FIFA vs reality

Analizamos el anuncio de la FIFA sobre que Catar 2022 será “la primera Copa del Mundo neutral en carbono” y justificamos hablarle a nuestros gatos como si fueran bebés.

Holis, ¿cómo andás? Yo acá, esperando para ir a buscar a mi gatito Romeo, al cual ayer llevé a la guardia y quedó internado. No es nada grave, una constipación severa nada más. Si sale bien la eco de control me lo traigo. Igual estoy muy ansiosa, quiero verlo ya, tengo miedo, ayer lloré muchísimo. Aunque no puedo dejar de decir que me dio mucha gracia el diagnóstico porque esos que dicen que ya no se pueden hacer chistes con nada sin ofender a alguien parecen desconocer el género “humor de caca”.

* Este meme solo tiene gracia en inglés pero dice: los padres pedorreros escribiendo la constipación (pedorreros = farters, que suena muy parecido a fathers=padres/constitución = constipation que suena muy parecido a constitution=constitución)

Que en un momento quisiera estar loca y no querer

A todo esto, cuando dejo de mandar chistes sobre el gato y la caca (perdón, no puedo parar), pienso que querer bien es resignarse a la posibilidad de salir lastimado (mejor mande chistes, señora). En general, creemos que resignarse es algo malo, asociado a rendirse, a agachar la cabeza ante un mal que nos sobrepasa. Pero pienso que cuando queremos mucho a alguien es la forma que tenemos para que el miedo al dolor, que es permanente, no sea una defensa sino un ruido de fondo. Salir lastimados del amor no es necesariamente que los seres que queremos nos hagan un daño intencional o que actúen de manera desaprensiva (mi abuela decía que duele más el destrato que el maltrato), a veces es que sean cómo quieren ser y que eso no encaje con cómo queremos ser nosotros o con cómo queremos que sean los demás con nosotros. Y también puede ser algo inmanejable, como que se enfermen y eso nos hiera. La resignación a ser lastimados, entonces, es aceptar que es imposible amar al otro sin daños colaterales y elegir amar igual. Hacerla pasar de esa sensación de que es la forma sana de lidiar con un momento en el que sentimos que ya no podemos hacer nada hacia algo activo, una elección, un medio para hacer lo que queremos, para querer.

La edición de hoy va a tratar un poco de esto, de la resignación elegida. Así que, si la cámara me toma, quiero que me acompañes por este camino de dolor y gloria.

Me han dicho que no hay salida

En estos días, un temor colectivo a sufrir por amor acecha: miedo a que Messi salga lastimado y con él todos nosotros. Digo Messi porque estuve haciendo un informalísimo experimento que consiste en preguntar: ¿vos querés que salga campeón Argentina o que salga campeón Messi? Y si bien es una pregunta capciosa porque obvio que las dos, la segunda opción suma muchos adeptos. Queremos verlo levantarla, sentimos que se lo merece, que su felicidad es la nuestra y su dolor también.

Este sentimiento del que también soy parte es una tensión para mí. Cuando se anunció que el Mundial será en Catar, me llegaron muchos llamados para boicotearlo, no viéndolo ni viajando. Las razones son obvias y conocidas: si bien en todos los países hay violaciones a los derechos humanos perpetradas por las instituciones, en algunos esto es ilegal y el marco legal no es sólo punitivo de esas violaciones, sino también promotor del respeto de esos derechos. Que sea el Estado mismo el que se contradice haciendo de la represión una condición necesaria de su existencia, a la vez que un garante de la promoción de los DDHH, es un fenómeno complejísimo que hemos abordado en numerosas ocasiones. Pero no es lo mismo en todos lados. En Catar ni siquiera hay paradoja.

No creo que seamos pocos los que nos sentimos lastimados porque quienes tienen la capacidad verdadera para el boicot, los futbolistas con contratos millonarios que si se hubieran negado a ir podrían haber cambiado la sede y no lo hicieron y en muchos casos parece que ni se mosquearon (antes de que me digan que lo que digo es descabellado, recordemos que la Juventus solicitó a los organizadores de la International Champions Cup hacer su pretemporada en Asia en vez de en Estados Unidos porque Cristiano Ronaldo tiene acusaciones de violación en ese país y si entrase podría enfrentar sanciones legales). Tampoco, en su gran mayoría, los jugadores manifestaron repudio por las políticas homo odiantes o preocupación por la seguridad de las hinchas mujeres que viajan a verlos.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Respecto al llamado a no ver el Mundial, es difícil cuando te transforman una tensión en obligación. Y más cuando cada cosa que te enterás respecto a la Copa es peor que la anterior. Porque para sorpresa de nadie, parece que la causa progresista a la que sí se sumaba Catar, al final es cualquiera. Me refiero a que el anuncio de que esta va a ser la primera Copa del Mundo neutra en carbono es un fraude (ahora nos seguimos indignando pero este video de Mbappé riéndose cuando preguntan si el PSG consideró trasladarse en tren en vez de en avión me da más bronca que las cosas que dijo sobre el fútbol sudamericano).

Vamos entonces con un Instagram vs reality versión FIFA

FIFA: “La huella de carbono derivada de la construcción de los nuevos estadios se mitigará con el uso posterior”.

REALIDAD (el informe que te linkeé antes que hizo la organización Carbon Market Watch): la medición de la huella de carbono generada por la construcción de los nuevos estadios se hizo utilizando una metodología de use-share (uso-cuota). ¿Qué quiere decir? Que los días de uso del torneo se dividieron sobre la estimación de la vida útil de los estadios, como diciendo: “Sí bueno, la construcción generó un montón de emisiones pero eso no se tiene que aplicar solo a la copa porque los estadios van a quedar, así que esas emisiones no son ‘del evento’ sino de tener un estadio activo”, pero los estadios se construyeron específicamente para el Mundial y no queda claro qué tipo de uso intensivo de estadios gigantes distribuidos en una superficie geográfica tan chica van a hacer en el futuro (en Doha había un solo estadio grande antes de que se le asignara el Mundial). La huella total de los estadios permanentes construidos para la Copa del Mundo podría estar bastante subestimada, 1,6MtCO2e en lugar de las 0,2MtCO2e que se anunciaron. Por otro lado, tampoco se contaron emisiones relacionadas a mantener operativos los estadios en los próximos años.

FIFA: “Creamos la guardería-vivero de pasto y árboles más grande del mundo, que va a absorber emisiones de carbono, contribuyendo a reducir el impacto del evento”.

REALIDAD: el vivero, que también tiene un montón de árboles, está en el medio del desierto. Si bien usa agua de cloaca purificada para el riego, es muy poco probable que el almacenamiento de carbono de estas plantas sea permanente, ya que para eso deberían vivir al menos 200 o 300 años y de la guardería van a ir a parques artificiales alrededor de los estadios, lo que va a requerir muchísimo mantenimiento y riego.

FIFA: “Creamos el Global Carbon Council (Consejo Mundial del Carbono), un nuevo sistema de créditos de carbono para financiar proyectos que reduzcan las emisiones de forma de neutralizar las nuestras. Esto se llama offsetting, cancelar las emisiones dañinas de un lugar removiendo o previniéndolas en otro”.

REALIDAD: a pocos meses del torneo (cuando se hizo el informe) solo tenía dos proyectos registrados. Tanto estos dos como los que están a la espera de aprobación, son proyectos de energía renovable llamados grid connected. Esto quiere decir que están conectados a la red de electricidad existente, para que, mientras la fuente renovable está operando (el sol brillando, viento soplando, agua fluyendo) funcionen con eso, pero que si por alguna razón no están disponibles se active la electricidad, lo que elimina la necesidad de tener baterías que almacenen la energía producida por las fuentes renovables para estos momentos.

El tema con estos proyectos es que no suelen ser “extra”, sino que probablemente se hagan tengan crédito o no porque este tipo de fuente energética es competitiva en algunos lados y se espera que lo sea aun más en los próximos años. Por eso, casi ninguno de estos proyectos se puede registrar bajo los dos estándares de créditos de carbono más grandes que existían hasta ahora, Verra y Gold, ya que no se los considera como una medida de remoción o prevención de emisiones.

Así las cosas, me resigno a que este amor por los Campeones de América me lleve a ser una militante mucho peor de lo que quisiera, con conciencia de que elijo serlo, sin justificaciones. Que se haga una Copa del Mundo en Catar es aberrante. Colaborar con fervor consumista está mal. Repudiar sin actuar es hipócrita. Y a la vez, simultáneamente, con un resto de amor, me resigno a que las cosas que sí hago para construir lo que creo no sirven para nada a la vez que elijo el dolor de mi inutilidad por el placer de mi quehacer y de la contribución mínima que genera.

Ya lo sabes, es lo que pasa

Me distraje un rato pero de nuevo pienso en Romeo. Y de nuevo llega la resignación de la buena: siempre que le pase algo lo voy a cuidar, cuando no le pase también. Elijo querer mientras sé que no hay nada que hacer con su necesidad de mí. Y me resigno, también a ser una ridícula, porque no sé si sabías pero a los gatos les gusta que les hablen como a bebés (aunque detesto la expresión “como a bebés” porque los bebés son personas y se les debería hablar como a personas, aunque hay estudios que dicen que no les hace mal que les hablen así, es muy irritante. Por el contrario, tener un lenguaje especial para los gatitos me parece bien así que propongo cambiar la expresión de ‘hablar como a un bebé’ a ‘hablar como a un gatito’).

Resulta que hablar con voz finita y vocales extendidas les llama bastante la atención y los ayuda a distinguir a sus humanos de las otras personas. El estudio que te linkeé observó a 16 gatos de entre 8 meses y 2 años y les pidió a sus convivientes humanos que se grabaran diciendo cosas como “¿querés jugar?’” o “¿querés una golosina?”, una como si le hablaran a otro humano y otra con voz para gatito. A su vez, le pidieron a 16 mujeres que no conocían a los gatos que hicieran las mismas grabaciones.

El experimento consistió en darle play a las grabaciones de sus humanos con los gatos en sus propias casas y en su presencia, pero sin interacción. Los investigadores midieron su nivel de reacción basándose en la dilatación de las pupilas, si movían las orejitas o si se quedaban quietos o se movían hacia la voz. Las grabaciones 1,2,3 y 5 eran las de habla humana y la 4 la de voz de gatito. Cuando pasaban las primera 3 los gatos ni se mosqueaban, en la 4 cambiaban bastante la actitud y en la 5 volvían a la indiferencia. Después, hicieron lo mismo con las grabaciones de las extrañas y los gatos ni bola.

Una hipótesis posible es que estos eran gatos domésticos que no escuchan muchas voces más que las de sus convivientes. Y si bien qué pasó y por qué es un misterio, sí confirma que no es cierto que a los gatos les da igual a quién tengan cerca mientras les den comida, saben quién sos y saben que les estás hablando a ellos y no a otra persona.Tal vez Romeo se haya resignado también conmigo, sería tan lindo como sentí que es verdadero todas la veces que él me cuidó a mí.

Que me lleva al primer día que te dije que te quiero

La miro a Calabria, su amor ahora es estar resignada a esperar, elegir la paciencia y no el terror. Mira a la puerta desde que ayer volví sin Romeo. Es la primera vez en su vida que no lo tiene en su campo visual. Cuando llamé diciendo que quería adoptar a dos gatitos me dijeron: “Están estos dos negritos, tengo para adoptarlos por separado pero no se quieren separar”. Querer a alguien, un poco como la ciencia, resignarse al error, elegir la prueba, aferrarse a la espera de que pase algo que ya sucede solo.

Te mando un beso enorme,

Agostina

p/d1: al cierre de esta edición Romeo volvió a casa. Efectivamente era una constipación. Calabria lo vio y siguió durmiendo en el sillón. Estamos bien los 33.

p/d2: las refes de este news son de esta canción, que está en un disco que es una historia de amor

p7d3: Messi contando un chiste

Soy comunicadora científica. Desde hace tres años formo parte del colectivo Economía Femini(s)ta, donde edito la sección de ciencia y coordino la campaña #MenstruAcción. Vivo en el Abasto con mis dos gatos y mi tortuga. A la tardecita me siento en algún bar del barrio a tomar vermú y discutir lecturas con amigas.