Infinito punto verde

Inversión verde: criterios para el financiamiento sostenible

¿Cómo se hace para que las inversiones vayan hacia objetivos sociales, ambientales y de gobernanza? Qué significa ESG y cómo se aplica.

¡Hola! ¿Cómo estás?

Estoy viendo una suerte de documental/serie de videos en Youtube de un joven español quien, con su moto cargada con una carpa, una bolsa de dormir y un par de herramientas, se manda a viajar por África. Está muy bien filmado y si bien no cuenta tanto sobre los países que va visitando te re metés en los paisajes y está copado para pensar en otra cosa por un rato. Lo encontrás acá.

Además, empecé a ver la última temporada de Borgen, que trata del descubrimiento de un yacimiento de petróleo en Groenlandia y el manejo político al respecto. Recomiendo. Si la viste contame qué te pareció.

Hablemos de plata

Hoy vamos a hablar de plata. Frente a la creciente demanda social por la sostenibilidad, el financiamiento aparece como una dimensión clave, porque al final del día la orientación de las inversiones determina qué tipo de compañías y proyectos son fomentadas y cuáles no, y así direcciona tanto la velocidad como la coherencia de la transición.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Por ejemplo, algo que ya hablamos en este espacio — pero que volvió a estar en agenda porque el Parlamento Europeo finalmente dio el visto bueno — es la taxonomía verde del continente. La taxonomía básicamente se trata de determinar qué tipo de proyectos Europa va a considerar verdes y cuáles no, a fin de otorgar diversos beneficios a aquellas inversiones que aceleren la transición a la sostenibilidad.

Tal vez te acuerdes de que la gran polémica tenía que ver con la propuesta de considerar verdes al gas natural y la energía nuclear. Sólo dos apuntes breves al respecto. Primero, en ambos casos los proyectos para considerarse efectivamente verdes están atados a ciertas condicionalidades, como la potencialidad de reconversión de las centrales térmicas a renovables o gases bajos en carbono para 2035. Segundo, en un continente donde el carbón todavía cumple un rol muy relevante, y mientras las alternativas de energía primaria se continúan desarrollando, el gas invariablemente es un combustible puente, de la misma manera en la que la energía nuclear es una energía limpia que ha sido clave para la baja intensidad de carbono de la economía francesa y sirve de base para la intermitencia de las renovables. (De todas formas, estas decisiones deben servirnos también para pensar la evolución de nuestra propia matriz energética). Finalmente, esto quedó establecido por el Parlamento Europeo y nos sirve de puntapié para el tema de hoy.

Comencemos.

Además de las taxonomías, las instituciones financieras han comenzado a utilizar los criterios ESG (según sus siglas en inglés: ambiental, dimensión social y gobernanza) para caracterizar empresas y proyectos y así direccionar las inversiones de sus clientes hacia aquellas con una mejor performance.

¿Qué significa cada uno de estos criterios?

La dimensión ambiental se refiere al impacto de la empresa o del proyecto en cuestión sobre la naturaleza. Es decir, la huella de carbono, la huella hídrica, el ciclo de vida de los productos, la generación de residuos, efluentes y emisiones, la presión sobre la biodiversidad y el compromiso con la sostenibilidad de su cadena de valor, entre otros indicadores.

En la dimensión social se pregunta por el aporte de la empresa tanto de manera interna como hacia la comunidad y la sociedad en general. Es decir, la generación de empleo, las condiciones laborales, las políticas de contratación y la diversidad en la planta y en los cargos directivos, los programas de responsabilidad social corporativa, etc.

Por último, la gobernanza indica las prácticas empresariales como los códigos de conducta para prevenir el soborno y la corrupción, la manera en que se gestionan los riesgos de los negocios y las cadenas de suministro, la planificación de las estrategias a largo plazo y los mecanismos de transparencia y reportes.

¿Cómo funcionan los criterios ESG?

Las agencias de calificación utilizan estos criterios para rankear e incluir a las empresas en sus índices que luego sirven a los inversores de orientación para definir hacia dónde dirigir su capital.

Es decir, a partir de los datos obtenidos respecto de los indicadores planteados para cada una de las tres dimensiones, se arman índices agregados que permiten ordenar a las empresas en un ranking de sostenibilidad.

¿Cómo lo hacen?

Por ejemplo, en Thomson Reuters se analizan los reportes anuales generales y de sostenibilidad social corporativa así como los sitios web de las empresas, páginas de ONGs e informes periodísticos, entre otras fuentes de información para así conformar la base de datos ESG. Esta base luego es procesada para estandarizar y hacer comparables los datos de las diferentes compañías y poder asignar puntajes que permiten la conformación de los índices.

De manera similar trabajan otras agencias construyendo métricas propias de ESG para sus clientes. Como no hay un criterio unificado y son varias agencias haciendo este trabajo por separado, los puntajes pueden variar de una organización a otra porque usan métricas o esquemas de ponderación diferentes. Es decir, una misma compañía puede ser considerada sostenible en algunos casos y no sostenible en otros, lo cual constituye un gran problema para la estandarización y comparación generalizada.

Otros desafíos

Si bien el uso de los criterios ESG se ha ido expandiendo, no está exento de desafíos y cuestiones aún sin resolver. Uno de estos desafíos tiene que ver con la coherencia integral del análisis. Supongamos que tenemos una empresa dedicada al sector Oil&Gas, es decir una actividad que en sí misma es una aportante muy relevante a la crisis climática, pero que produce con los más altos estándares ambientales y sociales. Y por el otro, tenemos otra empresa que produce paneles solares con muy malas prácticas en materia de empleo y gestión ambiental. ¿Cuál caso debería considerarse como bueno en materia de ESG? ¿Ambos? ¿Ninguno?

No son cavilaciones teóricas, sino que efectivamente hace algo más de un mes se excluyó a la compañía Tesla (que produce automóviles eléctricos) de la versión ESG del índice S&P 500, mientras que, por ejemplo, General Motors (que produce vehículos tradicionales) sigue dentro del mismo índice.

El equilibrio entre el incentivo a las industrias sostenibles y las buenas prácticas ESG y el greenwashing no es sencillo de establecer. Si se incluyen demasiadas empresas en los índices positivos se corre el riesgo de perder rigurosidad, a la vez si los criterios son demasiado exigentes o directamente excluyen determinados sectores pueden terminar desincentivando que las empresas se esfuercen por calificar.

Mientras se vayan puliendo las metodologías y afinando las exigencias respecto de las estructuras productivas que pretendemos a nivel global y en cada país, así como los criterios mínimos para cada dimensión que socialmente consideramos indispensables para el funcionamiento de las actividades, para las grandes inversiones todavía va a ser indispensable mirar a las empresas y los proyectos de manera individual para determinar su condición de sostenibilidad.

Lo sostenible garpa

Ahora, si nos preguntamos por las motivaciones de los inversores, ¿están queriendo hacer el bien porque creen en la causa de la sostenibilidad y en que el dinero debe dirigirse hacia aquellos proyectos que aceleren la transición? ¿O simplemente hay una comprensión creciente respecto de que la consideración de este tipo de criterios termina siendo positivo en términos económicos porque reduce el riesgo de las empresas y aumenta su valoración por parte de la sociedad? Más allá de los incentivos que puedan darle a este tipo de inversiones los gobiernos de los diferentes países en sus varios niveles administrativos.

Hace poco visité una muy importante empresa donde nos recibieron más de cinco personas con cargos importantes dentro de la compañía. Todos varones. Que a esta altura del siglo XXI una empresa no se preocupe ni por términos de imagen de no presentar un all male panel me hace dudar mucho de su capacidad de afrontar los demás retos de este tiempo.

De hecho, según un informe de McKinsey “la investigación acumulada encuentra que las empresas que prestan atención a las cuestiones ambientales, sociales y de gobierno no experimentan una reducción en la creación de valor, sino más bien todo lo contrario. Una propuesta sólida de ESG se correlaciona con mayores rendimientos de las acciones. A su vez, un mejor desempeño en ESG también se corresponde con una reducción del riesgo.”

Ya el hecho de llevar el registro de, por ejemplo, los impactos ambientales como la generación de residuos y la emisión de gases de efecto invernadero, y reportar toda esa información, obliga a las empresas a avanzar en prácticas de contabilización, transparencia y mejora constante de sus indicadores.

En síntesis, aún si los criterios ESG enfrentan una serie de desafíos importantes y requieren ser cada vez más sofisticados, constituyen un aporte interesentantísimo para intentar ir hacia una estandarización que permita dar orientación útil a las inversiones y en última instancia acelerar la transición a la sostenibilidad.

¿Qué podés hacer vos?

Aplicar los mismos criterios a la hora de comprar cosas y de invertir. No te vas a poner a investigar cada vez que compres un paquete de galletitas, pero sí, por ejemplo, empezar por elegir los tipos de envase por su reciclabilidad o aprovechar la información de las etiquetas de eficiencia energética son buenos primeros pasos.

Luego, ¿tenés unos pesos para poner en un fondo común de inversión o comprar alguna acción? Además del rendimiento, fijate cómo está compuesto el fondo y si la empresa en la que estás por invertir se dedica a una actividad o tiene un modelo de negocios al que querés apoyar.

Dos noticias

  1. Otra ley de humedales. El Consejo Federal del Medio Ambiente (COFEMA), espacio que nuclea a los funcionarios responsables de las cuestiones ambientales de todas las provincias argentinas, presentó un proyecto de ley de protección de humedales alternativo al que se venía discutiendo en el Congreso. Así, hoy hay dos proyectos en danza: el avalado por las provincias y el avalado por las organizaciones ambientales.
  2. A partir de una denuncia de la Aduana de subfacturación en la exportación de carbonato de litio por parte de la empresa Livent, se le aplicó una multa de $6.700 millones. ¿Qué pasó? El litio no tiene un precio de referencia internacional como sí otros minerales como el cobre. En ese escenario, la filial local de Livent había acordado un precio con su casa matriz y declaraba sus exportaciones en función de ese acuerdo. El gobierno le dijo que ese acuerdo de precio entre empresas vinculadas afectaba al precio de venta y por eso -comparando con las ventas de otra empresa similar- se le impuso la multa en función de lo que debería haber pagado de no estar vendiendo a una empresa vinculada. Ahora, Aduana estableció un precio de referencia para el litio, lo que no implica que deba ser vendido a un valor determinado, sino que endurece los controles cuando el precio es inferior al fijado.

Gracias por llegar hasta acá. Nos leemos en dos semanas. Acordate que ahora es los miércoles. Te mando un abrazo grande,

Eli

PD: Si te gusta este newsletter y el trabajo que hacemos en Cenital, podés apoyarnos por acá para que podamos seguir haciéndolo.

Escuchá nuestros podcasts
Este es el newsletter Infinito punto verde de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy Licenciada en Ciencias Ambientales, Magíster en Políticas Públicas y Becaria Doctoral en Ciencia Política en la UNSAM. En todos los ámbitos que puedo me dedico a sumergirme en los dilemas que nos presenta el desarrollo sustentable, uno de los mayores desafíos que enfrentamos en este siglo. Me mudé a un departamento en CABA hace poquito, así que estoy aprendiendo a ser porteña y tener plantas y compost en el balcón.
@elimohle

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.