De sequías históricas al marzo más lluvioso en 17 años en el AMBA, ¿qué está pasando con el clima?

Parece que fuéramos de un extremo al otro: de tormentas e inundaciones a la faltante total de agua. ¿Cuáles son las causas detrás de estos fenómenos y cuál es el impacto económico que tienen?

La semana pasada el centro-este de la Argentina atravesó un fuerte temporal, principalmente las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires, incluyendo la Ciudad Autónoma. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) elevó a naranja la alerta por tormentas, que se tradujo en lluvias intensas, con ráfagas de más de 90 kilómetros por hora y caída de granizo.

Días después rigió la alerta roja para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), sur de Santa Fe y Entre Ríos y acá fue cuando todos nos asustamos un poco. La alerta roja del SMN aplica cuando se esperan fenómenos meteorológicos excepcionales con potencial de provocar emergencias o desastres. Tuvimos inundaciones y ráfagas de viento de más de 150 km/h que causaron árboles caídos, voladuras de techos, viviendas anegadas, y además cancelaciones de vuelos y usuarios sin servicio eléctrico por varios días.

Sumado a las altas temperaturas, las inundaciones aumentaron la cantidad de mosquitos en el ambiente y el riesgo de crecimiento de las cifras de dengue, entre otros peligros.

Más allá de los daños materiales y las pérdidas económicas, se registró también la muerte de una mujer en Recoleta por la caída de un balcón.

En Cenital nos importa que entiendas. Por eso nos propusimos contar de manera sencilla una realidad compleja. Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir. Sumate a nuestro círculo de Mejores amigos.

En el AMBA, este mes que ya estamos despidiendo se convirtió en el segundo marzo más lluvioso de la historia y llegó al récord máximo de los últimos 17 años. En solo 20 días registró casi un tercio de todas las lluvias que cayeron en 2023.

¿Por qué?

Probablemente hayas escuchado alguna vez sobre El Niño y La Niña. Dos fenómenos que son parte de la variabilidad climática natural y, si bien mucho se nombran, poco se explican. No voy a profundizar en complejas definiciones ni aburrirte con tecnicismos, pero estos patrones están afectando cada vez más a nuestro país y por eso voy a contarte brevemente de qué se tratan.

Imaginate que el océano Pacífico es como una enorme bañera de agua. En algunas ocasiones esta bañera se calienta o se enfría más de lo normal en ciertas partes. Cuando el agua se calienta por arriba de cierto umbral, eso se llama “El Niño”, y cuando está más fría de lo normal se llama “La Niña”. Los científicos miden la temperatura del agua en diferentes partes del océano Pacífico y esto les ayuda a saber si estamos en un período de El Niño, La Niña o si el océano está en su estado normal o neutral. Así pueden predecir cómo será el clima en diferentes partes del mundo.

Ahora bien, ¿qué traen asociados estos fenómenos y cómo estamos en Argentina?

En septiembre del 2023 se declaró el comienzo de El Niño en el país y un poco contentos nos pusimos. ¿Por qué? Porque en líneas generales, para la Argentina, el fenómeno se asocia con una mayor probabilidad de lluvias, a diferencia de La Niña que estuvo detrás de la histórica sequía que afectó al país los últimos 3 años.

Tal como sucedió la semana pasada, estadísticamente, en los años Niño se favorecen las precipitaciones superiores a las normales en el noroeste y centro-este del país, en la primavera y verano. Y no es que me gusten las tormentas, pero gran parte del suelo productivo de nuestro país se encontraba con déficit hídrico y necesitaba recuperarse un poco, aunque en muchas regiones la escasez de agua continua. El año 2022 se posicionó entre los 14 años más secos desde 1961, según datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Los efectos de estos fenómenos sobre Argentina son diversos y varían dependiendo de la fase, la región y la época del año.

Si bien sólo después de que ocurren ciertos eventos la ciencia puede examinar, estudiar y proporcionarnos información sobre la influencia específica del cambio climático, lo que sí sabemos es que éste viene a complejizar y profundizar fenómenos que se podrían dar de manera natural.

Según el Panel Intergubernamental de Científicos sobre el Cambio Climático, (IPCC, por sus siglas en inglés): “El cambio climático inducido por el hombre, incluidos eventos extremos más frecuentes e intensos, más allá de la variabilidad climática natural, ha causado impactos adversos generalizados y pérdidas y daños relacionados a la naturaleza y las personas”.

El cambio climático está provocando cambios en la frecuencia, intensidad, extensión espacial, duración y calendario de los fenómenos meteorológicos y climáticos. Es decir, mayor cantidad de tormentas cada vez más intensas, mayores precipitaciones y más duraderas. Y por otro lado también profundizando olas de calor, sequías, etc.

Es decir que, si bien La Niña y El Niño son fenómenos naturales, el cambio climático ingresa a la cancha para intensificarlos y hacerlos más frecuentes.

De todas formas, la relación de estos fenómenos con el cambio climático continúa en estudio.

¿Qué nos espera para el próximo trimestre?

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) nos dice que hay alrededor de 60% de posibilidades de que El Niño persista durante marzo-abril-mayo y un 80% de probabilidades de condiciones neutrales (ni El Niño ni La Niña) de abril a junio.

Se pronostican temperaturas por encima de lo normal en casi todas las áreas terrestres entre marzo y mayo.

Si sos del litoral, particularmente de Corrientes, Entre Ríos, Misiones, este del Chaco, este de Formosa o del este de Santa Fe, te cuento que según el pronóstico climático trimestral del SMN, de marzo a mayo vas a tener lluvias importantes que superarán la media. El resto del país se va a mantener entre regiones que tendrán valores normales de precipitación y otras por debajo de la media como Cuyo y oeste de Patagonia.

El impacto en la economía

Como te mencioné previamente, antes de la llegada del Niño en septiembre de 2023, estuvimos en presencia de La Niña durante tres años, que trajo aparejada junto a la influencia del cambio climático una sequía histórica. 
En lo que respecta a la producción agropecuaria y económica de nuestro país, los principales cultivos sufrieron pérdidas del 50%. En el caso de la soja, el 2023 fue la peor campaña desde 1999. En enero del año pasado, el Gobierno nacional y 13 provincias declararon el estado de emergencia y/o desastre agropecuario.

Se trató de más de 17 mil millones de dólares que, en comparación con 2022, el Banco Central dejó de recibir.

La Niña y el Cambio Climático nos costaron muy caro. Y es probable que este año El Niño, en menor medida, también nos traiga pérdidas económicas. Por tal motivo es necesario que, principalmente el Estado, tome medidas de adaptación al cambio climático, acciones preventivas para disminuir la vulnerabilidad ante estos fenómenos climáticos extremos y lograr las menores pérdidas y daños posibles. Un ejemplo de medida de adaptación es el fortalecimiento de los Sistemas de Alertas Tempranas (SAT).

Las alertas tempranas salvan vidas

Según la OMM, el número de desastres en el mundo se multiplicó por cinco en los últimos 50 años, impulsado por el cambio climático y por condiciones climáticas más extremas. La mejora de las alertas tempranas y la gestión de desastres ha reducido el número de muertes casi a un tercio.

Las alertas brindan información para que la población se prepare con anticipación ante fenómenos meteorológicos que pueden ser peligrosos. Ofrecen información a 24, 48 y 72 horas, y permite a las defensas civiles provinciales y municipales implementar acciones anticipatorias para evitar pérdidas humanas y materiales.

Los países desarrollados suelen tener más recursos financieros y tecnológicos para implementar medidas de adaptación, como los SAT, infraestructuras resistentes al clima y programas de seguros contra desastres. Sin embargo, los países en desarrollo enfrentan mayores desafíos debido a las dificultades económicas y de capacidades.

Muchas personas se encuentran en situaciones vulnerables y carecen de acceso a infraestructuras básicas y servicios de emergencia, lo que las deja especialmente expuestas a los impactos devastadores de los fenómenos climáticos extremos.

Para revertir esta situación desigual, es crucial un enfoque global y cooperativo. Los países desarrollados deben brindar apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo para mejorar su capacidad de adaptación. Esto incluye la transferencia de tecnología, la construcción de infraestructuras resilientes al clima y la capacitación en medidas de gestión de riesgos.

Además, es fundamental que se aborden las causas subyacentes del cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Peligran contratos

El organismo encargado de analizar y monitorear los sistemas de alertas en nuestro país es el SMN, una institución creada en 1872.

En los últimos días el SMN fue noticia no por su prestigio ni por la calidad de su información, sino porque según expresan sus empleados hay más de 600 contratos que tienen en riesgo su continuidad. Dentro de esta motosierra nacional que maneja Javier Milei y equipo, pareciera ser que el SMN no será la excepción.

La noticia surgió en pleno temporal mientras la mitad del país se encontraba con alertas por tormentas severas, notificadas y actualizadas gracias al servicio que brinda.

Los SAT a que mencionamos incluyen también avisos de cenizas volcánicas. En el SMN también se elaboran pronósticos y avisos de seguridad aeronáutica, con alertas especiales para la aviación.

Hoy está conformado por una red de 125 estaciones con presencia en todo el país que analizan el comportamiento del tiempo, monitoreando la atmósfera las 24 horas.

Los trabajadores compartieron este video mencionando todas las tareas que realizan y su importancia para el país, difícil no emocionarse.

La ciencia es un motor clave para el desarrollo socioeconómico de un país. Proporciona las herramientas necesarias para resolver problemas, impulsar la innovación y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Sin ciencia, no hay desarrollo.

Estudié Ciencias Ambientales y me apasionan los temas relacionados con el cambio climático. Trabajo en proyectos vinculados con el desarrollo productivo sostenible. Mi casa está llena de plantas, como no podía ser de otra manera. Feminista, melómana y orgullosamente argentina.