Mundo Propio

Es hora de saber qué es Tik Tok

India prohíbe 59 apps de origen chino. Un fantasma recorre Europa.

¡Buen día!

Alguien debería escribir algo sobre la experiencia del tiempo en la pandemia. Seguro ya lo hicieron, no lo leí, no importa. Quizás te pasó: querés recordar un evento reciente y no sabes si fue hace semanas, meses o años. De esas un montón. 

Volver a fase 1 (cualquiera que escriba sobre el tiempo en la pandemia debería decir algo sobre el régimen de las fases, sobre las fases como elemento ordenador del espacio-tiempo) me devolvió a una sensación que tuve en mis vacaciones –amputadas– en marzo. Estuve a unas horas de quedarme varado en Colombia, un país que comenzó a cerrarse al mismo tiempo que Argentina. El objetivo era llegar cuanto antes a Bogotá para volar desde ahí a Buenos Aires. Mientras tanto, cada día que pasaba se anunciaba una medida nueva, los vuelos se cancelaban, los hoteles te rechazaban, todo se iba cerrando. Era como un glaciar que se rompía en vivo, un puente que se destrozaba mientras lo cruzabas. Finalmente logramos cruzarlo y volvimos en uno de los últimos vuelos internacionales disponibles.

De eso me acordé esta semana, cuando, horas después del anuncio presidencial, me llamaron por una compra reciente que esperaba para dentro de unas semanas. “Te tengo que entregar hoy porque nos cierran todo el miércoles”, me dijo, evocando el puente. En fin. Esto es Mundo Propio reportándose desde fase 1. Empecemos.  

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

INDIA PROHÍBE TIKTOK Y AUMENTA LA TENSIÓN CON CHINA

Qué pasó: El gobierno de India ordenó bloquear 59 aplicaciones de origen chino en el país, dentro de las cuales se encuentra la popular TikTok (si no sabes qué es TikTok, primero no te preocupes porque yo tampoco supe hasta hace poco y acá te lo explican bien) que tiene 200 millones de usuarios indios, y WeChat. Según el Ministerio de Tecnologías de la Información, estas aplicaciones “están involucradas en actividades que son perjudiciales para la soberanía y la integridad de la India, la defensa de la India, la seguridad del Estado y el orden público”. El gobierno las acusa de violar la privacidad de usuarios y utilizar los datos para elaborar perfiles que atentan contra la seguridad del país. “Es un asunto muy profundo e inmediato que requiere medidas de emergencia”, concluye el comunicado

Por qué es importante: No es la primera vez que el gobierno intenta una maniobra así –el año pasado ordenó bloquear TikTok pero un fallo de la Corte Suprema lo impidió– y ciertamente se trata de un recurso que también utiliza China, donde aplicaciones como Facebook o Youtube están prohibidas. La medida es importante porque llega dos semanas después del enfrentamiento letal en la frontera en el Himalaya y ha sido interpretada como una represalia por parte de India. Se habla de una serie de medidas que incluirían el boicot a importaciones chinas –el gobierno promete reducir su dependencia– hasta una eventual prohibición de Huawei en la red 5G nacional. La sospecha –y distancia– entre ambas potencias está creciendo exponencialmente.

Sabrina Olivera, especialista en India, me dijo que el sentimiento nacionalista, siempre presente en la sociedad y extendido desde el gobierno, está dirigiéndose cada vez más hacia China. “Hay una campaña de boicot. Los productos de China ahora vienen con etiquetas –para que los ciudadanos desistan de comprarlos– y están perdiendo prestigio”, me explicó. Antes del enfrentamiento el gobierno de Narendra Modi había fijado como meta reducir las importaciones chinas y buscar fuentes alternativas, una tarea compleja a la luz de la balanza comercial, que no está claro cómo se va a desarrollar y cuánto le va a costar a India, que depende en gran parte de esas importaciones.

Pero la medida de esta semana no es un simple boicot de productos chinos. El bloqueo de aplicaciones con el pretexto de la seguridad nacional puede ser un precedente para otras decisiones de mayor calibre como la construcción de la red 5G. Y se trata de un área sensible para las ambiciones chinas, que busca construir una Ruta de la Seda digital por fuera de sus fronteras. 

Para TikTok, que tiene en India el mercado más grande después de China, es un golpe fuerte. La empresa dijo que cumple todos los requerimientos de la ley india y que no comparte información con ningún gobierno, inclusive el chino. Este, por su parte, afirmó que está “fuertemente preocupado”. Si China sobrereacciona puede comprometer el argumento de la empresa sobre su autonomía del Estado, un equilibrio delicado por el cual también deben surfear otras empresas como Huawei. 

La prohibición también es importante por el impacto interno. India es un gran productor de contenido en la aplicación, varios de sus influencers son estrellas globales y la penetración en el país se extiende a comunidades rurales. “TikTok es una aplicación más democrática que otras como Twitter; los algoritmos te muestran contenido de todo el mundo y es mucho más rápido y fácil convertirse en influencer”, me explicó Mariana Moyano, autora de Trolls S.A.: la industria del odio en Internet.

Mariana se detuvo en el caso indio mientras escribía el libro. “Es una sociedad hiper mediada por las redes sociales, algo que no les sucede con los medios de comunicación”, me dijo. Cadenas falsas en WhatsApp o Facebook suelen producir linchamientos, asesinatos y suicidios en comunidades. La semana pasada se suicidó una influencer de TikTok de 16 años. Todavía no está claro cómo va a avanzar el bloqueo, y si la justicia india va a cumplir un rol como el año pasado, pero la medida promete tener consecuencias en el mercado de redes sociales en el país. 

También podríamos hablar del impacto que van a sufrir los usuarios de TikTok sin el contenido indio, dado que al parecer hay algunos videos muy buenos. La verdad es que ya me siento demasiado mayor hablando de una red social popular que no uso ni entiendo y estoy a un párrafo de deprimirme. Así que vamos a dejarlo por hoy. 

Hay, además, otras 58 aplicaciones que entraron en la lista y son populares en India, como UC Browser, Share It, Likee, Vmate, o Helo. No, yo tampoco las conozco. 

El anuncio, sin sorpresa alguna, fue bien recibido por Estados Unidos, y parece sumarse a la lista de acontecimientos que empujan a India, que siempre mantuvo buena relación con todas las potencias –un principio conocido como “autonomía estratégica”–,  a la alianza de seguridad que Washington busca tejer en el Pacífico para contener a China. Mientras la saga avanza, no debe perderse de vista que India mantiene una fuerte alianza militar con Rusia, de la que proviene buena parte de su armamento y a la que ha acudido la semana pasada para mejorar su sistema de defensa. El ingrediente ruso debe incorporarse a esta ecuación. 

Entrelíneas: ¿Cuánto de esa autonomía estratégica va a ser absorbida por la disputa entre Estados Unidos y China? 

NYT: RUSIA PACTÓ CON TALIBANES PARA MATAR GRINGOS

La semana pasada, el New York Times reveló que una unidad militar de Rusia ofreció recompensas a los Talibanes para que asesinen tropas estadounidenses en Afganistán. El diario cita un informe de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos que detalla el pacto con el comando ruso, al que atribuyen otras acciones desestabilizadoras hacia Occidente, como el envenenamiento en 2018 de Sergei Skripal, un ex espía ruso, y su hija, en Reino Unido. 

El Times también reporta la existencia de transferencias bancarias desde cuentas rusas a talibanes.

  • La Casa Blanca niega que Trump haya tenido conocimiento de ese informe, si bien la nota del Times dice que fue avisado. El martes, Associated Press publicó que la Administración sabía del arreglo desde principios de 2019, y que el reporte fue incluido al menos una vez en el informe diario que le entregan a Trump. El Presidente, por su parte, desacreditó el reporte y negó haber sido informado.
  • El Kremlin, a través de su portavoz Dimitri Peskov, negó las acusaciones y acusó al New York Times de “fake news”, una aseveración repetida por Trump. Los Talibanes también negaron la existencia de incentivos. 
  • Congresistas de uno y otro partido, mientras tanto, están pidiendo explicaciones y una respuesta, de confirmarse el reporte. Los Demócratas piden sanciones; los Republicanos demandan acciones más contundentes. La presión sobre el Presidente está escalando.
  • Ayer, el actual Consejero de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, estuvo en Fox News, negó que Trump estuviera al tanto y se refirió al suceso en pasado, como un caso con el que la Administración ya había lidiado: “Si esta información resultó ser cierta, y ahora es posible que nunca lo sepamos, pero si resultó ser cierta, teníamos opciones listas, y el presidente estaba listo para tomar medidas firmes”. 

Mientras seguimos el desarrollo de la trama, consideremos tres claves.

1. El timing

La noticia llega apenas unos meses después de la firma del acuerdo de paz entre Estados Unidos y Talibanes, visto por Trump como la base para el inicio del retiro de tropas estadounidenses en Afganistán y una postal para vender de cara a la campaña presidencial. Por eso, apenas salió la nota el Secretario de Estado Mike Pompeo habló con el jefe negociador de los Talibanes para instarlos a que sigan cumpliendo sus compromisos y el acuerdo siga vivo.

Por lo demás, los gobiernos de Rusia y Estados Unidos parecen estar con los ojos en otro lado, aún descontando el manejo de la pandemia. Putin logró aprobar ayer el referéndum de reforma constitucional, que lo habilitaría a seguir en el poder hasta 2036, pero debe seguir atento a la realidad doméstica: el impacto económico de la pandemia se está sintiendo en las clases medias y el descontento popular persiste. Trump, por su parte, está viendo como sus chances de reelección se dañan cada vez más a medida que el virus golpea el interior del país. 

2. Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos en épocas de Trump

La negación automática de Trump ante los reportes, de la misma manera en que lo hizo con los reportes de inteligencia que aseguraban que Rusia había intentado mediar en las elecciones de 2016, demuestran que la contención de Moscú no es una prioridad para la Administración. Seguro que puede haber cruces, dardos y sospechas mutuas, como contamos la semana pasada con las negociaciones por la renovación del acuerdo nuclear, pero incluso ahí el foco de Trump estuvo más puesto en China que en Rusia, que no obstante sigue intentando molestar a Estados Unidos en cada ocasión que se le presenta. Una definición gráfica: 

El mes pasado Trump volvió a insistir en la idea de reincorporar a Rusia al G7. El libro de Bolton, que incluye varios pasajes sobre la relación entre Trump y Putin, también sirve como accesorio para entender cómo la rivalidad entre ambos países, si bien vigente y protagonista en regiones como Medio Oriente, bajó notablemente su intensidad en la administración Trump. 

Las revelaciones de esta semana, por ahora, parecen agudizar más las tensiones internas en la Casa Blanca y su vínculo con la comunidad de inteligencia que entre los dos países. 

3. Pero no sería igual con Biden

“Creo que el presidente tiene mucho por lo que responder y deberíamos obtener las respuestas rápido”, dijo Biden cuando le consultaron sobre el asunto. “Como mínimo debería haber levantado el teléfono y decir: 'Vladimir, amigo, si esto es cierto tienes un gran problema’”. El candidato Demócrata arremetió contra Trump por haber pasado por alto el informe y quedarse de brazos cruzados, lo que califica como una “traición” al deber nacional de proteger combatientes. Recordó la deferencia de Trump hacia Putin, su incapacidad para sancionar a Rusia y rotuló a su presidencia como un “regalo” para el Kremlin.

No es nada nuevo, pero esta semana volvió a poner sobre la mesa que una eventual presidencia de Biden le devolvería importancia a la amenaza de Rusia. El episodio seguramente sea recordado si los Demócratas ganan en noviembre.

ELECCIONES EN POLONIA Y FRANCIA 

Esta semana hubo elecciones presidenciales en Polonia y legislativas en Francia. Veamos. 

Polonia: la ultraderecha tendrá que esperar a la segunda vuelta

Los resultados. Con el 43,7% de los votos, el Presidente Andrzej Duda sale primero en las elecciones pero no consigue evitar una segunda vuelta. Duda es aliado del partido ultraconservador Ley y Justicia (PiS) y garantiza su gobernabilidad. Hizo campaña con el caballito cultural: “La ideología LGBTI es más destructiva que el comunismo”, dijo. Tranqui. Disputará la segunda vuelta con Rafał Trzaskowski, el alcalde de Varsovia, que sacó el 30,4% y que representa a Plataforma Cívica (PO), la centro derecha liberal. En tercer lugar quedó el candidato independiente y showman de televisión Szymon Hołownia (14%) y en cuarto lugar un candidato aún más a la derecha que la ultraderecha gobernante, Krzysztof Bosak (7%). La izquierda no llegó al 3%. 

Por qué es importante. Si bien Polonia tiene un sistema parlamentario, el Presidente tiene la capacidad de vetar leyes y una victoria de la oposición el 12 de julio significaría un freno a la ultraderecha en el país –uno de los laboratorios europeos junto a Hungría– y un alivio para la Unión Europea, que ha chocado con el gobierno por su reforma judicial viciada, entre otras cosas. Las encuestas no arrojan un favorito claro y ambos candidatos deberán buscar votos por fuera de su base. Si bien Duda cuenta con la ventaja y tiene un 7% desde la derecha para comer, Trzaskowski podría conformar un gran frente contra la ultraderecha y dar el batacazo. 

Los verdes irrumpen en Francia

De las 10 ciudades más importantes de Francia, 7 serán gobernadas por la izquierda ecologista.

Las elecciones: Confirman el ascenso del Partido Verde (EELV), que había salido tercero en las Europeas del año pasado en Francia. El domingo, en la segunda vuelta de los comicios municipales, la abstención –55%, una cifra récord– fue la nota dominante. Los ecologistas revalidaron mandato en Grenoble y ganaron en Lyon, Estrasburgo, Marsella (en alianza con la izquierda), Burdeos (después de 73 años de dominio conservador), Poitiers, Tours y Besanzón. También apoyaron a la socialista Anne Hidalgo para revalidar su mandato en París. Perpiñán fue el único premio consuelo para la ultraderecha; La República En Marcha, el experimento político de Emmanuel Macron, sufrió un duro revés y no gobernará ninguna ciudad de más de 100.000 habitantes. El único ganador oficialista fue el Primer Ministro Édouard Philippe en la ciudad de Le Havre, pero incluso eso es un triunfo a medias: Macron estaba conspirando para desplazar a Philippe del Ejecutivo, que ahora sale reforzado. 

Todos quieren ser Verdes. Tras las elecciones, Macron anunció un giro ecologista para relanzar la agenda del gobierno. “Debemos poner la ecología en el corazón del modelo productivo”, sentenció. Otros cambios en el gobierno se esperan. La elecciones del domingo, si bien en grandes ciudades y con altas tasas de abstención, marcan una hoja de ruta para el progresismo francés –a la deriva en los últimos años–, que comienza a unir fuerzas. Macron, que se aferra a una repetición del balotaje con la ultraderecha para revalidar mandato 2022, deberá registrar el crecimiento verde por izquierda. 

Pero la irrupción de los Verdes no es propiedad francesa sino europea, y no dialogan únicamente con el progresismo. El fin de semana, por ejemplo, la centroderecha irlandesa logró conformar gobierno con el apoyo del Partido Verde, una maniobra que también funcionó en Austria, donde Sebastian Kurz, el hijo prodigio de la nueva derecha europa, logró articular la agenda antimigratoria con la ecológica y metió a los Verdes al gobierno. El martes, al asumir la presidencia rotatoria de la Unión Europea, la canciller alemana Angela Merkel listó al “pacto Verde” como una de las tres prioridades junto a la pandemia y al Brexit. Los analistas locales lo olfatearon: los democristianos –el partido de Merkel– apuntan a una coalición con los Verdes alemanes, segunda fuerza según las encuestas, para seguir en el poder luego de las elecciones de 2021. 

El lugar común por excelencia para comenzar una nota sobre Europa –”Un fantasma recorre…”– ha trocado “ultraderecha” por “los Verdes”. Enhorabuena. En cada escenario nacional, sin embargo, el desembarco es distinto. La política europea se está acomodando.

PICADITO

  1. China aprueba la polémica ley de seguridad para Hong Kong.
  2. Israel: Netanyahu aplaza la anexión de Cisjordania tras la presión internacional.
  3. Uruguay: renuncia el colorado Ernesto Talvi como Canciller; la coalición registra la primera baja de peso.
  4. Etiopía: el asesinato de un cantante desata una ola de protestas; mueren al menos 81 personas.
  5. Venezuela: el Consejo Electoral anuncia elecciones parlamentarias para diciembre; la oposición se prepara para el boicot.

QUE ESTOY LEYENDO

Esta semana quiero recomendarte una lectura que no tenga nada que ver con la pandemia. Aprovechando que hoy hablamos sobre Manu Macron, quiero compartirte uno de mis perfiles favoritos, un retrato del presidente francés por Emmanuel Carrère. Lo lees traducido acá

LO IMPORTANTE

Si tuviste una semana fulera, regocijáte con esto. Resulta que hace unos días el guardia del palacio presidencial de Brasil encontró un perrito perdido y lo invitó a pasar; a los días fue presentado como la mascota oficial de la familia Bolsonaro, le hicieron un Instagram y todo.

Parece que Augusto, bautizado como Primera Mascota, se encariñó mucho con Michelle Bolsonaro, la esposa del Presidente, y su hija, a quien autorizaron para que duerma con el perrito. Pero la viralización de Augusto les salió caro: a los días, el dueño, un joven de 25 años llamado Nagib Lima Zeidan, reconoció a su perro perdido y se contactó con la familia del Presidente para reclamarlo, con fotos de cuando era un cachorrito. A Bolsonaro no le quedó otra que despedirse del perro y devolverlo, en una ceremonia privada.

No fue la única mala noticia de la semana: el martes renunció el nuevo ministro de Educación de Brasil antes de haber asumido el cargo, luego de que se descubriera que falseó su currículum. El Rector de la Universidad de Rosario tuvo que salir a desmentir en Twitter que el aspirante a Ministro se doctoró en la institución, como había puesto en el CV. Y vos que pensabas que el bolsonarismo no podía ser más berreta. Bueno.

La verdad es que me hubiese gustado recomendarte algunos TikToks (¿se dice así en plural? ¿TikToks?) pero a quién engaño, va a ser forzado. Por suerte Fer Bercovich me mandó uno muy recomendable sobre invasiones británicas. Debo admitirte, ya que estamos en confianza, que me lo pasó con una soltura que me dio bronca.  “Si vas a hablar sobre el bloqueo tenés que recomendar este que está muy bueno”, me dijo. “Este”. O sea que vio varios. No tenías que refregármelo en la cara, Fernando. Eso no se hace.

TikTok, WeChat, UC Browser, Likee, Share It: vengan. Le daremos pelea.

Mientras tanto, nos encontramos el jueves.

Un abrazo,

Juan

Escuchá nuestros podcasts
Este es el newsletter Mundo Propio de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Creo mucho en el periodismo y su belleza. Escribo sobre política internacional y otras cosas que me interesan, que suelen ser muchas. También estoy en Futurock y Radio Con Vos. Estudio Ciencia Política en la UBA. Soy fan de la pelea Mauro vs Samid.
@juan_elman
MÁS DE Mundo Propio

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.