Prepárense para perder

Hegemonía Tapia

La verdadera victoria del presidente de la AFA. La Roma ya no será NBA.

Hola, ¿cómo estamos?

Imagino que en toda esta cuarentena en algún momento te habrás puesto a fisgonear en la vida de la vecindad. Espero que no te hayas vuelto vigilante y aceptes que cada quien tiene sus gustos. Voyeurismo o botonismo. Tendrás que decidir a quién vas a bancar: a la K-League de Corea del Sur o a uno de sus clubes, el FC Seoul. 

Es que en el regreso de la liga, para decorar la cancha, el equipo de la capital decidió poner maniquíes en la platea que hicieran las veces de fanáticos. Hasta ahí, todo permitido. Lo que llamó la atención fue que eran muñecas inflables donadas por un sponsor. Ante las burlas en las redes sociales, el club decidió pedir disculpas. El premio Javier Castrilli, sin embargo, se lo llevó la organización del torneo: 75 mil euros de multa por el erótico público de plástico. Así estamos.

Hegemonía

El concepto de hegemonía lo desarrolló mejor que nadie el filósofo italiano Antonio Gramsci. Sobre el juego, dejó una frase hermosa: “El fútbol es el reino de la lealtad ejercida al aire libre”.

Chiqui Tapia es el tercer presidente en la historia de la AFA vinculado con el mundo sindical –los otros fueron Cecilio Conditi, de ATE, líder de la AFA en el primer peronismo y ministro de Trabajo de Isabel Perón; y David Bracutto, titular de Huracán y médico en la UOM–. El martes, consiguió su primera relección y el cambio de estatuto para lograr la segunda, hasta 2029. Su gestión es la tercera tras la muerte de Julio Grondona. La primera fue la breve etapa de Luis Segura, que terminó mezclando el FIFAGate y la bochornosa elección del 38 a 38. La segunda consistió en la intervención de la Comisión Normalizadora, al mando del empresario cordobés Armando Pérez, quien en la previa de un partido de la Selección se paró delante de la mirada atónita del plantel para decir que se acababa de ir el kirchnerismo y que comenzaba una nueva época. La tercera da señales de ser la vencida, aunque en el fútbol nunca hay ganadores definitivos. Lo que es seguro es que el poder y –como plantea Gramsci– la hegemonía son suyos. 

Un análisis posible de la causa de su victoria es hablar de lo económico: su gestión recaudó como pocas y repartió a todas las áreas –a las que votan, incluido–. Pero es insuficiente. En la asamblea virtual en la que fue consagrado, declaró, hacia afuera, que el logro era la unidad. Hacia adentro, que nada de esto se podría haber alcanzado con Daniel Angelici. Al éxito lo describe como supervivencia. 

¿A qué?

  • Al doble comando intentado por Daniel Angelici, ex presidente de Boca, ex vicepresidente de AFA. Clave en una primera etapa para vencer al actual aliado Marcelo Tinelli. Un dirigente suele decir: “El Tano es de esas personas que te genera un problema del que sólo él tiene la solución”. Algunas versiones que circularon aseguraban que Angelici viajó a Ecuador, en el último partido de la Eliminatoria del Mundial de Rusia, en 2017, para agarrar el mando por si Argentina quedaba afuera. Messi hizo tres goles y la historia terminó con un abrazo fraternal a Tapia y una gambeta de saludo al vicepresidente. En el primer ciclo, el campo de batalla más fuerte estuvo en el nombramiento de gerentes en AFA y en el signo político de cada uno. La aparición de Juan Román Riquelme, de buen trato con Chiqui, sacó a Angelici y al macrismo de Boca. Por lo tanto, de la entidad con sede en la calle Viamonte. En las últimas semanas, el Tano salió a criticar a la actual conducción: “Se encargaron de destruir todo lo que armamos”.
    El libro El Tano de Julián Maradeo y Nacho Damiani ayuda a entender al personaje.
  • Al deseo de Mauricio Macri de promover las sociedades anónimas en los clubes de Argentina. El ex presidente de Boca ya había perdido esta votación, con Julio Grondona como presidente, el 20 de julio de 1998. Volvió a la carga en 2018. Y en uno de los momentos más duros para la AFA: la gestión Cambiemos apretaba para modificar el decreto 1212/03, que anulaba el beneficio de los clubes a la hora de pagar cargas sociales. Si las empresas pagaban el 31%, a las entidades deportivas les tocaba el 7%. El cambio los hubiera fundido y la mirada privatista habría entrado en juego. No se dio.
    Roberto Parrottino y Alejandro Wall explicaban este escenario, en 2018, en Tiempo Argentino. Esta nota, de 2019, continúa muy bien la saga.
  • A las amenazas durante el sorteo del último Mundial de una causa que tenía Laura Alonso, extitular de la Oficina Anticorrupción, que nunca apareció y nadie supo qué era. Aunque Tapia haya adquirido poder propio, sigue formando parte del sindicato de Camioneros y continúa en pareja con Paola Moyano, hija de Hugo. Y, más allá de que Pablo Moyano hace un tiempo lo llamó “funcionario macrista”, su relación con la familia perdura y se sentía parte de lo mismo que denunció el ex secretario general de la CGT: una persecución.

¿Con qué?

  • “Hugo me dijo que a los viejos no se los deja caer”. Tapia explica así su apoyo a Luis Segura en la histórica elección del 38 a 38 que nadie ganó. Sin ese escándalo, él no hubiera llegado a la presidencia. El desgaste llevó a Marcelo Tinelli a correrse de la pelea por la AFA. A nivel nacional, el enfrentamiento con el macrismo los volvió a juntar. La unidad se selló con un cargo: el mandatario de San Lorenzo ahora estará al frente de la Liga Profesional de Fútbol (LPF), heredera de la Superliga, pero bajo el control de la AFA y no como una entidad privada. Esta es una perla muy divertida: Tapia con Korol, en Badajoz, hace dos décadas, mandándalo saludos a Tinelli. 
  • Tapia nunca anuló la relación con Macri. Articuló las conversaciones sobre las paritarias de Camioneros con charlas futboleras. Tres veces llevó al entrenador de la Selección Argentina a escuchar las recomendaciones del ex presidente. Incluso hizo jugar a uno de sus principales capitales políticos en la AFA: el día en que el plantel argentino viajaba a Barcelona para realizar su pretemporada previa al Mundial de Rusia, aceptó que Macri se acercara al predio para tomar contacto con los jugadores y se ocupó de que Lionel Messi lo saludara personalmente, pese al fastidio del 10, que suele evitar las imágenes y las conversaciones con quien sea el poder. Y llevó con armonía la incómoda situación del presidente pidiéndole a un asistente que le acercara una tablet para mostrar su gol de tiro libre.
  • Más de una vez, Tapia vio la entrevista que le realizaron Pino Solanas y Octavio Getino, en Puerta de Hierro, a Juan Domingo Perón. De ahí, tomó una frase que, a veces, hace escuchar a su gente: "Conducir es distinto a mandar, mandar es obligar, conducir es persuadir, y al hombre siempre es mejor persuadirle que obligarle". Cree en los consensos y, por eso, construyó poder –y votos– en las representaciones del futsal, del femenino, de árbitros, de entrenadores, de las categorías del ascenso –su mayor caudal, fue presidente de Barracas Central aunque en este momento mantiene una pelea con San Martín de Tucumán, que elevó una queja al TAS, en contra de la anulación de descensos–. Sabe que en Primera desarrolla con tensa calma la relación con Rodolfo D’Onofrio –hacia afuera, siempre se diferencia– y con Jorge Amor Ameal –cercano ideológicamente, peronista del sur de Buenos Aires, pero jefe del sello potente Boca–. Que su cercanía con los Moyano de Independiente va y viene. Que su enemigo hoy es Talleres, cuya dirigencia sacó una carta abierta proponiendo otro modelo de torneo. La organización de los campeonatos es una de las mayores deudas de la gestión actual y lo que más se le critica.
  • La victoria de Alberto Fernández a nivel nacional, sin dudas, le permitió sacarse al macrismo de encima.

La Roma: el sueño NBA que no pudo ser

Esta semana, salió a la luz que la Roma tiene un pasivo que supera los 300 millones de euros. Se supo porque las acciones del club cotizan en la bolsa milanesa y resulta obligatorio informar las cifras. Aun así, su situación no es muy diferente a la de Juventus y del Inter, que adeudan una cantidad superior de euros. Lo particular, en este caso, es que el coronavirus frenó la venta de la institución de la capital de Italia.

James Pallota nació en Boston, en una comunidad de inmigrantes italianos. Pensaba que el fútbol era el peor de los deportes. De niño, de fanatizó con el básquet, iba a ver a los Celtics y se colaba por las salidas de emergencia porque no juntaba ni para pagar la entrada. En la década del 80, cuando brilló el gran Larry Bird (es indispensable el Informe Robinson, Palabra de Larry Bird, para entender la magnitud de este jugador o el libro Cuando éramos los mejores de Jackie MacMullan), tenía un amigo con una imprenta y falsificaba tickets. Dice que la primera vez que entró legalmente fue en 2002, cuando adquirió la franquicia. Tocó el cielo en 2008 cuando ganó la NBA, de la mano de Paul Pierce y Kevin Garnett (este documental muestra toda el campaña, que terminó con tremenda final ganada a Los Lakers). En 2012, decidió probar suerte en otro deporte y compró la Roma. Más allá de sus orígenes, la idea era establecer una nueva base de negocios en Europa. Su promesa y objetivo fue construir un estadio propio para el equipo, que toda la vida jugó de prestado en el Olímpico. Su mayor logro deportivo fue la semifinal de la Champions League, a la que accedió tras una remontada histórica frente a Barcelona. En su estructura deportiva, importó la tecnología del scouting del básquet, clave a la hora de mejorar inferiores y contrataciones.

La presentación del estadio sería en mayo de 2019, pero nunca obtuvo la habilitación del Estado. Cansado de la burocracia italiana, decidió volver a casa y venderle su parte al megaempresario Dan Friedkin, cuyo principal activo son las concesionarias de Toyota en los Estados del Golfo y su fortuna está valuada, según Forbes, en 4 mil millones de dólares. El día en que se anunció la transacción la bolsa se disparó y aumentó 8% el valor de las acciones de la Roma. ¿El problema? El virus frenó la operación y Pallota se quedó con un plantel que genera deuda y un gigante de cemento que no se puede inaugurar.

¿Por qué Pochettino es uno de los entrenadores más codiciados?

Tras un flojo comienzo en la Premier League, en noviembre del año pasado, la dirigencia del Tottenham sorprendió al mundo echando a Mauricio Pochettino y contratando a José Mourinho. Esta semana, se terminó la cláusula que le impedía al entrenador argentino dirigir a otros equipos, si aspiraba a cobrar su despido. Lo quiere Newcastle, pero es el nombre de mayor peso en el mercado europeo. Aquí algunas claves para conocerlo.

  • Un mundo nuevo es el libro donde Pochettino anotó sus memorias en el Tottenham. Lo escribió junto a Guillem Balagüé, biógrafo de Guardiola y de Messi. Sólo en la introducción ya deja historias increíbles.
    • La primera: “En un partido, en un torneo en Murphy, mi ciudad. Yo era el mejor de mi equipo. Subí al área para cabecear. Inicié el salto y lo que ocurrió a continuación me marcó para siempre: el arquero, el muy hijo de putas, para sacarme del partido, va y me baja los pantalones. Imaginate la hinchada, los padres. Me dio tal bronca que me puse a llorar en el campo. Fue la mayor humillación de mi vida”.
    • La segunda, sobre el Newell’s de Marcelo Bielsa, con el que salió campeón y desembocó en una final de la Copa Libertadores. Clave para entender su ideología: “El juego tenía muchos paralelismos con el del Tottenham: era intenso a la máxima velocidad, con presión alta, muchos movimientos mecanizados, buscábamos dominar físicamente, jugábamos a sofocar al contrario incomodándolo cuando no teníamos el balón. Y necesitaba que todos creyéramos en el entrenador para que funcionara. El once estaba lleno de jugadores que debían tener sus responsabilidades, no éramos solo soldados: formábamos parte de la decisión”.
  • Esta entrevista en beIn Sports, con Jorge Valdano, es una invitación a pensar el juego que me parece imperdible.
  • Antes de la semifinal que perdió contra el inesperado Ajax, tuvo esta gran charla con Diego Torres, para El País. Aquí, el entrenador expone una mirada muy integral del sistema del fútbol: “El fútbol ha perdido gente auténtica, somos todos actores”.
  • “No necesito tener miles de seguidores en twitter para ser feliz”, le contó a Cristian Grosso, wn 2017, en esta hermosa nota para La Nación. La segunda parte fue en 2019: “Ganar la Champions no estará por encima de haber salvado del descenso al Espanyol”.
  • Este informe de Fútbol Secrets da un buen resumen de la organización táctica del Tottenham de Pochettino. 

Nadar es pensar

  • Delfina Pignatello, la primera nadadora argentina en ganar tres medallas de oro en unos Juegos Panamericanos, hizo un vivo en Instagram para mostrar su entrenamiento y sufrió comentarios violentos que sexualizaban su cuerpo. El rol adoctrinador de la masculinidad sigue pisando fuerte y feo y es indispensable que escuchemos y que leamos para pensar el machismo en nuestra sociedad. La tenista, Nadia Podoroska, y la socióloga Julia Hang abren un excelente debate.
  • Michael Phelps es el deportista olímpico más ganador de la historia. Tras ver en Netflix los comportamientos de Jordan, apareció para decir: “Yo era igual de imbécil con mis compañeros”. Más allá de ese run run, en esta entrevista para ESPN da un relato desgarrador sobre su depresión: “La cosa es que –y las personas que sufren depresión lo saben– que nunca se va. Vos tenés buenos días y malos días, pero nunca una línea final. Suelo dar entrevistas y la conclusión es la misma: Phelps habló de su depresión y está mejor. Ojalá fuera así”.

Pizza post cancha

  • Hoy se cumplen 20 años del día en que la Roma compró a Gabriel Batistuta. Los aniversarios se festejan: te regalo todos los goles de Bati en la Fiorentina.
  • El 22 de mayo de 1975, en Nevada, fue asesinado Ringo Bonavena. La biografía que Ezequiel Fernández Moores escribió sobre el boxeador es una de las mejores obras del periodismo deportivo argentino. Díganme Ringo se puede comprar acá.
  • Fueron difundidas en Twitter, esta semana, estas preciosas imágenes de Juan Román Riquelme jugando en la Reserva de Argentinos Juniors. Un material de culto.
  • El miércoles Mostaza Merlo cumplió 70 años. Este gran perfil de Matías Ruffet cuenta muy bien los detalles y las anécdotas del entrenador campeón con Racing en 2001.  
  • En la primera parte de The Last Dance, el documental de Jordan, se habla del enfrentamiento de los Bulls contra los Pistons. Se los acusa de sucios, feos y malos. El 30 for 30 de ESPN dedicado a ellos es impresionante. Se llama Bad Boys.

Esto fue todo.

No entiendo de automovilismo. No sé manejar. Y no sé por qué la gente se vuelve hincha de una marca. El mítico Dante Panzeri le llamaba “actividad industrial”. Pero en Comodoro Rivadavia quedan habilitadas las pistas de carreras para alquilar y entrenarse. Si sos de los fierros, podés ir arrancando hacia el sur.

Abrazos,

Zequi

Este es el newsletter Prepárense para perder de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy periodista desde 2009, aunque pasé mi vida en redacciones con mi padre. Cubrí un Mundial, tres Copa América y vi partidos en cuatro continentes diferentes. Soy de la Generación de los Messis, porque tengo 29 y no vi a Maradona. Desde niño, pienso que a las mujeres les tendría que gustar el fútbol: por suerte, es la era del fútbol femenino y en diez años, no tengo dudas, tendremos estadios llenos.
@zequischer

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.