EE.UU. vs. Irán: la “final” del mundo

Un partido con fuerte contenido político. Además, hoy juegan: Países Bajos-Catar (12 hs), Ecuador-Senegal (12 hs), Inglaterra-Gales (16 hs) y Estados Unidos-Irán (16 hs).

Buenas, ¿cómo estás?

Hoy empieza un nuevo Mundial. Ya quedaron atrás las primeras dos fechas y todo lo que venga a partir de acá será definitorio. Hasta ahora sólo tenemos tres clasificados a octavos de final -Brasil, Francia y Portugal- pero hoy se sumarán otros cuatro. Estamos viendo un torneo muy parejo y bastante atractivo, con resultados sorpresivos, y muy difícil para hacer pronósticos. Repasemos todo lo que pasó y pasará en Catar.

LAS CLAVES DEL DÍA

Brasil, clasificado al trotecito

El equipo de Tite estuvo muy lejos del que había sido en la primera fecha, cuando arrolló a Serbia. Pero aún así, jugando a media máquina y por momentos casi al trote, le alcanzó para vencer 1–0 a Suiza, uno de los conjuntos de mayor crecimiento en Europa en el último tiempo. La “Verdeamarela” extrañó la explosión que le otorga Neymar en los últimos metros y pasó algún que otro sofocón ante los helvéticos, pero lo cierto es que la victoria, que llegó gracias a un golazo de Casemiro, fue merecida. Gracias a los tres puntos, los sudamericanos se convirtieron en el segundo equipo clasificado a octavos de final, luego de Francia.

En el otro partido del Grupo G, Serbia desaprovechó una desventaja de dos goles y terminó empatando 3–3 con Camerún, en un juego que tuvo muchísimas emociones. Arrancaron ganando los africanos con un tanto de Jean-Charles Castelletto, pero los europeos lo dieron vuelta gracias a los gritos de Strahinja Pavlovic, Sergej Milinkovic-Savic y Aleksandar Mitrovic. Sin embargo, en una ráfaga, los cameruneses volvieron a igualarlo (Vincent Aboubakar, en un gol memorable, y Eric Choupo-Moting) y el marcador ya no se volvió a mover.

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Hace 9 partidos mundialistas que Camerún no gana y es su peor racha histórica. Su última victoria fue ante Arabia Saudita en Corea-Japón 2002. Además, el entrenador de los leones indomables, Rigobert Song, echó a su arquero titular, André Onana, luego de que le pidiera que cambiara su forma de jugar y el guardameta se enojara. Ni siquiera fue al banco contra Serbia.

Con Brasil ya adentro (y más que probablemente, líder del grupo), el segundo clasificado se definirá el próximo viernes. A las 16, Serbia se enfrentará a Suiza en un choque de altísima tensión política, por razones que te contaré en un próximo newsletter. El que gane, avanzará. Camerún tiene todavía alguna chance, pero debería vencer a Brasil, lo que parece casi imposible.

Portugal, adentro; Uruguay, complicado

En el partido que cerró la jornada, Portugal consiguió un importantísimo triunfo 2–0 ante Uruguay y rubricó su avance a octavos. Los tantos lusos fueron ambos de Bruno Fernandes, el último de penal. Los uruguayos, que tuvieron varias chances claras de gol pero aún no lograron convertir en el torneo, quedaron complicados de cara a la clasificación, aunque todavía con vida. En la última fecha, tendrán que ganarle sí o sí a Ghana (y esperar que Corea del Sur no dé la sorpresa ante los portugueses). En caso de que finalmente logren el avance, muy probablemente enfrentarán a Brasil en la siguiente ronda.

Durante el partido, un simpatizante ingresó al campo de juego con una remera que decía “Salven a Ucrania” en su parte delantera y “Respeto a las mujeres iraníes” en la espalda. Llevaba además la bandera italiana de la paz, que tiene los mismos colores que la de la comunidad LGBTIQ+.

Antes, Ghana había vencido 3–2 a Corea del Sur en un duelo muy cambiante y con muchas emociones. Los africanos se fueron al descanso en ventaja gracias a los tantos de Mohamed Salisu Abdul Karim y Mohammed Kudus, pero los surcoreanos lo empataron en sólo tres minutos, con sendos cabezazos de Cho Gue-sung. Al final, con otro gol de Kudus, los ghaneses festejaron los tres puntos, que los dejan bien parados de cara a la jornada final. Con una igualdad ante Uruguay, muy probablemente estarán en la próxima fase.

La final geopolítica del mundo: EE.UU vs. Irán

Hace casi tres años, cuando un drone norteamericano asesinó en Bagdad al importantísimo líder militar iraní Qasem Soleimani, mucha gente pensó que se venía una guerra entre EE.UU e Irán y que eso significaría el final del mundo. Por suerte, no sucedió. Hoy, sin embargo, cambiaremos el artículo: en vez del final, tendremos la final.

Históricamente, EE.UU. e Irán habían sido aliados políticos muy cercanos. Desde la década del ’40, el sha Mohammad Reza Pahlavi gobernaba la nación persa y era un socio vital de Washington. De hecho, Teherán se constituía como el centro de la política yankee en la región. Todo eso cambió, sin embargo, en 1979. Aquel año, la llamada Revolución Islámica depuso al Sha y llevó al poder al ayatolá Ruhollah Jomeini, un líder religioso. El llamado Islam político -es decir, un Islam que, además de las mezquitas y los asuntos religiosos, se interesaba por el poder- tomó un fuerte impulso con esos acontecimientos y se consolidó, hasta hoy, como uno de los ejes más importantes para analizar el tablero de ajedrez mundial.

Antes de eso, en 1951, el primer ministro iraní Mohammad Mossadegh había nacionalizado el petróleo. En 1953, un golpe de Estado abiertamente organizado por la CIA y el MI6 (el servicio de inteligencia británico en el exterior) lo derrocó. A partir de esos hechos, la animadversión iraní hacia los Estados Unidos comenzó a manifestarse, y continuó en aumento debido a que el reinado del Sha cada vez tenía menor apoyo popular (la Savak, su policía secreta, era muy temida por la sociedad). Por eso, la llegada al poder de Jomeini estuvo acompañada también de un fuerte sentimiento antinorteamericano.

En noviembre de 1979, varios estudiantes, seguidores del Ayatolá, irrumpieron en la Embajada de EE.UU en Teherán y tomaron de rehenes a 66 diplomáticos y ciudadanos. La conocida en todo el planeta como “crisis de los rehenes” duró 444 días, hasta que todos fueron liberados. Las negociaciones fueron arduas y traumáticas y las relaciones entre ambos países quedaron muy dañadas. De hecho, se produjo una ruptura en el vínculo bilateral que se mantiene hasta hoy. Jomeini solía referirse a la nación de Norteamérica como “Gran Satán”. Donde antes estaba la sede diplomática, hoy, en la capital persa, se levanta el Museo del Espionaje Estadounidense. Es muy normal, en la mayoría de ciudades del país, cruzarse con pintadas, afiches y carteles que caracterizan a EE.UU como el máximo enemigo de la población.

Además de la crisis de los rehenes, existieron muchísimos más episodios problemáticos en la historia moderna entre EE.UU e Irán. El escándalo Irán-Contra es uno. El embargo estadounidense al comercio iraní, en 1995, otro. Las intervenciones de ambos países en otras naciones de Medio Oriente (Irak, Afganistán, Líbano, Siria) no ayudaron mucho tampoco. El gobierno de Barack Obama hizo buenas migas con el de su par iraní, Hasan Rohani, pero el de Donald Trump echó atrás todos los avances en la relación. Otros tópicos que suelen ocupar el centro de la polémica son los acuerdos nucleares, el uranio enriquecido, las sanciones norteamericanas y el decidido apoyo iraní a la causa palestina. Entre estas dos naciones todo está viciado. Y es por eso que se dice que el juego de hoy, para quienes les gusta la geopolítica, representa un pico elevadísimo de tensión.

Iraníes y estadounidenses se enfrentarán a las 16. El que gane, clasificará (y dejará afuera al otro, lo que, en este caso, también será importante). Si empatan, podrían avanzar los persas, aunque dependiendo de otros resultados. El partido viene muy cargado, además, porque en los últimos días la Federación Estadounidense de Fútbol subió a su Twitter una foto en que la bandera de Irán aparecía modificada (sin los símbolos islámicos que fueron agregados en 1980). Según comunicaron los propios dirigentes norteamericanos, la decisión se había tomado en apoyo a las manifestaciones luego de la muerte de la joven Mahsa Amini por parte de la policía. La Federación Iraní se quejó entonces ante la FIFA, pidió la expulsión de EE.UU del Mundial y, al final, estos publicaron la enseña iraní tal cual es hoy.

A la misma hora, se jugará el otro partido del Grupo B, que queda opacado por el choque entre Irán y EE.UU, pero que igual es un verdadero clásico: Inglaterra y Gales se disputarán el orgullo británico. A los galeses sólo les sirve la victoria (en el caso de que la logren, definirán su ingreso por diferencia de gol). Los ingleses, en cambio, estarán adentro con una igualdad, e incluso perdiendo tienen bastantes chances de seguir.

La definición del Grupo A y los primeros cruces

Antes de Irán-EE.UU e Inglaterra-Gales, se jugarán a las 12 los últimos dos partidos del Grupo A. Países Bajos es el claro favorito ante Catar: con un empate le alcanza para pasar de ronda. El otro juego, Ecuador-Senegal, será como una final, ya que el que gane clasificará (en caso de igualdad, serán los ecuatorianos). Está claro que el conjunto senegalés respeta y mucho a su rival. Y si no me creés, mirá lo que dice su entrenador, Aliou Cissé, sobre Enner Valencia, una de las figuras del Mundial: “Es un guerrero”, tiró.

Al final de la jornada, así, sabremos los dos clasificados del grupo A, los dos del B y, en consecuencia, tendremos los dos primeros choques de octavos de final definidos. El líder del A se eliminará contra el segundo del B y viceversa. ¿Tocará un Países Bajos-Inglaterra? Todo puede ser…

LA SCALONETA

Todavía no terminamos de recuperarnos del sufrimiento y el desahogo del sábado…¡Y mañana ya jugamos otra vez!

Para el partido ante Polonia, que definirá si pasamos a octavos de final o quedamos afuera, no está definido el equipo titular. Ayer hubo práctica y Lionel Scaloni probó diversas variantes. Probablemente hoy, durante el transcurso del día, tendremos más novedades.

Por otro lado, una polémica completamente “out of context” llamó la atención de las redes sociales. El reconocido boxeador mexicano y actual campeón mundial Saúl “Canelo” Álvarez insultó y amenazó a Lionel Messi por la difusión de un video en el que parece verse, de manera muy poco clara, que el argentino pisa una camiseta de México en el vestuario, tras la victoria. El Kun Agüero le respondió en este tweet: “Seguramente, no sabés de fútbol”.

PC FÚTBOL

A Carlos Queiroz, DT de Irán, le preguntaron hace unos días qué sentía sobre representar a una nación en donde la policía había asesinado a una joven. Él respondió que le resultaba raro que a los entrenadores de EE.UU o Inglaterra no los interrogasen de la misma manera por lo que esos países hicieron en Afganistán. Ayer, algo así sucedió, cuando un periodista iraní le preguntó a Tyler Adams, defensor estadounidense, sobre la discriminación a los afrodescendientes en su país. El momento fue muy tenso pero el jugador salió muy bien parado con su respuesta.

Por otro lado, ayer en el juego entre Brasil y Suiza sucedió algo rarísimo para un Mundial. Por unos segundos, ¡El estadio se quedó sin luz!

¿Cómo se sentirá ser Cristiano Ronaldo? En este fotón, una pista. Y la felicidad de un niño cuando el astro portugués lo saluda nos representa a todxs.

También nos representa a todxs la euforia de este relator italiano tras el gol de Messi a México. “Rispetto per il numero uno”, grita.

Por último, Luis Nazario de Lima, más conocido como “el fenómeno” Ronaldo, entrevistó a Rodrygo después del partido del Scratch. El delantero de 21 años tuvo un gesto simpático para llevarle suerte al equipo: le tocó las piernas al histórico goleador del Real Madrid, Barcelona, Inter y Milan, entre otros.

A QUIÉN SEGUIR

Ya que todos los ojos del planeta estarán puestos en el juego entre EE.UU e Irán, ¿qué mejor que seguir a la figura de cada equipo? Por el lado de los asiáticos, se trata del delantero Mehdi Taremi, que juega en el Porto y lleva ya dos goles en la Copa. Por el de los norteamericanos, el nombre es Christian Pulisic, atacante del Chelsea, que jugó dos muy buenos partidos en el inicio aunque todavía no pudo anotar.

El newsletter de mañana ya estará cargado de ansiedad. Por eso: a disfrutar mientras se pueda. Abrazos,

Fer

Conocido en las redes por su alter ego, Periodistán, viajó por países muy poco visitados, como Iraq, Afganistán, Burundi y Somalía. Fanático del fútbol, cree fervientemente que, en muchos casos, a través de una pelota se puede explicar el mundo y todas sus complejidades.