Prepárense para perder

Argentina vs Brasil

El fútbol queda condicionado por las visiones de Bolsonaro y Fernández. Eva y el fútbol.

Hola, ¿cómo estamos?

“A veces, veo que la política en el fútbol argentino es la secundaria de la política nacional”. Mario Pergolini, vicepresidente de Boca, mostró su ojo periodístico en una muy buena entrevista en La Oral Deportiva. Por estos días se debate en Argentina la venta de los derechos internacionales del torneo local, vencidos el 30 de junio. Él propone abrirse al mundo streaming. Apunta a aliar en el proyecto a Marcelo Tinelli, a quien definió en la misma nota como “el ex número uno de la televisión”. Su histórica interna está en este informe de TVR. En otro carril, surge la propuesta de licitar para ver quién gana la pulseada: Mariano Elizondo, ex presidente de la Superliga, sugiere comercializarla por 15 millones de dólares. Otros proponen la mitad. Hasta ahora fue de Torneos y Competencias, que abona 5 millones de dólares. 

Ayer había una reunión en la Liga Profesional de Fútbol (LPF), que preside Tinelli, para definir tres temas: la vuelta a los entrenamientos, los derechos de TV actuales y los internacionales. Se postergó.

Es solo un detalle de la pulseada: mientras la pelota no corre, está picante la situación de la transmisión de partidos. Disney (dueña de ESPN) compró en el mundo a la cadena Fox. La fusión no es así nomás: en Estados Unidos y en México les ha costado muchísimo. En Argentina, Mauricio Macri modificó por decreto, en enero de 2016, la Ley de Servicios Audiovisuales, quitándole el tope a la cantidad de señales que puede tener una marca. Sin embargo, la corporación estaría al borde de quedarse con el monopolio del mercado (tendría desde la Champions hasta el Superclásico). La traba surge en la Secretaría de Comercio, que deberá sentenciar qué pasará. 

Mientras, Turner (CNN y TNT, del grupo AT&T) propone seguir dándole plata al fútbol argentino, aunque no se juegue, pero a cambio de quedarse con los derechos locales. “En la incertidumbre, todos mueven y quieren quedarse con algo”, sugiere un especialista en la negociación. El Gobierno, que en estos días multiplica Repro, anunció la extensión este viernes hasta diciembre de ATP (Asistencia al Trabajo y la Producción) y propone recuperar el decreto 1.212 que Macri tiró abajo (una reducción lanzada en 2003 para exceptuar de aportes sociales a los clubes), quiere un pequeño Fútbol para Todos, con tres partidos por semana en la TV Pública. Un vuelto lógico, considerando el enorme sostén que el Estado tiende a darle a la pelota nacional.  

Si en apenas una de las áreas que Pergolini conoce hay tantos atenuantes, tanto pez gordo y tanta disputa de torta, no sé si la política deportiva es tan adolescente.    

Argentina vs Brasil

El 17 de marzo, cuando el fútbol se suspendió, Chiqui Tapia avisó: “Hasta que Conmebol y el Gobierno digan lo contrario, no volvemos”. Para esos días casi nadie ponía en discusión la cuarentena. River hasta se negaba a jugar un partido de la Copa de la Superliga contra Atlético Tucumán. Faltaba para que Marcelo Gallardo saliera a pedir públicamente el regreso de las prácticas. La AFA revalidaba sus autoridades, se anulaban los descensos, Diego Maradona se convertía en el salvador para que Gimnasia no se fuera a la B Nacional y Carlos Tevez no había vuelto a su condición de jugador del pueblo. La doble alianza era una manera de subrayar la decisión: el escenario de que eso se rompiera era improbable. Hasta que pasó.

Conmebol ha cambiado en los últimos dos años su peso: Alejandro Domínguez, su presidente, anunció en diciembre de 2019, con un celular en la mano que reproducía el video de los hinchas de Colón cantando en Asunción el hit de Los Palmeras, que los premios aumentaban de nuevo en la Libertadores y la Sudamericana. Desde 2018 en adelante, subieron en un 70%. Para la edición de 2020, el campeón se llevará 15 millones de dólares. El símbolo del crecimiento se cristalizaba en que la final entre Flamengo y River la había transmitido, en vivo, la BBC, en Inglaterra, por primera vez en la historia.

La entidad con sede en Paraguay declama un principio: evitar los conflictos con los países y respetar su soberanía. Así funcionó en cada situación compleja con Venezuela: en la fase de grupos de 2019, hubo apagones masivos, Deportivo Lara y Emelec disputaban un encuentro, Conmebol buscó la buena voluntad del equipo de Guayaquil para que no pidiera los puntos y ayudara a reprogramar. Tuvieron la suerte de que el técnico rival era Mariano Soso, hoy en San Lorenzo, uno de los tipos con más conciencia social en el fútbol, que aceptó. Lo mismo sucedió con la final que se jugaría en Chile: hasta último minuto no pasaron por arriba del gobierno de Sebastián Piñera, presionado por el maravilloso Mayo Francés chileno, y esperaron a que el país trasandino se bajara y así trasladarla a Lima.  

En este caso, la situación es más enmarañada: Brasil quiere jugar, Argentina no. Desde el esquema democrático, hubo una votación: Venezuela -el presidente de la Federación ahora está detenido e internado por un síncope-, Bolivia -el titular del fútbol murió a causa del coronavirus- y en nuestro país fueron por el no. El resto, a favor. Y se puso la fecha del 15 de septiembre. 

A la AFA se le cayó relativamente uno de sus socios. Le quedó el Gobierno, convencido de que el regreso de los entrenamientos no es atinado para un país con cien muertes por día. Prefiere preservar la vida, lo cual lo opone en todos sus escenarios a Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro ha agitado tanto el ruedo de la pelota que avaló que Flamengo se entrenara clandestinamente y sin tests. Esta semana el Inter del Chacho Coudet perdió el clásico contra Gremio por el torneo Gaucho, y Corinthians venció a Palmeiras en el clásico paulista. El 9 de agosto comenzará el Brasileirao: primera fecha, el último campeón de la Libertadores, en el Maracaná, recibe al Atlético Mineiro de Jorge Sampaoli.

La AFA maniobró mucho para que el rebaño no se le pusiera en contra. Esta semana, hubo un zoom con el infectólogo Pedro Cahn, quien precisó por qué le parecía que no había que regresar al césped. El cierre, a cargo de Rodolfo D’Onofrio, fue categórico y, considerando que River es el que nunca está alineado, simbolizó un gran apoyo a la medida: "Agradecerle al doctor Cahn por cómo ha defendido el camino a seguir y lo felicito por lo que ha hecho por el país. El fútbol esperará lo que el ministerio de Salud de la Nación disponga para iniciar este comienzo y las etapas que deberíamos cumplir. Repito y agradezco como ciudadano su labor".    

Se especula con la posibilidad de que Ginés González García tenga una comunicación telefónica con Domínguez este fin de semana. La idea es aclarar que Argentina seguirá teniendo un fuerte control en las fronteras, que el Gobierno no habilitará jugar en nuestro territorio y que, si un equipo viniera a competir, deberá hacer quince días obligatorios de aislamiento. Frente a eso, la Conmebol tiene una reglamentación: si no se puede jugar en el país local, se hace en otro lado. Curioso fue que ayer Federico González, coordinador del Consejo de Defensa de Paraguay, aseguró que hasta que no se controle el Covid-19 no abrirán las puertas a visitantes.

El último gran cruce entre Argentina y Brasil en la Conmebol estuvo en los labios de Lionel Messi por el polémico arbitraje en la semifinal de la Copa América 2019. “Brasil maneja todo”, disparó, en ese momento, el 10. La AFA, en un comunicado muy picante que redactó Pablo Toviggino, fue dura. La relación, más allá del run run, no se detonó. Tampoco fue gratis.

¿Qué pasará? Esto está recién en el entretiempo. 

Eva Perón y el fútbol

Figura central de la vida en la Argentina, Eva Perón murió el 26 de julio de 1952, una fecha de la que este domingo se cumplirán 68 años. Cuando eso sucedió, las instituciones la despidieron como a casi nadie:

  • El presidente de Boca, Daniel Gil, dio un largo discurso de homenaje en la AFA (que paró el campeonato por tres semanas) que cerró así: "El fútbol del potrero humilde y de la cancha imponente te dice presente. ¡Evita!"
  • San Lorenzo la definió como "propulsora del deporte, amiga de los deportistas" y sus autoridades, como las de otras entidades, dispusieron repartir ejemplares de La razón de mi vida, el libro de Eva, entre su personal. 
  • "El campeón, el campeón, es Gimnasia y Esgrima de Eva Perón", cantó la hinchada del Lobo platense al ascender a Primera en 1952, por más razones que el hecho de que la ciudad de La Plata hubiera adoptado el nombre de la dirigente fallecida. 
  • El 27 de marzo de 1941, Evita, quien era actriz, apareció en la tapa de la revista Cine Argentino vestida con la camiseta de Boca junto con Bernardo Gandulla, primero crack y luego maestro de jugadores. Curiosamente, iba a ser River el ganador de la Copa de Oro Eva Perón Benefactora del Fútbol, que el gobierno nacional, luego del fallecimiento de la esposa del presidente, estableció que sería entregado al primer equipo que obtuviera tres títulos seguidos o cinco alternadas. La dictadura inaugurada en 1955 nunca entregó el trofeo. 
  • Eva Perón atraviesa al deporte argentino en muchos episodios, pero, sobre todo, en los Campeonatos Evita, destinados a la población infantil del país, de los que fue impulsora a partir de 1949. El periodista Guillermo Blanco reconstruyó esas competiciones en su libro Los Juegos Evita. Uno de los conjuntos que brilló en aquellos campeonatos, el MorningStar de Rosario, anudó una conexión fuerte con Evita, que narró el periodista Fernando Bajo. 
  • También el nombre de Eva brota en la película Evita Capitana, de Nicolás Malowicki, que indaga en las tensiones políticas que provocó la final del campeonato de 1951, a dos partidos, entre Racing y Banfield, que se llevó la Academia el 5 de diciembre en el Gasómetro. Ella se situó del lado de Banfield, a distancia de Ramón Cereijo, ministro de Hacienda entre 1946 y 1952 y pieza clave del lazo entre el peronismo y Racing. Esta historia está investigada de manera notable por Víctor Raffo en el libro Banfield-Racing. Todos unidos triunfaremos.
  • Más allá de ese posicionamiento, los nexos de Evita y Racing fueron dulces. El 18 de septiembre de 1949, Evita dio el puntapié inicial en el círculo central y el Monumental estalló en un grito ensordecedor. Por la fecha 22 del torneo, Racing, que iba camino a coronarse campeón después de 24 años, visitaba a River. Además del clásico, estaba en juego un trofeo donado especialmente para la ocasión por el presidente. La Academia ganó por 1 a 0 con gol de Julio Gagliardo. Nicolás Palma, capitán del equipo de Avellaneda, recibió de manos de la esposa de Perón la copa adornada con un moño celeste y blanco. Aquí un video genial del partido.
  • Evita fue nombrada socia honoraria de Racing en 1947 en el contexto de la construcción del Estadio Presidente Perón, inaugurado el 3 de septiembre de 1950. Perón, Ramón Cereijo, Juan Bramuglia y Miguel Miranda también recibieron la distinción. Ni Evita ni Perón estuvieron en el palco el día de la presentación en sociedad del Cilindro. Se perdieron de ver el gol de Llamil Simes con el que Racing derrotó a Vélez por 1 a 0. Concurrió, en cambio, en 1951, a la inauguración de los I Juegos Deportivos Panamericanos, que se escenificó en el Cilindro. El 1 de febrero de 1957, con la autodenominada Revolución Libertadora en la Casa Rosada, la gestión de Luis Chamizo, hermano de Julio Chamizo, candidato a presidente de la Argentina en 1973 por el partido Nueva Fuerza conducido por Álvaro Alsogaray, decidió quitarles el galardón a Perón, a Bramuglia y a Cereijo. Como Evita y Miranda ya habían fallecido, el club no los incluyó en la nómina de agraviados. 
  • “Racing llora a su socia honoraria y suma su pena a la congoja popular de toda una nación que la proclamó su Jefa Espiritual, dando estado concreto al anhelo que flotaba en los ambientes”, fue el mensaje que apareció en la Revista Racing del 6 de agosto de 1952. La comisión directiva, presidida por Carlos Paillot, en sesión extraordinaria, la homenajeó permaneciendo de pie en la reunión durante 15 minutos. Y algo más también: propuso que se creara un distintivo con su imagen para que todos los deportistas del club lo usaran a partir de ese momento en las competiciones.
  • El estadio de Sarmiento de Junín se llama Eva Perón y fue inaugurado el 9 de julio de 1951. Aunque la declararon socia honoraria en ese momento, Evita no estuvo en la fiesta, que duró tres días. Sí participó Elisa Duarte de Arrieta, una de sus hermanas. El busto de bronce emplazado en el hall de la cancha fue quitado en 1955 en el marco de la decisión dictatorial de arrasar con cualquier atisbo de peronismo. Además, voltearon las letras de molde del estadio que referían a la mujer nacida justamente en esa ciudad de la Provincia de Buenos Aires en 1919. Quedó lo que quedó: “Club Atlético Sarmiento Estadio”. En el inicio de la segunda década de este siglo, repusieron el busto de yeso que había lucido entre 1974 y 1976. ¿Y el original de bronce? Se los debo.  

Hay una jugosa cantidad de referencias sobre Evita y los clubes en La cancha peronista, un volumen colectivo que compilaron Raanan Rein, Rodrigo Daskal y Mariano Gruschetsky.

Mikel Arteta en busca de la identidad

Guardiola considera que si en una práctica un futbolista se golpea, el tiempo que puede pasar afuera del ejercicio recuperándose debe ser el mismo que en un partido: si van más de dos minutos, cambio y a las duchas. En enero de 2018, en una mañana de frío, como siempre en Manchester, el brasileño Danilo chocó con un compañero, se quedó tocándose el tobillo y el entrenador habló sin mirar: “Mikel, adentro”. Arteta tenía 35 años y había dejado el fútbol hacía un año y medio En su comunicado de despedida ya contaba que su futuro era ser ayudante del director técnico catalán. La razón de su incorporación era clara: Pep tenía 45 años y quería achicar la distancia etaria con sus dirigidos.

Arteta conocía a Guardiola de los días en que estaba en las inferiores de La Masía del Barcelona. Tenía quince años y aspiraba ser el heredero del volante central líder de la tropa Cruyff. No brilló en ese club por las mismas razones por las que no pudo ganarse un lugar en la Selección de España: es muy jodido ser mediocampista contemporáneo de Andrés Iniesta, Xavi Hernández, David Silva, Sergio Busquets, Cesc Fábregas, Santiago Cazorla o Xabi Alonso. Se volvió un nómade: deambuló por el PSG previo a los cataríes, por el Rangers, por la Real Sociedad y encontró su primer lugar en el mundo en Everton. Allí el entrenador David Moyes explotó una versión impensada en un canterano blaugrana: equipo contragolpeador, vértigo y él, en eso, un artista del pase filtrado. Ocho temporadas sirvieron para que Arsene Wenger le pusiera el ojo y lo llevara a Arsenal.

De los días con Guardiola, Arteta rescata una mirada de lo grupal: “Siempre digo que un entrenador es como un cardiocirujano. Necesito entender los sentimientos. Rascar aquí y allí para saber qué sienten los futbolistas. De esta manera, ellos confiarán en mí y entenderé por lo que pasan”.

La última Premier League que obtuvo el Arsenal fue la de 2003/2004: un lujo, sin perder un partido. En este video, cosas hermosas de aquel equipo brillante, con Thierry Henry como estrella. Nunca más pudo imponerse en el ámbito local y su último gran hito fue la final de la Champions League de 2006, en la que perdió contra el Barcelona de Ronaldinho. Tras veintidós años en el cargo, Wenger salió de común acuerdo en 2018. En ese agosto, Stan Kroenke, dueño de Los Colorados Rapids de la MLS, de los Denvers Nuggets de la NBA y de los Los Ángeles Rams de la NFL, compró el 100% de las acciones gunners. El valor estimado de la institución quedó en 1.800 millones de euros. Nacido en Kansas City, Kroenke llegó en 2013 a la lista de los 400 yanquis más ricos del mundo. Su fuerte había sido el negocio inmobiliario. Pero, a nivel familiar, eso resulta un simple detalle: su esposa es Ann Walton, heredera de Budd Walton, uno de los fundadores y propietarios de la cadena de supermercados Walmart.

El primero en agarrar esa silla tan ponderada fue Unai Emery, que le ganó la pulseada a Luis Enrique y a Sampaoli, que completaban el podio de los elegidos. No anduvo y lo reemplazó, en un interinato, el ex jugador sueco Freddie Ljungberg. Hasta que llamaron a Arteta, en diciembre de 2019.

La posibilidad de hacerse cargo de Arsenal lo alejó de Guardiola. Su primera experiencia como entrenador sería nada más y nada menos que en el Emirates Stadium. En un duro momento para el aristocrático club de Londres: su plantel está valuado en el sexto lugar, lo que realmente le impide empardar perspectivas con Liverpool, con los Manchester, con Chelsea o con Tottenham. 

La primera temporada completa de Arteta fue de lo más rara: por un lado, mañana disputará la última fecha contra Watford y, con viento a favor, terminará octavo en la tabla, siendo la peor posición del Arsenal desde que existe la Premier League; por otro, viene de eliminar a Manchester City en la FA Cup y disputará la final contra Chelsea. En caso de ganarla, se clasificará para la próxima Champions League.

Pese a que la línea de tres defensores en Argentina apenas se usó en 41 oportunidades en el último torneo local, en Europa se ha vuelto a poner de moda y Antonio Conte, entrenador del Inter, es uno de los responsables. Arteta ha sorprendido durante el último tiempo al proponer un esquema 3-4-3, que a veces se adapta defensivamente al 3-5-2 y en ofensiva al 3-3-4. 

Para poner el ojo, sirve mirar la semifinal contra Manchester City: alineó al alemán Shkodran Mustafi, al brasileño David Luiz y al escocés Kieran Tierney. Detrás, casi como un líbero, el arquero argentino Emiliano Martínez. Lo fantástico se vio en la salida desde abajo de los Gunners (vean este video genial). Guardiola, como siempre, mandó a presionar a sus tres delanteros: Mahrez, Gabriel Jesús y Sterling. El Arsenal se animó y tuvo una primera interesante: haciendo descender a Granit Xhaka, volante central, desafió el inicio con un 5 vs 3 o con un 4 vs 3. Nada sencillo, sobre todo para un conjunto como el londinense que perdió partidos claves en la temporada por cometer errores (muchos del brasileño). Les fluyó en esta ocasión, pudieron ponerse siempre de cara al juego y vencieron 2-0. Al final, se los observó más parecidos al Atlético Madrid, pero un mano a mano con eliminación frente al City es tan complicado que puede hundirte contra tu arco.  

Para quienes hayan quedado manijas de más análisis este informe de The Coach Voice es muy piola.

Pizza post cancha

Esto fue todo. 

Te dejo una pregunta que me hago desde que tengo ocho años: si hicieras un gol en una final de un Mundial y pudieras levantarte la camiseta para darle un mensaje al mundo, ¿qué mostrarías?

Abrazo, 

Zequi

PD: Si te gusta lo que hacemos en Cenital, recordá que con tu aporte podemos seguir creciendo y haciendo periodismo de calidad.

Este es el newsletter Prepárense para perder de Cenital.
Podés suscribirte para recibirlo completo en tu correo. Es gratis.
Soy periodista desde 2009, aunque pasé mi vida en redacciones con mi padre. Cubrí un Mundial, tres Copa América y vi partidos en cuatro continentes diferentes. Soy de la Generación de los Messis, porque tengo 29 y no vi a Maradona. Desde niño, pienso que a las mujeres les tendría que gustar el fútbol: por suerte, es la era del fútbol femenino y en diez años, no tengo dudas, tendremos estadios llenos.
@zequischer

Apoya nuestro periodismo

Si te gusta lo que hacemos, ayudanos a seguir haciéndolo.