Off the record

Imposible aburrirse

El año comenzó atravesado por el proceso de reestructuración de YPF que encuentra sus mayores problemas en la crisis provocada por la pandemia y la gestión de Mauricio Macri. Un detalle de la situación de la petrolera. Los precios y las PASO.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien. Pasó mucho tiempo desde la última vez que nos escribimos y te prometo que no va a volver a ocurrir. La agenda sólo proponía pandemia y vacunas, y me pareció pertinente dejarte descansar a vos y a esta entrega que va a tener mucho trabajo en el año electoral. Intentaré, al menos por hoy, referirme lo menos posible al coronavirus y abordar otros temas que creo serán de especial interés durante el 2021.

YPF y el juego kamikaze de la oposición

A diferencia de lo que se ha dicho y escrito en los últimos días, en YPF se da un fenómeno muy singular en la Argentina de los límites difusos que es enfrentar un proceso de reestructuración de deuda de la principal petrolera del país sin la intervención -todavía- de la política. 

La situación de la compañía incluía una enorme cantidad de deuda y una tasa de interés demasiado cara. La negociación, de la que hablaremos más adelante, tiene activos y riesgos. De resultar exitosa, YPF tendría liberado el horizonte por un par de años. Como contrapartida, la generación de instrumentos de deuda muy bajos en términos de tasa de interés podría impedir el regreso al mercado de deuda. 

La deuda de la compañía son unos 6800 millones de dólares que contempla toda la deuda emitida a lo largo de los últimos años. Sin ir más lejos, YPF tenía un vencimiento de 1000 millones de dólares en marzo por el cual ya hizo un proceso de renegociación previa en junio del 2020 donde logró una aceptación superior al 50% por parte de acreedores; por fuera quedaron US$ 430 millones . La resolución del BCRA de noviembre en la que le impidió a las empresas el acceso al MULC para pago de deuda y donde la autoridad monetaria obligaba a renegociar -o sólo te daba el 40% de las divisas necesarias- generó una ventana de oportunidad para encarar un proceso de renegociación más agresivo en base a que el Central no iba a permitir el acceso a los dólares para pagar la deuda y eso podía provocar un “susto” en los tenedores de bonos.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

¿Por qué ventana de oportunidad? Porque el problema central no es el vencimiento de los US$ 430 millones en marzo sino que YPF tiene un flujo de pago de intereses financieros de 800 millones de dólares anuales. Entonces, el proceso de renegociación y extensión de plazos de los nuevos bonos -y evitar el pago durante los dos primeros años- le permitiría a la compañía canalizar 1600 millones de dólares a la inversión en los próximos 24 meses. Por el precio de los combustibles a nivel local y el precio internacional de los hidrocarburos, si paga los 800 millones YPF difícilmente llegue al nivel de inversión de 2500/3 mil millones de dólares que son los necesarios para que la compañía se estabilice y empiece a recuperar producción.

Desde la gestión del ex presidente Mauricio Macri, bajaron los precios y la compañía se fue achicando cada vez más, con menos producción y niveles de endeudamiento relativamente constantes. Romper esa inercia precisa de fondos y si esos fondos no los puede aportar el surtidor ni el Estado a través de una capitalización podrían surgir de una renegociación de la deuda donde el (no) pago de intereses te permitirá desarrollar inversión. 

Sin embargo, hay riesgos. Si la renegociación sale mal se abre una disyuntiva: YPF defaultea o mantiene el cumplimiento de la deuda -en el Gobierno aseguran que Economía ya tiene una hoja de ruta en caso que esto ocurra. ¿Cuál sería el problema del default? Fundamentalmente que más del 85% está bajo legislación extranjera y si bien es cierto que un proceso de cesación de pagos se lleva a cabo en la economía local, los acreedores lo van a judicializar en el exterior y, como mínimo, lograrían el embargo del flujo de exportaciones, un número que ronda los US$ 1500 millones anuales.

Tal vez más grave que esto es la cotización de la compañía. El valor bursátil de YPF no es relevante, pero sí los activos como las refinerías, oleoductos o el acreaje en Vaca Muerta. En caso de judicializarse, los acreedores podrían ir por esos activos y, si bien este gobierno está claro que no lo permitiría, el panorama es más brumoso en caso de una administración de otro signo. La alternativa del default tendría un riesgo muy alto en el mediano o largo plazo.

Pagar los vencimientos de la deuda, por su parte, impacta en las reservas del BCRA y saca flujo de caja para dinamizar la inversión. La situación de la reestructuración, que según pudo averiguar #OffTheRecord está enteramente conducida por el management de YPF a cargo de Alejandro Lew, es delicada. 

Hace alrededor de un año, la conducción de la compañía había tenido una diferencia de criterios con el ministro de Economía por la propuesta de reestructuración que emanaba de la cartera de Guzmán. Por qué YPF eligió tomar ese camino con una estrategia propia y diez meses después de aquel episodio lo saben pocos. Guzmán, por su parte, logró que una persona de su confianza llegue al directorio de la petrolera: se trata de Damián Tupac Panigo, a quien conoce desde su paso por la UNLP y quien oficia de nexo con el ministerio. 

La tentación de descargar las culpas sobre el saliente Guillermo Nielsen son muchas y de todos los puntos cardinales, pero insuficientes. Si bien el economista tenía picado el boleto desde que el Presidente se enteró que jugó en contra de la estrategia de Guzmán en la negociación con los bonistas, su salida poco tiene que ver con la situación de la compañía. Aislado por completo de la toma de decisiones, Nielsen se enteraba de las visitas de los ministros a YPF cuando se habían ido. Un gobernador le contó a #OffTheRecord que el ex secretario de Finanzas lo recibió las dos veces que se encontraron encima de un elemento de yoga que tenía en su oficina: “Hablamos mientras saltaba arriba de una pelota azul”. Nielsen, según cuentan quienes lo conocen, sufre de dolores en la espalda. Si era necesario hacer los ejercicios en medio de esas reuniones es algo que sólo él sabe. Sea como fuere, una anécdota. Más atención merecen los comentarios de algunos fondos que están negociando con YPF. Aseguran que desde la propia compañía les sugerían no entrar en la reestructuración. Algunos mencionan a Nielsen y otros a su yerno Leo Madcur. Rumores. 

Quien ocupará el lugar del saliente hombre de finanzas será Pablo González. Si bien es insoslayable emparentar su nombramiento al frente de la compañía como un espacio ganado del kirchnerismo dentro del mapa de la política energética, los resultados de esta decisión se verán con el tiempo. Con un posgrado en petróleo y un paso como fiscal de Estado en Santa Cruz, González no parece tener peor palmarés para dirigir YPF que sus predecesores Nielsen o Miguel Gutiérrez. Por lo tanto, a González -que estará a cargo de la presidencia del directorio y no de la gestión diaria que seguirá llevando adelante el CEO, Sergio Affronti, hombre recomendado en su momento por Miguel Galuccio- parecen estar facturándole más su pertenencia política que su capacidad o no de gestión.

En cuanto a las posibles medidas a tomar, es simpático recordar que Macri congeló por decreto el precio de los combustibles a días de haber perdido las PASO por primera vez en la historia argentina. Una tarea difícil para quienes declaman pragmatismo, pero operan con la ideología: con CFK el precio de los combustibles estuvo siempre por encima del export parity y con Macri siempre debajo.  

En los últimos días una de las herramientas que utilizaron quienes pretenden que fracase la reestructuración es invocar una presunta interna entre Affronti y la representación de La Cámpora en la compañía. La información no sólo es incorrecta y fue desmentida por todos los protagonistas ante la consulta de #OffTheRecord sino que puede verificarse por arriba: Galuccio, que -repetimos- recomendó a Affronti, es uno de los empresarios de mayor llegada y consulta de Cristina Fernández de Kirchner. Cuál es el negocio de pegarle a YPF mientras reestructura su deuda, en esta nota muy recomendable de Nicolás Gandini en EconoJournal.

Las PASO y el precio de los precios

El principal problema del oficialismo, sin embargo, son los precios. La suba del 45.5% en alimentos y la expectativa de actualización tarifaria en el primer semestre ponen un foco de tensión interno en la coalición. La última encuesta de circulación interna que recibió Cristina Fernández de Kirchner muestra que el 70% de los consultados cree que el Gobierno debería ejercer un control más fuerte del precio de los alimentos y un 67% responsabiliza al oficialismo por esos aumentos.

“En el primer semestre los precios van a ser más altos que en el segundo porque la actualización del cuadro tarifario y los combustibles va a poner presión inflacionaria”, le confirma a #OffTheRecord uno de los integrantes del equipo económico. Guzmán dio una pauta en Chaco. El ministro de Economía advirtió al campo que preferían no tener que aumentar retenciones, pero no iban a permitir que el shock sea regresivo. ¿Cuánto podría influir un rápido acuerdo con el Fondo? ¿Y si se dilata?

En este marco algunos sectores del oficialismo recuperan el debate sobre las PASO. En términos prácticos, las Primarias Abiertas son un problema para los oficialismos. No sólo por el riesgo de organizar una jornada electoral en medio de una pandemia que no estará ni cerca de terminar sino también por la presión que ejercen los gobernadores que insisten en suspenderlas al menos por un año con dos motivos: el formal y el informal. O el del on y el del off. El argumento del costo de las PASO en un año con un crecimiento de la pobreza récord a nivel mundial es una serenata que suele caer muy bien en los oídos de una buena porción del electorado, pero no es el motivo real del ímpetu de los mandatarios provinciales. El riesgo que las primarias le permitan a la(s) oposición(es) resolver sus diferencias políticas y esto les brinde la posibilidad de verse ganadores el día de la elección es algo que peronistas, radicales, macristas y partidos provinciales prefieren evitar. El primero que se expresó públicamente a favor de la suspensión fue el peronista Sergio Uñac y el domingo lo hizo el radical Gustavo Valdés. “Si van todos juntos acá, el día siguiente se va a leer que me sacaron 15 puntos”, se confió un gobernador oficialista ante #OffTheRecord. 

Sin embargo, la demora global de la producción de vacunas invita a evaluar seriamente la propuesta. Con excepción de Israel, todas las potencias han demostrado dificultades para el acceso a la vacuna o con el operativo de inmunización a sus sociedades. Es difícil pensar que Argentina pueda tener una performance más destacada que, por ejemplo, Alemania. 

Macri, Larreta y el Niño Yo no fui

Mientras Martín Lousteau y Gustavo Valdés lo mencionan como parte del pasado y se rodea de figuras a las que en otro momento marginó como Hernán Lombardi, el ex presidente Mauricio Macri regresa el viernes de Villa La Angostura envuelto en una serie de rumores que anticipamos en la última entrega del 2020 y a la que Jorge Fontevecchia en su columna dominical le puso números: catorce millones de dólares. 

Ese sería el monto con el que Macri junto a un pool de empresarios desembarcó en LN+. Fuentes de la industria mencionan a Nicolás Martín Caputo como el encargado de las efectividades conducentes, Marcos Galperín “a título personal, no por MeLi” según una persona al tanto del proceso -aunque desde el entorno del CEO y fundador del exitoso unicornio lo negaron ante la consulta de #OffTheRecord-, la filial argentina de la empresa SC Johnson, el financista habitué de Cumelén y heredero de una de las mayores fortunas del mundo, Eduardo Cohen Watkins, y el empresario todoterreno Alejandro Macfarlane. Esta nueva conformación se sumaría a la presencia que algunos le sindican también al Grupo Techint en el diario de los Saguier a partir de 2018 luego de una operación que llevó un par de años. Así se explicaría que la minuciosa investigación de los Cuadernos de las Coimas omitió a la empresa que preside Paolo Rocca aún cuando estaba mencionada nueve veces por el chofer memorioso.

Hasta acá una historia más o menos conocida. Lo novedoso es que al menos dos referentes del PRO de CABA fueron a hacerle el careo a alguno de los presuntos financistas mencionados para pedirles precisiones por la operación y la respuesta que recibieron fue la misma: “Yo no soy, el que está atrás de esto es tu jefe”, en referencia al mandamás porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Desde el entorno del jefe de Gobierno lo niegan con énfasis. Su primer anillo no se atreve a tanto.

Larreta, por su parte, tiene otro problema: la posible candidatura de Patricia Bullrich en CABA. En el peor de los casos, la ex ministra de Seguridad podría encabezar la lista de diputados porteños este año y obtener un porcentaje de votos que la sitúe de inmediato como candidata para suceder a Larreta...o a Alberto Fernández. Un llamado de atención para el jefe de Gobierno, pero también para el resbaladizo Martín Lousteau, cuyas declaraciones sobre Macri generaron rechazo en una figura muy cercana al ex Presidente que a través de WhatsApp reaccionó ante #OffTheRecord: “Estos pibes quieren convocar a Stolbizer, a Lifschitz, ¡están perdidos!”. 

Otra opción podría ser una interna entre Bullrich y el ministro Fernán Quirós. En caso de perder, la titular del partido podría quedarse con el 35/40% de los votos de la interna y por lo tanto el distrito no tendría una jefatura igual de clara que la de hoy. Larreta, sin embargo, ha demostrado habilidad para navegar esas aguas. “Horacio es capaz de convencernos a todos que Patricia es su candidata”, bromeó ante este medio un intendente que conoce bien al jefe de Gobierno.

Bonus track

  • Alberto Fernández habló ayer con Angela Merkel durante 40 minutos y le pidió apoyo en la negociación con el FMI y el Club de París. Merkel tuvo también otra bilateral en tiempos de Covid: con Joe Biden
  • La CABA va a hacer las campañas de vacunación en función de las entregas garantizadas de vacunas. Personal de salud, mayores de 70 e institucionalizados en geriátricos, mayores de 60, estratégicos (seguridad, educación), 18 a 60 comórbidos y funcionarios de gobierno, el orden de prioridad.

Antes del libro, te quiero recordar que –producto de la situación global y del rubro en particular, pero también del ethos de Cenital– abrimos la posibilidad de que seas parte del proyecto a través del sistema de apoyo económico para poder seguir creciendo. Esta semana estamos entregando nuevas becas para estudiar idiomas en el CUI.

La recomendación de hoy es Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar.

Ojalá hayas disfrutado de este correo tanto como yo. Estoy muy agradecido por tu amistad que, aunque sea espectral, para mí no tiene precio.

Iván

Escuchá nuestros podcasts
Este es el newsletter Off the record de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo en tu correo. Es gratis.
Soy director de un medio que pensé para leer a los periodistas que escriben en él. Mis momentos preferidos son los cierres de listas, el día de las elecciones y las finales en Madrid. Además de River, podría tener un tatuaje de Messi y el Indio, pero no me gustan los tatuajes. Me hubiera encantado ser diplomático. Los de Internacionales dicen que soy un conservador popular.
@ischargro

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.