, la escasez de alimentos, medicamentos y servicios básicos desató una crisis humanitaria con un impacto terrible para la población de la zona.

Abiy Ahmed fue diputado de 2010 a 2016, ministro de Ciencia y Tecnología en 2016, vicepresidente de la región de Oromía (primer grupo étnico del país, y la región más poblada) de 2016 a 2017 y primer ministro desde abril de 2018, después de la renuncia la  del presidente en febrero de ese año.

A pesar de sus orígenes en Oromía, Abiy no controla su región. Las elecciones en ese lugar están siendo boicoteadas por los dos grandes partidos en protesta por el encarcelamiento de algunos de sus líderes.

Más allá de eso, el oficialista Partido de la Prosperidad es el gran favorito. Un partido que defiende la identidad nacional frente al nacionalismo étnico en un país donde conviven más de ochenta etnias. La oposición está muy fragmentada, unos 46 espacios políticos opositores presentaron candidatos y, a su vez, cada uno de ellos está compuesto por formaciones aún más pequeñas que representan a grupos étnicos.

Por qué importa. Estas elecciones importan porque determinan no solo el futuro de Etiopía sino también de la estabilidad de la región. El Cuerno de África es una de las zonas más inestables del continente. Los países limítrofes, muchos de ellos en crisis políticas, hicieron de Etiopía un elemento de estabilización, con una creciente influencia regional, ahora amenazada por la crisis interna que atraviesa el país. 

Siempre es bueno recordar que Etiopía cuenta con más de un millón de refugiados llegados de Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Eritrea y es el país donde está ubicada la sede la Unión Africana, un organismo continental formado por los 55 Estados miembro del continente africano que está muy involucrado en pacificar y estabilizar región. 

La revista Nueva Sociedad publicó uno de los pocos análisis sobre el tema escritos en español. Lo encuentran acá

Según el calendario electoral, los resultados parciales deberían anunciarse dentro de los cinco días posteriores a la elección, mientras que los resultados finales oficiales deberían estar listos dentro de los 23 días.

La CIDH sobre Nicaragua

La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola Noguera, hará una presentación este miércoles sobre la situación de Nicaragua. La CIDH viene denunciando la persecución política en ese país. En el último comunicado condena el «grave escalamiento de la represión Nicaragua».

Hasta el fin de semana pasado, 17 personas habían quedado detenidas por causas políticas en las últimas semanas. Entre ellos, cuatro precandidatos presidenciales, nueve dirigentes de la oposición y el presidente de uno de los bancos más importantes del país.

Las últimas órdenes de detención apuntaron a los referentes políticos del partido Unión Democrática Renovadora (Unamos), antes conocido como Movimiento Renovador Sandinista (MRS), un espacio político surgido a mediados de los noventa como escisión política del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido del presidente Daniel Ortega. 

Hablé con Héctor Mairena, miembro de la mesa nacional de Unamos, que definió lo que está pasando en Nicaragua como una «escalada represiva que combina acusaciones ante el ministerio público, sentencias del poder judicial, la prisión preventiva y el uso de la fuerza policial y paramilitar que va dirigida contra los precandidatos presidenciales».

Entre los objetivos evidentes de las detenciones está conseguir la inhabilitación electoral de los precandidatos presidenciales, pero le pregunté si había algo más. 

Para Héctor, además de eliminar de la carrera a los candidatos con mayor peso electoral y golpear a la dirigencia política nacional que tiene capacidad de convocar a movilizaciones, como es el caso de la Unidad Nacional Azul y Blanco, lo que busca el oficialismo es recuperar el control de la agenda pública. «Mientras nosotros, junto con la comunidad internacional, estamos demandando elecciones libres, ellos quieren cambiar la agenda, que nos concentremos en la liberación de los presos. Es un chantaje», explica.

Entre los seis detenidos del partido está la presidenta de este espacio político, la exguerrillera sandinista Doria María Tellez y el vicepresidente Hugo Torres Jiménez. Héctor no cree que vaya a  haber una liberación inmediata. Explica que, incluso desde sectores del orteguismo, plantearon la hipótesis de que las detenciones puedan funcionar como «moneda de cambio con Estados Unidos» para que detenga las sanciones y las presiones. 

«Daniel Ortega decidió priorizar su permanencia en el poder aunque sea de manera ilegítima. Hoy por hoy no hay condiciones en Nicaragua para elecciones libres porque sabe que, aunque los espacios que abra sean mínimos, serían aprovechados por la oposición», cuenta Héctor.

Los abogados denunciaron que están siendo violadas las garantías procesales de los detenidos y que ni siquiera le han podido acercar alimentos a los que se encuentran bajo arresto domiciliario.

El orteguismo consiguió, una vez más, acorralar a la oposición en un debate que, como lo hizo el oficialismo en Venezuela, gira en torno a si conviene o no presentar candidatos si la situación no cambia. Para algunos espacios políticos como Unamos es claro que no deben hacerlo mientras que existen otros partidos, como Ciudadanos por la Libertad, con su precandidato también preso, que están en medio de una discusión que lo que busca es evitar «hacerle el juego a la oposición».

Desde el momento en que Daniel Ortega llegó al poder hasta las protestas de 2018, el oficialismo se enfocó en tres movimientos. «Primero, inició un proceso de desmontaje de la institucionalidad democrática que se había venido construyendo desde los noventa. En 2014, Ortega avanza con una reforma constitucional que habilita la reelección indefinida. Segundo, hizo una alianza con el gran capital. Y tercero, privatizó los fondos de la cooperación petrolera venezolana». Pero fue en 2018, según cuenta Héctor, con la reforma de la seguridad social, presionados por las protestas sociales, cuando terminó de profundizar la pelea de «Ortega contra todos». 

Veremos qué rumbo toman las cosas. 

Hasta acá por hoy. 

Nos vemos la semana que viene, 

Ayelén

Soy periodista especializada en política internacional. Estudié Ciencia Política (UBA) y tengo un máster en Periodismo (UTDT). Viví un tiempo en Caracas, Madrid y Londres. Co-conduzco la Edición Internacional del noticiero de TV Pública y soy columnista en la semana en la Edición Central. Produzco y conduzco el podcast de análisis político de la revista Nueva Sociedad y escribo en distintos medios como Le Monde Diplomatique. Tengo tres obsesiones políticas: Bolivia, Brasil y Venezuela.