Miss Mundo

Bye bye, 2020

Diez temas que marcaron la agenda internacional del 2020, que poco tienen que ver con la pandemia y de los que seguiremos hablando el año que viene.

Buen día, ¿cómo estás? Si me preguntás a mí, saturada con la pandemia. No es novedad. El 2020 se hizo largo. Fue absurdo, doloroso e incierto. No hubo ni un solo día en que dejamos de hablar de muertes ni de pensar en los caminos de salida a todo esto. Y es que el tema se convirtió en un hecho social total que marcó agenda como nunca antes. Desde la segunda guerra mundial ningún otro tema en la historia moderna dominó tanto la cobertura internacional de noticias como esta peste. 

Tenemos razón en estar agotados. Ya a mediados de este año, una de las marcas de comida rápida más conocida del mundo lanzó una campaña publicitaria en Estados Unidos en la que proponía adelantar la Navidad. “Bye bye, 2020” decían los carteles de sus locales en letras rojas luminosas como forma de terminar con la pandemia. La propuesta publicitaria partía de un acuerdo: ya con lo que teníamos era suficiente. Lo que no sabían era todo lo que faltaba. Si nos detenemos en las fechas, no pasó ni un año desde el 23 de enero pasado, momento en que el gobierno chino ordenó la cuarentena en Wuhan. 

La pandemia no solo consiguió dominar la agenda sino que tambiénestrechó los márgenes de la política. O, mejor dicho, la orientó a una cuestiónsanitaria. Vimos cómo se postergaron elecciones, se suspendieron protestas y se dejaron a un lado reclamos. Sin embargo, durante el año existieron temas que lograron abrir paso en medio del virus.

En esta cuarta entrega quiero destacar diez temas de política internacional que se impusieron este 2020 que poco tienen que ver con la pandemia y de los que seguiremos hablando el año que viene.

Netanyahu cada vez más complicado 

El que no tendrá un año sencillo será Benjamín Netanyahu. Puertas adentro, los israelíes caminan en dirección a una cuarta elección en menos de dos años ante el fracaso de la coalición de gobierno. Poco tiempo le queda al frente conservador si antes del martes no consigue aprobar el presupuesto. De no lograrlo, que es lo más probable, los israelíes volverán a votar en marzo. Puertas afuera, lo que viene para el primer ministro israelí es pura incertidumbre. Después de un año inmejorable con Estados Unidos, en el cual Israel consiguió restablecer relaciones con varios países árabes gracias a las gestiones de Donald Trump, la vuelta del Partido Demócrata a la Casa Blanca no presagia el mejor escenario político para Netanyahu.

Brexit, el adiós que no llega

¡El tan esperado Brexit! La historia de un divorcio político sin fin como ese vínculo tortuoso que decís que vas a terminar para siempre pero que, por un motivo u otro, termina en un nuevo mensaje de WhatsApp. Si el tema se moviera de manera coherente, no debería incluir este conflicto acá. ¿Por qué? Porque el 31 de diciembre es la fecha límite, el final de los finales, el ya no más. Pero como es la negociación de las mil excepciones no es raro pensar que el nuevo vínculo entre el Reino Unido y la Unión Europea, más en un contexto de pospandemia, siga en agenda por un tiempo. A partir del primero de enero el Reino Unido deberá comenzar, con o sin acuerdo, una nueva etapa con el bloque europeo. Ya a esta altura la mayoría de los especialistas coinciden que es preferible un mal acuerdo que ninguno para así crear las bases que después, en todo caso, permitan sentarte a renegociar.

¿Por qué debería importarte lo que pasa en Etiopía? 

¿Por qué no? Etiopía (¡qué poca atención le prestamos a África!) vive un momento crítico. El primer ministro, Abiy Ahmed, ordenó el 4 de noviembre pasado desplegar una ofensiva militar contra la región de Tigray. Desde entonces, el ejército se enfrenta al brazo armado del Frente de Liberación Popular, el partido que gobierna la zona. Durante décadas, la etnia tigray había sido dominante en Etiopía pero las cosas cambiaron en 2018 con la llegada de Ahmed. Las diferencias se agudizaron en septiembre, cuando el gobierno de Tigray llamó a elecciones regionales a pesar de que habían sido pospuestas por el gobierno federal a causa de la pandemia. Ahmed no reconoció la legitimidad de los sufragios y desencadenó un enfrentamiento armado. Las señales de alerta están encendidas porque, además del desastre interno, el conflicto puede escalar. Por un lado, porque existen varias potencias con bases militares en la zona dado que Etiopía forma parte de una ruta comercial que conecta Asia con Europa. Además, una posible fragmentación de Etiopía podría inestabilizar mucho el frágil equilibrio geopolítico de la zona. El escenario político está abierto.

Trump y la campaña eterna

Joe Biden asumirá el 20 de enero la presidencia de Estados Unidos y Donald Trump seguirá sin reconocerlo. ¿Por qué? ¿Qué es lo que busca? Cuanto más absurdo parece el reclamo por el conteo de los votos, más clara resulta la estrategia. Desde el momento en que perdió, Trump arrancó su campaña electoral para el 2024. El desconocimiento del resultado no parece ser más que un camino para evitar pagar los platos rotos dentro del partido republicano y no ser licuado políticamente en los próximos cuatro años. Lo que quedó claro es que no piensa dar un paso al costado de la política. Pensábamos que el tema había terminado pero esto recién empieza. 

Un acuerdo de paz en Nagorno-Karabaj

Miles de personas murieron en los enfrentamientos armados en Nagorno-Karabaj en menos de tres meses. Esta zona, de mayoría armenia, ubicada en Azerbaiyán pero reclamada por Armenia, es territorio en disputa desde incluso antes de la disolución de la Unión Soviética. A pesar de que el 9 de noviembre pasado los representantes de ambos Estados firmaron un acuerdo de paz la calma cada vez parece estar más lejos. Una mayoría social en Armenia definió de humillante el acuerdo firmado por su gobierno porque, según denuncian, le cede la victoria de Azerbaiyán en varios territorios. Desde entonces, la oposición al gobierno en Armenia se manifiesta a diario para exigir la renuncia del primer ministro Nikol Pashinyan y convocaron a un paro general a partir de mañana. Rusia desplegó unos 2.000 soldados de mantenimiento de la paz en Karabaj. Hasta el momento, la tregua es inestable y la paz simulada.

Venezuela y la legitimidad electoral

2020 fue un año casi sin protestas y con elecciones en Venezuela. Si bajáramos a la Tierra directo desde otro planeta, podríamos pensar que todo va bien en Caracas, pero no. En primer lugar, no hubo protestas no porque no haya descontento con Maduro sino por la pandemia. En segundo lugar, hubo elecciones el 6 de noviembre pasado pero solo participó el 30% de la población y fueron reconocidas sólo por el oficialismo y un sector muy reducido de la oposición. Por otro lado, la grotesca Operación Gedeón dirigida por dos ex miembros de las fuerzas especiales de Estados Unidos con lazos con la dirigencia política en Caracas, sumado al fallido intento de alzamiento militar en la base aérea de La Carlota impulsado por Leopoldo López el año pasado, terminaron por erosionar el poder de Juan Guaidó. Henrique Capriles decidió reaparecer y posiblemente tenga mucho más protagonismo en la escena política venezolana el próximo año en que los venezolanos deberían elegir nuevos gobernadores e intendentes. Por último, el 2021 arranca con la conformación de la nueva Asamblea Nacional. El 5 de enero deberán asumir los nuevos diputados aunque la mayoría opositora actual no reconoce esa elección. 

China más allá de la pandemia

En el 2021 el Partido Comunista Chino cumplirá cien años. Sin embargo, en lugar de mirar con nostalgia el pasado, el partido se concentra en el 2049. Tiene un objetivo: modernizar la sociedad. Para el año que viene se buscará aliviar tensiones con Estados Unidos así como amplificar su expansión tecnológica. Desde el comienzo del gobierno de Trump la relación entre Estados Unidos y China ha ido de mal en peor pero ahora el presidente chino, Xi Jiping, apuesta a que la llegada de Biden tienda ciertos canales de diálogo.

Irán apuesta al acuerdo nuclear

El 3 de enero se cumple un año del asesinato del general iraní Qasem Soleimani en manos del ejército de Estados Unidos. Dos semanas después Joe Biden llegará a la Casa Blanca después de cuatro años de Trump que han limado el vínculo al extremo entre Washington y Teherán. El presidente iraní, Hasan Rohani, apuesta a que Biden vuelva a asumir sus compromisos en el marco del acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, retirado por Donald Trump. A cambio de limitar el enriquecimiento, Irán pedirá que levanten las sanciones internacionales que ahogan su economía. Una desescalada del conflicto entre estos países resultaría aliviador no sólo en el vínculo bilateral sino para toda la región.

Chile, país para armar

Una de las pocas buenas noticias del año, además de la recuperación democrática en Bolivia, fue el plebiscito por una nueva Constitución en Chile. Esa consulta no definió un nuevo ordenamiento legal sino que inició el proceso. Es por eso que el 2021 será un año clave. ¿Cómo sigue el tema? Los chilenos tendrán que volver a votar el 11 de abril para elegir a las personas que se encarguen de redactar la nueva Constitución. Los elegidos integrarán una Convención Constitucional de 155 representantes, mitad hombres y mujeres, que tendrán hasta febrero de 2022 para redactar un nuevo texto constitucional. La aprobación de ese texto final deberá pasar por una votación obligatoria, llamada "plebiscito de salida", programada para el segundo semestre de 2022. Pero antes, el 21 de noviembre, el pueblo trasandino tendrá que ir a las urnas para elegir a su próximo presidente. El escenario político en Chile está de lo más abierto y es dinámico.

Putin, Biden y un deseo poco probable

En la conferencia de prensa de la semana pasada Putin dijo que en las relaciones entre los Estados no hay buenos y malos sino gobernantes que defienden sus intereses nacionales. En los últimos días el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ordenó cerrar los dos últimos consulados estadounidenses que quedaban en Rusia después de acusar al gobierno de haber ordenado un ciberespionaje en el Pentágono y laboratorios nucleares. Es sabido que los años de Trump no fueron buenos para el vínculo con Rusia, pero el escenario no parece que vaya a cambiar con la llegada de Biden. A diferencia de lo que pasa con Irán, la relación de Moscú con Washington tampoco fue buena durante la presidencia de Obama. La posición de Biden será complicada si lo que busca es recomponer algún punto de diálogo con el gobierno de Putin.

Y bien amigos, espero que esta entrega les haya servido en algo para acomodar en la mente aquello que sea capaz de ser ordenable y así hacer lugar para todo eso que todavía no tenemos ni la más mínima idea que pasará el año que viene. 

Gracias por leer.

Les mando un fuerte abrazo,

Ayelén

PD: Si tienen ganas, pueden colaborar con Cenital para que sigamos haciendo periodismo.

Este es el newsletter Miss Mundo de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy periodista especializada en política internacional. Estudié Ciencia Política (UBA) y tengo un máster en Periodismo (UTDT). Viví un tiempo en Caracas, Madrid y Londres. Co-conduzco la Edición Internacional del noticiero de TV Pública y soy columnista en la semana en la Edición Central. Produzco y conduzco el podcast de análisis político de la revista Nueva Sociedad y escribo en distintos medios como Le Monde Diplomatique. Tengo tres obsesiones políticas: Bolivia, Brasil y Venezuela.
@AyelenOliva
MÁS DE Miss Mundo

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.