Primera mañana

Coronavirus en la cárcel, en el petróleo, en la política y en los ricos

Buen día.

Hoy creo que tenés que saber algo sobre estos cuatro temas para empezar el día: la actualización de los casos de coronavirus y la situación sanitaria en las cárceles; el derrumbe de ayer del precio del petróleo; las definiciones políticas que restan esta semana; y qué pasa con los ricos durante la pandemia. 

1. Números del coronavirus

2.356.414 casos confirmados y 160.120 muertes por la enfermedad en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

En la Argentina, el total de casos confirmados es de 3.031. Durante el día de ayer se confirmaron 90 casos nuevos y se produjeron 8 fallecimientos. El Ministerio de Salud informó que el número de tests diagnósticos por millón de habitantes aumentó de 293,8 a 761,8 (un 160%) desde el 8 de abril. 

¿Sabés cómo se financia Cenital? El principal sostén de nuestro medio son sus lectoras y lectores. Eso nos pone orgullosos y nos da la tranquilidad necesaria para hacer el periodismo en que creemos. Si te gusta lo que hacemos, sumate vos también a nuestra comunidad.

Entre los casos positivos se confirmó el de una persona privada de su libertad, en el Servicio Penitenciario Bonaerense. El caso pone de relieve la problemática del hacinamiento, el riesgo sanitario y las alternativas de la administración pública frente a la pandemia, como explica esta nota de Rodolfo Lara en Clarín y este panorama sobre la situación carcelaria de Leonardo Scannone en Infobae. Es un problema que se repite en toda la región. México aprobó una ley de amnistía para descongestionar las cárceles. 

Algunas breves: 

  • El juez de la justicia porteña Lisandro Fastman declaró inconstitucional la medida del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de limitar la circulación de mayores de 70.
  • El director de la OMS, Tedros Adhanom, dijo que flexibilizar la cuarentena no es el fin de la pandemia: “Confíen en nosotros: lo peor está por venir”. 
  • Trump suspende temporalmente la inmigración a EEUU. Y hay rumores sobre la salud del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, tras una operación.

2. Precio del petróleo

La parálisis de la economía por la pandemia hundió ayer el precio del barril de petróleo WTI en su mínimo histórico. El barril llegó a tocar los -40,32 dólares. El precio del Brent –el barril de referencia que más nos importa directamente– no cayó tanto pero también bajó a 25,58 dólares.

Según los especialistas se produjo lo que en el mercado de futuros se denomina “contango”: el precio futuro cotiza más alto que el de entrega inmediata. Nicolás Gandini y Fernando Krakowiak explican los motivos de la caída y las posibles consecuencias. En la reapertura de hoy del mercado ya volvió a cotizar positivo. Quedaron buenos memes

3. El fixture de la política local

Son pocos los temas fuera de la agenda del coronavirus y los que quedan están atravesados por la pandemia: 

  • Argentina presentó ayer la oferta formal por la deuda a los acreedores ante la Securities and Exchange Commission (SEC). El 22 de mayo es el Día D para terminar de cerrar o no un acuerdo. El Comité de Acreedores de Argentina (ACC), compuesto por BlackRock, Greylock Capital y Fidelity, entre otros, comenzó la negociación rechazando la oferta. 
  • No hay aún definiciones sobre la posibilidad de que el Congreso de la Nación sesione de forma remota. La declaración de certeza que pidió la vicepresidenta Cristina Kirchner a la Corte Suprema va a definir el tiempo político del impuesto a las grandes fortunas. El jefe de bloque del PRO, Cristian Ritondo, dijo en Futurock que no acompañarán la propuesta. La UCR-Capital se manifestó en el mismo sentido. 
  • Mientras tanto, los ministros continúan exponiendo de manera virtual ante las comisiones del Congreso. Ayer fue el turno del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Durante el resto de la semana expondrán las áreas de Ciencia y Tecnología, Medios y Comunicación Pública, el ENACOM e Innovación Pública. 

4. La secesión de los ricos

“Nadie se salva solo”. Lo dijo el Papa Francisco. Lo dijo el presidente argentino, Alberto Fernández. No quiere decir que nadie lo esté intentando. 

En Francia, un complejo para megamillonarios que tiene su propio centro de testeo privado para coronavirus desató una polémica. Afuera del complejo –es decir, en Francia– ya se registraron más de 19.700 muertes y hay faltantes de kits de testeo. 

No parece un caso aislado: en Europa y Estados Unidos, los ricos escaparon hacia sus casas de veraneo para pasar el confinamiento. 

Para hacerlo más gráfico: fue noticia hace dos años que siete multimillonarios de Silicon Valley compraron búnkeres de supervivencia en Nueva Zelanda. “A la primera señal de un apocalipsis –guerra nuclear, un germen asesino, un levantamiento estilo Revolución Francesa que apunta el 1%– los californianos planean tomar un avión privado y resguardarse”, dijeron. No hubo guerra nuclear ni, mucho menos, revolución contra el 1%. Pero sí germen asesino. Según Bloomberg, esta semana los dueños comenzaron a llamar a la empresa vendedora, Rising S. Co., para que les recuerden las claves de acceso a los búnkeres, por si acaso. 

“La secesión de los ricos” es el nombre que dos sociólogos le pusieron al fenómeno por el cual las clases altas se internacionalizan y se “desenganchan” de sus comunidades de origen: para producir, pero también para educarse y para vivir. Es un libro que tiene unos cuatro años pero que pega bien con la época. Se consigue fácil o me lo piden por este mail y vemos cómo lo encontramos. 

Hasta mañana,

Tomás. 

En Twitter soy @TomiOlava. Olava es por la metrópolis.

Escuchá nuestros podcasts
Este es el newsletter Primera mañana de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo en tu correo. Es gratis.
Soy politólogo de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y director de la agencia de comunicación Monteagudo. Soy co editor del sitio Artepolítica. Nací en Olavarría, una metrópoli del centro de la provincia de Buenos Aires. Vi muchas veces Gladiador.
@TomiOlava

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.